RAMON DÍAZ SÁNCHEZ (1)

0
133

Ramón Díaz Sánchez (1)

Ramón Díaz Sánchez (1) se refiere a su cuento “Tríptico del Amanecer” que aparece en su libro “Caminos del Amanecer” de 1941. JCDN.

Ramón Díaz Sánchez (1903-1968) fue uno de nuestros grandes polígrafos. Su obra comprende la narrativa, la historia y la crónica periodística.

Su generación mostró suma preocupación por el tema del petróleo: José Rafael Pocaterra, Arturo Uslar Pietri, Enrique Bernardo Núñez y Mariano Picón Salas.

Ramón Díaz Sánchez

A nuestro juicio, su obra “Mene” es la mejor novela del petróleo. Asimismo, en la novela “Casandra” y en su cuentística [especialmente en el volumen “Caminos del Amanecer”] Díaz Sánchez no le escurrió el bulto a tema tan poco afrontado por nuestros escritores.

“Caminos del Amanecer” se inicia con un relato estupendo, inquietante y –si se quiere- terrorista: “Tríptico del Amanecer”, el cual constituye un reportaje que funde lo histórico y lo ficticio, esto es la búsqueda esquizoide de “El Dorado” liderado por los Belzares.

La Épica conquistadora y disociada se desarrolla en el año de 1529, cuando la expedición del Adelantado alemán, Miser Ambrosio Alfinger, parte de Santa de Ana de Coro en pos de un Vellocino o fetiche de oro para toparse con la muerte.

La endemoniada peregrinación hacia el Valle de Upar, se debatió entre la ambición y el paladinismo psicópata, relamiéndose de hambre viciosa y desesperada en el canibalismo, hasta desconfiar la grey militar decadente del misticismo extraño de Martín Tinajero.

El texto sigue la tendencia crítico-historiográfica de Enrique Bernardo Núñez en la novela “Cubagua”, además de anteceder la perfección de las crónicas de Isaac Pardo [“Esta tierra de gracia”] y la narrativa de Pancho Herrera Luque [“Los Amos del Valle”]. Todos los títulos citados, no en balde, forman parte de nuestro [anti] canon literario venezolano.

Ramón Díaz Sánchez

El cuento de Díaz Sánchez

El cuento de Díaz Sánchez, dividido en tres bloques desgarradores como “El Jardín de las Delicias” de El Bosco [¡Oro! ¡Oro! ¡Oro!, La Geografía del Hambre y Los dos se llamaban Martín], ha sido concebido en la clave de la crónica periodística del siglo XX.

Del realismo problematizador de la anécdota histórica, tenemos la configuración de una poderosa metáfora de País embargado por la ilusión de la riqueza providencial [las perlas de Cubagua, el Oro de El Dorado y el petróleo].

Mientras los conquistadores agotaron las reservas perlíferas de Cubagua, el proyecto inicial e imperial de anti-desarrollo devino en la búsqueda enfebrecida de oro con fines rentistas.

Los Belzares y los españoles, una sociedad conquistadora y material bastante contradictoria, se extraviarían en la jungla umbría hasta ser diezmados física y espiritualmente.

“Y la esmeralda fragante se tiñe de sangre”, p. 26, es una frase lapidaria que resume el fin trágico de la expedición.

El Tríptico nos refiere en tercera persona, quizás atinente a la visión de un cronista conservador de muy malas pulgas, un descenso al Infierno desconsolador de Dante:

  • Primero, la cuadrilla se ensoberbece en la ilusión o la quimera del oro para desatar su voracidad homicida [la violación de una india precedió al asesinato de su pequeño hijo];
  • Luego, el hambre se apersonó en las entrañas y las mentes de los conquistadores, al punto de comerse a los cargadores indios;
  • Finalmente, la Odisea macabra establece la tensión del sobreviviente Francisco Martín, enloquecido y desilusionado, respecto al cadáver santo y bien perfumado de Martín Tinajero, soldado eficaz y egregio piadoso con la indiada prisionera.

He aquí el dilema que motivó la fuga de Francisco Martín de su encierro carcelario: “Soy un pecador abominable: he comido carne humana y he procreado hijos con una infiel. ¿Qué será de mí?”, p.51.

Sólo que al no diagnosticar en sí la enfermedad del oro [dorado o negro, qué más da], jamás dará con la paz a su alma atribulada.

 

LEE EN CUARENTENA: POESÍA VENEZOLANA

 

BIBLIOGRAFÍA
Díaz Sánchez, Ramón (1972; 1941). Caminos del Amanecer. Caracas: Monte Ávila.

 

José Carlos De Nóbrega / Ciudad VLC

Deja un comentario