Con la asunción de Nicolás Maduro como presidente de Venezuela comenzó una época de desestabilización sin precedentes en nuestra historia contemporánea, con actores internos y externos propalando un conflicto irregular, de carácter terrorista y no convencional, que han tenido como objetivo el cambio de régimen y el asesinato de los principales dirigentes del chavismo.

Han sido numerosas las acciones de violencia política desatadas por las élites antichavistas, en específico las relaciones con operaciones militares, mercenarias e intentos de magnicidio.

Por ello traemos a colación, en orden cronológico, hechos relacionados a los intentos de la oposición local y transnacional por socavar la República Bolivariana en beneficio de una agenda golpista continuada.

10 de junio de 2013

Nueve paramilitares fueron capturados en Coloncito (Táchira) y en Guanare (Portuguesa), miembros de Los Rastrojos, relacionados con el jefe paramilitar colombiano José María Barrera, alias “Chepe Barrera”, armados con rifles de asalto, granadas y pistolas.

Las autoridades encontraron una caja negra dispuesta a usarse para un falso positivo en un accidente de aviación.

Los paramilitares capturados habrían adelantado que un tercer grupo ya se encontraba en la ciudad capital con armas de francotiradores, de paradero desconocido.

Tenían previsto desplazarse a la capital del estado, donde se les asignaría una misión a cumplir en Caracas: asesinar al presidente Madurosegún el SEBIN.

25 de marzo de 2014

Un grupo de generales de la Aviación Militar fue capturado, con vínculos directos con sectores de la oposición.

Ellos mismos decían que aquella semana era decisiva. Preparaban un plan de alzamiento militar, denunciado por oficiales de menor rango.

Se trataban de los oficiales: General de Brigada (Av) José Daniel Machillanda Díaz; el General de División (AV) Oswaldo Hernández Sánchez; y el General de Brigada Carlos Alberto Millán Yaguaracuto.

Posteriormente fue capturado el capitán (r) Juan Carlos Nieto Quintero (quien sale junto a Jordan Goudreau en un video del domingo 3/5/2020 autoadjudicándose la “Operación Gedeón”), de la GNB, a inicios de abril.

Fue detenido por funcionarios de la Dirección General de Inteligencia Militar (DGCIM) y fue acusado por instigación a la rebelión.

12 de febrero de 2015

Las autoridades venezolanas desarticulan un intento de golpe de estado, el llamado “Golpe Azul” u “Operación Jericó”.

El plan consistía en artillar un avión Tucano y atacar el Palacio de Miraflores, o donde participara el Presidente, entre esos, en los actos conmemorativos convocados con motivo del Día de la Juventud.

Nicolás Maduro informó que fue planificado por un grupo de oficiales venezolanos de la Aviación Militar y el gobierno de Estados Unidos. También dio detalles sobre un joven venezolano (no identificado), a quien las autoridades estaban haciendo seguimiento ya que estaba implicado en la operación, por la que recibió un pago en dólares.

Explicó que el joven comunicó a otro de los oficiales involucrados sobre su detención, y por tanto el plan quedó abortado.

operaciones mercenarias contra Venezuela

12–13 de febrero de 2016

En esos días se desmanteló un plan en el que estaban involucrados operativamente cinco militares y tres civiles: José Gregorio Delgado, Ruperto Chiquinquirá Sánchez, Juan Carlos Nieto Quintero, César Orta Santamaría, Víctor José Ascanio, Nery Adolfo Córdoba, Andrés Thompson Martínez, Laided Salazar y José Acacio Moreno, respectivamente.

La idea era atacar de manera aérea puntos estratégicos de instituciones estatales; incluía operativos contra civiles también. Un intento de golpe militar bajo la doctrina del shock.

De este plan se derivó la captura de Antonio Ledezma, por rastreo de la DGCIM y la Milicia.

