Mucho tiempo sin escribir sobre él, pero hoy está cumpliendo noventa y siete años y… quise que lo recordaran o conocieran.  Por cierto que, durante la Feria Internacional del Libro de Venezuela, capítulo Carabobo, varios escritores se me acercaron con preguntas relativas a su obra o relatando alguna anécdota que vivieron con él. Pues, esto es parte de lo que sé.

 

Manuel Guillermo Feo La Cruz nació el 9 de julio de 1921, aquí en Valencia.  En el currículum vitae que hizo con su máquina de escribir, siempre destacó sus primeras actividades docentes: “1937: Maestro de la Escuela Estadal N° 2 para Obreros.  1940 a 1946: Profesor de Literatura, Castellano e Historia en Liceo Pedro Gual…”.

 

Manuel

Desde muy temprano, con sólo dieciséis años, comenzó a enseñar, a comunicar, a difundir.  Fue escritor, fundamentalmente poeta, y periodista en ejercicio permanente: dirigió diarios, redactó notas, crónicas y opiniones, trabajó en la televisión y la radio de su tiempo; se graduó de Doctor en Ciencias Políticas y prosiguió su carrera de profesor de Hacienda Pública, Sociología y Derecho Penal, y nunca dejó de conjugar los mismos verbos.

Con otros soñadores creó Ediciones Clima y montaron una imprenta (“por la ‘5 de julio”) de donde salieron libros de jóvenes escritores cuya incipiente obra no era considerada por las editoriales comerciales “de trayectoria”.

 

Presidió el Colegio de Abogados, la Asociación de Escritores y Artistas y la Asociación Venezolana de Periodistas en Carabobo; fue director de Cultura del Estado y de la Universidad, y nunca dejó de enseñar, comunicar y difundir.

 

OBRA LITERARIA. En su vida tan intensa y tan breve logró publicar: “Relatos de Otro tiempo” (1953), “De la Soledad Vencida y de la Muerte” (1954 y 1960), “La Ventana Iluminada” (1956), “De la Palabra Ingrávida” (1959), “Prosa de mi Texto” (1959), “Grito y Raíz” (1960), “Evocación del 19 de Abril” (1960), “Voz Lejana” (1961) y “Palabras para un Homenaje” (1965).  Aún permanecen inéditos: “Prosa de mi Texto II”, sus Apuntes de Sociología Jurídica y de Derecho Penal y su tesis de grado “Glosas al Pensamiento Sociológico de Don Cecilio Acosta”.

 

De toda su obra, les seleccioné este poema que escribió en 1956:

Este lodo fue origen de mi carne,

corazón apretado de mi esencia.

A él he de volver alguna tarde,

parecida a todas las que vivo.

Mas, mi retorno ha de ser sereno,

con esa serenidad del que ha labrado

sobre su propia voz el grito eterno,

envuelto en esa paz, múltiple y única,

de quien su lodo ha sublimado.

 

 

No dejes de leer: Por Elías Jaua: No tengamos miedo

 

En 1946 se casó con María de Jesús Polanco y de ahí nacimos nosotros: Marucha, Inés, Manuel, Rafael, Milagros, Leonardo, y yo nací en octubre de 1965.  Cuatro meses más tarde, el 21 de febrero de 1966, falleció víctima de un cáncer pancreático.

Manuel

 

En marzo de ese año, la gente de la cultura logró que las autoridades le colocaran su nombre a la Biblioteca del Estado, razón por la cual es el suyo uno de los nombres más conocidos de la ciudad, no así su obra.  En esta era digital y a través de tantas redes sociales, no hay excusa: la publicaremos…  

 

Luis Salvador Feo La Cruz P. 

Deja un comentario