Plomovisión, una respuesta necesaria

0
322

Globovisión, sin duda, está cumpliendo cabalmente el papel que le había definido el Comandante Eterno: “Plomovisión”, es decir, el plomotranca’o contra la Revolución Bolivariana continúa, porque este medio, en toda su programación sigue marcando las pautas en favor de las pretensiones imperialistas que están sobre la mesa.

Esto ocurre gracias al uso y abuso de la amplia libertad de expresión constitucional (Art. 57) de la Venezuela Bolivariana, esa que no existe en ninguna otra nación, menos en aquellas convertidas en “perritos” de alfombras, orquestadas bajo el mismo mandato gringo.

A pesar de editoriales demagógicos de conciliación y diálogo, amén de lo dado a entender por chismosos mediáticos arguyendo propiedad gubernamental sobre esta empresa, la televisora muestra su preñez con la misma intensidad conspirativa de ayer, donde no escapan ni las pautas comerciales, ejemplo: una compungida niña clase media exclamando “unidos como la pasta”

Los programas de opinión y entrevistas políticas han constituyen una fórmula de agitación perfecta para mantener la matriz de los extremistas de la derecha.

Cabe una pregunta histórica, ¿qué hubiera podido hacer cualquier movimiento izquierdista en aquellos sesenteros años de haber contado con una televisora así, cuando los compromisos, riesgos y sacrificios eran verdaderos?.

 

 

Esta es la perfecta muestra de la existencia de Plomovisión

El canal reitera su conspiración tras la definida postura política de los muchachos, y los no tanto, entrevistadores empeñados en la salida de Nicolás Maduro como sea, eso sí, menos dentro de la C.R.B.V.

Estas posturas no son para nada gratis, por eso vemos cómo los anunciantes de espacios de carácter político se encargan de vestir, peinar, enzapatar y, seguramente alimentar a los flamantes y joviales periodistas.

Quienes, disfrazados de imparcialidad, facilitan el discurso extremo durante las entrevistas a personajes pintados de connotados demócratas, expertos, doctores, analistas y pare de contar, sin esconder la artillería pesada que lanzan contra entrevistados del proceso y pueblo bolivarianos.

La política en la perspectiva capitalista, más allá de ventilar la economía como elemento indispensable en cualquier controversia humana, está llena de negocios turbios y sin escrúpulos, así lo plasma el nuevo lineamiento político económico trazado por Donald Trump desde el imperio:

«Si quieren que EEUU intervenga y tumbe gobiernos hostiles, ahora tienen que costear los gastos y garantizar que las ganancias irán en beneficio definitivo de las transnacionales financistas por la reconstrucción».

Amarrada en carne y alma como está la burguesía, sin tomar en cuenta las fabulosas ganancias, asimismo, desdeñando el riesgo, se siente complacida cumpliendo el compromiso adquirido con el imperio, sumándose a la planificación y ejecución de acciones en la derrota y destrucción del gobierno chavista y toda la constitucionalidad que sustenta la Constitución Bolivariana de Venezuela.

 

 

Globovisión fue partícipe del Golpe del 2002

En función de estos intereses, Globovisión no deja de lanzar los azuces para complacer a la burguesía imperialista, para ello inculca el miedo y la desconfianza ante lo que simboliza la Venezuela Chavista.

Viendo el desplome puntofijista echaron a volar el fantasma del castro-comunismo lanzado en los años 60-70; insisten atrapar a la llamada sociedad civil compuesta por Fedecamaras, la CEV, las universidades tradicionales y los meritocráticos gremios en manos de la derecha, pero no les resulta.

Después de haber aprovechado las oportunidades para hacer y repotenciar sus propios negocios durante los primeros y posteriores años del gobierno chavista, esta televisora al cautivar a una frágil pero numerosa y “despatriada” audiencia, dentro de un exacerbado consumismo y ganancia capitalista.

Atemorizados de perder lo adquirido, viene atrapada por la paranoia desplegada ante los bombillos ahorradores, creídos de que se trataba de mecanismos de espionaje cubano para supervisarles hasta los «cachos».

Es de hacer notar que la mediática no ha desperdiciado chance para insistir en la estimulación de individualismo, recordemos las infames campañas proyectadas por las diferentes redes sociales, no escapando las televisoras; lanzaron y lanzan dardos como “…con lo mío (RCTV, hijo/as, curas, meritócratas y más) no te metas.

 

 

Como corolario de esta nota, muy a pesar de la náusea que pudiera generar en el chavismo, les dejo esta recomendación, deben verse las entrevistas mañaneras de Globovisión, eso sí, con carácter crítico.

Allí, <Art. 57 C.R.B.V>   muestran, leen y comentan con absoluta parcialidad las portadas de los diarios regionales en 95% con noticias opositoras, nacionales en 90%, internacionales 100%, lo mismo ocurre con las diferentes redes y páginas web.

Esto nos permitirá saber en qué anda la oposición extremista y los planes conspirativos salidos de la boca conspicua de voceros del grupo de los 4 (nada fantástico), quienes en un inútil esfuerzo de ecuanimidad, despotrican de la Mesa de Diálogo Nacional que viene adelantando acuerdos con el gobierno bolivariano.

Concluyo como dice mi querida madre “el que habla mucho lo agarran por la lengua”.

 

 

LEE TAMBIÉN: ÁLVARO GARCÍA LINERA: «EL ODIO AL INDIO»

 

 

Gustavo Vásquez / Ciudad VLC

Deja un comentario