Primer trimestre de 2017

La Operación Espada de Dios tenía en sus integrantes principales a Ángel Vivas y Raúl Baduel, ex general de Brigada y ex general de la FANB respectivamente, quienes habían reclutado oficiales subalternos con el fin de concretar un magnicidio contra el presidente Maduro.

El estado logró capturar a diferentes integrantes pertenecientes a esta operación, todos acusados por subversión; sin embargo, a finales de ese año se fugaron algunos de ellos de la prisión Ramo Verde (Miranda). El rastreo de un infiltrado fue clave para el desmontaje del plan.

Abril de 2017

Operación Escudo Zamorano

Eduardo Ventacourt y Johan Peña, ex funcionarios de la DISIP, junto con el coronel (r) Zomacal Hernández, iban a ejecutar la Operación Escudo Zamorano.

A este último se le decomisaron 32 kilos de explosivo C4 y otras armas que serían utilizados en un plan golpista.

Entre los planificadores se encontraban los políticos Roberto Enríquez, Oswaldo Álvarez Paz (ambos de COPEI) y Julio Borges (Primero Justicia), quienes estuvieron directamente involucrados en la instigación de ciertos oficiales de la FANB a la insurrección.

27 de junio de 2017

El ex policía Óscar Pérez del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC) secuestró un helicóptero, sobrevoló varios sitios de Caracas y disparó e intentó atacar diferentes instituciones del estado venezolano, entre esas, el edificio del Tribunal Supremo de Justicia.

operaciones mercenarias contra Venezuela
Óscar Pérez atentó con las vidas de quienes estaban en los edificios de las instituciones a las que disparó, incluidos niñas y niños. Foto: Christian Veron / Reuters

6 de agosto de 2017

Ese día se produjo una escaramuza militar en el Fuerte Paramacay (Carabobo): la llamada “Operación David”, en el que hubo robo de armas y llamados a la insurrección junto con otros operadores no militares, liderado por Juan Caguaripano desde la 41ª Brigada Blindada de Valencia.

Fue neutralizado por la FANB, capturando a la mayoría de los integrantes.

Los pocos implicados en la intentona que lograron escapar se llevaron consigo el siguiente armamento: 500 fusiles AK-103 y 500 cargadores de ese tipo de fusil; 50 lanzagranadas múltiples de 40 mm; 140 granadas de 40 mm; 80 bayonetas, 60 pistolas. Este material bélico fue colocado en un vehículo Toyota con placas militares y extraído de la correspondiente instalación militar.

18 de diciembre de 2017

En el marco de la “Operación Génesis”, un grupo de mercenarios, paramilitares y ex funcionarios de seguridad estatales, liderado por Óscar Pérez, asaltó un puesto de la GNB en Laguneta de la Montaña (Miranda), donde sustrajeron 26 fusiles de asalto y municiones.

En un video, Pérez aparece durante la operación en la que un puñado de sujetos vestidos con prendas de la contrainteligencia militar (DGCIM) asaltaron el puesto de la GNB.

En el operativo, los falsos agentes del DGCIM también se llevaron 26 fusiles marca Kalashnikov, modelo AK-103; 3 pistolas 9 mm; 108 cargadores de AK-103; 3 cargadores de pistola; 3.240 municiones para fusiles AK-103 y 67 municiones 9 mm, de acuerdo a versiones de prensa.

15 de enero de 2018

Mediante rastreo del DGCIM se logró detectar el punto donde se encontraba la célula terrorista de Óscar Pérez, en El Junquito (Caracas).

Luego de labores de los cuerpos de seguridad e inteligencia, con el despliegue de varias brigadas y funcionarios del CONAS, SEBIN, DGCIM, GNB, FAES de la PNB y Policaracas, se implementó la “Operación Gedeón”, denominada así por las instituciones policiales-militares, donde resultaron abatidos varios integrantes de la “Operación Génesis”, entre ellos, el afamado por los medios Óscar Pérez.

Marzo de 2018

Desde principios de ese mes se detectó un plan de golpe de estado dentro de la FANB, llamado “Movimiento de Transición a la Dignidad del Pueblo”, en el que estuvo involucrado el ex general Miguel Rodríguez Torres.

Entre sus integrantes se encontraban: teniente coronel Iver Marín Chaparro; teniente coronel Henry Medina Gutiérrez; teniente coronel Deivis Mota Marrero; teniente coronel Eric Peña Romero; teniente coronel Victoriano Soto Méndez; teniente coronel Juan Carlos Peña Palmatieri; primer teniente Yeiber Ariza; sargento Julio Carlos Gutiérrez; y sargento Yuleima Medina.

A mediados de mes fue desmantelado por la DGCIM.

Abril de 2018

La “Operación Gedeón II” de las autoridades estatales, informó el 18 de abril el ministro Néstor Reverol, logró desarticular una célula terrorista involucrada en actos desestabilizadores que buscaban generar zozobra en la población e impedir las elecciones del 20 de mayo.

La operación era la continuación de una investigación exhaustiva donde se logró el desmantelamiento de la célula terrorista de Óscar Pérez.

Hubo 10 ciudadanos detenidos, entre ellos Alonso José Mora, Érick Anderson Villaba y Stephanie Madelein, miembros activos de un grupo de choque armado que participaron en las guarimbas de 2017.

En la célula también estaba Carlos Miguel Aristimuño, quien perteneció a la DISIP y fue piloto de helicóptero, contratado para la formación de instructores.

Mayo de 2018

Se habría intentado organizar un nuevo esquema para el golpe de estado militar liderado por el general (r) Oswaldo García Palomo desde Colombia, en el marco de las elecciones presidenciales, llamadoOperación Constitución”.

Las agencias de inteligencia y contrainteligencia estatales frustraron y desmantelaron el grupo.

García Palomo también estuvo involucrado en otro plan golpista a principios de 2019. Fue apresado a finales de enero 2019 por las autoridades venezolanas.

Oswaldo García Palomo coordinó intentos golpistas desde Colombia.

 

Mayo de 2018

En paralelo a la “Operación Constitución”, se gestaba la Operación Armagedón integrada por efectivos militares y civiles y dirigida por el capitán de navío Luis Humberto de la Sotta Quiroga.

Nueve militares fueron imputados por los delitos de traición a la patria, instigación a la rebelión militar, conspiración para el motín y contra el decoro militar.

Con el intento de golpe militar se planteaba frustrar las elecciones presidenciales. La operación avanzaba desde 2017, y constaba de tomar la Base Aérea de La Carlota (Caracas) e, incluso, ejecutar el magnicidio contra el presidente Maduro.

El plan fue desmantelado por la DGCIM. La investigación arrojó que estaban involucrados militares, Oswaldo Álvarez Paz (del partido COPEI) y financiamiento de Estados Unidos y Colombia.

4 de agosto de 2018

Ese día ocurrió un atentado magnicida contra el Presidente (“Operación David contra Goliat”), algunos ministros e integrantes del Alto Mando Militar en Caracas en un acto por el 81 aniversario de la GNB. Allí se accionaron explosivos dirigidos por drones para asesinar al primer mandatario Maduro.

La labor de civiles, militares y fuerzas policiales en conjunto frustraron la operación.

Fueron detenidos por las autoridades Argenis Ruiz, piloto del dron, y Juan Carlos Monasterio, coordinador del atentado y ex GNB.

Posteriormente, en enero de 2019, el general (r) Oswaldo García Palomo admitió que el teniente coronel Ovidio Carrasco, quien pertenecía a la Guardia de Honor Presidencial, fue captado por Julio Borges en 2013 y participó en la planificación del magnicidio.

Aparte de Julio Borges, otros políticos venezolanos también habrían participado: Fernando Albán y Juan Requesens.

30 de abril de 2019

En la mañana de aquel día se dio la “fase final” de la “Operación Libertad protagonizada por Juan Guaidó, Leopoldo López, Cristopher Figuera y efectivos militares, entre ellos, Ilich Sánchez y Juvenal Sequea.

El movimiento buscaba que el presidente Nicolás Maduro dejara el poder, empezando con la toma de la base aérea La Carlota, la cual nunca fue tomada. La operación no duró sino unas pocas horas de la mañana y fue desmantelada por la DGCIM.

operaciones mercenarias contra Venezuela
Juan Guaidó, Leopoldo López y militares desertores de la FANB dieron con la fallida Operación Libertad en abril de 2019. Foto: Archivo

 

Junio de 2019

Luego de 14 meses de contrainteligencia por la DGCIM se desmanteló laOperación Vuelvan Caras”.

Entre sus integrantes estaba el general retirado Ramón Lozada Saavedra; el general Miguel Sisco Mora: el coronel Miguel Castillo Cedeño; el mayor retirado Pedro Caraballo; el primer teniente Carlos Eduardo Lozada Saavedra; y los comisarios José Valladares Mejías y Miguel Ibarreto.

Se trataba de un golpe militar que se proponía un magnicidio bajo la toma del Palacio de Miraflores, la base aérea de La Carlota y las bóvedas del Banco Central de Venezuela, en el que estaba también involucrado Josnars Adolfo Baduel, hijo de Raúl Baduel.

Agosto de 2019

La “Operación Fuerza y Libertad” de carácter terrorista era un intento de atacar la sede de las FAES en Propatria, el Bloque 40 de la parroquia 23 de Enero y el Palacio de Justicia (Caracas). Fue desmantelado por la DGCIM.

Constaba de una escaramuza militar para intentar un golpe y magnicidio en el que estaba involucrado el alguacil del Palacio de Justicia, Ronnel Guevara, y Luis Ricardo Gómez Peñaranda, ciudadano colombo-venezolano que fue detenido mientras trasladaba explosivos.

En su momento el ministro Jorge Rodríguez había denunciado que Clíver Alcalá se encontraba en Colombia coordinando desde allá el entrenamiento a más de 200 terroristas en tres campamentos: en Maicao, Santa Marta y Riohacha.

Diciembre de 2019

En la mañana del domingo 29 de diciembre se difundió un video en el que un grupo de militares se sublevan, llamando a la rebelión, el golpe de estado y el magnicidio.

Ellos se adjudicaron un robo de armas durante el asalto a un destacamento de la GNB el 22 de diciembre pasado en el municipio Gran Sabana (Bolívar), en lo que denominaron la “Operación Aurora”.

Se trataban del teniente Josué Abraham Hidalgo Azuaje, el francotirador José Angel Rodríguez Araña​ y el sargento mayor Darwin Balaguera Rivas.

En la “Operación Aurora” estuvo implicado directamente Gilber Caro, quien fue detenido en el marco del asalto del 22 de diciembre, y tuvo el apoyo público de Iván Simonovis, integrado al equipo de Juan Guaidó desde Estados Unidos.

En enero de 2020, el Ministerio Público imputó a 18 personas que integraron la operación.

Mayo de 2020

Una incursión armada de mercenarios (“Operación Gedeón”) en Macuto (La Guaira) y otras regiones de las costas venezolanas fue neutralizada por la unión cívico-militar-policial (“Operación Negro Primero”) desde el domingo 3 de mayo.

La DGCIM manejaba datos sobre la operación, en específico la ubicación de los campamentos en Colombia donde se realizaba los entrenamientos y coordinación dirigidos por Clíver Alcalá.

Juan Guaidó, J.J. Rendón, Sergio Vergara y el abogado Manuel Retureta habían firmado un contrato con la compañía de mercenarios estadounidense Silvercorp, de Jordan Goudreau, para accionar una incursión armada, ejecutar un plan para capturar y asesinar al presidente Maduro y derogar de facto la Constitución de la República Bolivariana.

LEE Y COMPARTE: ACCIONES CONTRA LA PANDEMIA EN VENEZUELA: MODELO PARA ARMAR

Ciudad VLC/Misión Verdad

Deja un comentario