Roger Jiménez/CiudadVLC

La agresión imperialista que fustiga a Venezuela responde a una feroz estrategia de guerra no convencional aplicada en otras latitudes. La historia reciente da cuenta de los estragos causados en países que han resistido heroicamente la injerencia criminal de los pretendidos dueños del orbe. Sobre este y otros aspectos, el director del Centro de Estudios Socialistas Jorge Rodríguez, Roger Jiménez dio su punto de vista.

 

 

“El formato libio es una copia al calco que nos están aplicando en Venezuela. Recordemos las similitudes de algunas cosas: a Muamar Gadafi trataron de aislarlo en el contexto internacional, lo aislaron de la Liga Árabe, le confiscaron los depósitos en euros en los bancos europeos y finalmente éstos lo cercaron. De esa manera generaron fricciones entre la población, la cual registraba el mayor nivel de vida de toda África aun por encima de algunos países europeos, trataron de desmembrarlo y picarlo en pedazos para así apropiarse de las reservas petroleras que estaban en ese territorio”, compara Jiménez.

 

PRETENDEN AISLAR A VENEZUELA

Así mismo destacó que a Venezuela han tratado de practicarle lo mismo, es decir, aislarla del contexto internacional, en este caso la OEA.

 

«Al país le han confiscado bienes en el extranjero, recursos económicos destinados a la compra de alimentos, medicinas y demás artículos necesarios para la población, Inglaterra retrotrae al siglo XV y XVI al expropiarnos el oro de nuestras reservas depositadas en ese país y los Estados Unidos también anunció medidas contra PDVSA, en este caso contra la CITGO”, reitera.

 

Sobre este particular, sostiene que los diversos análisis coinciden en la aplicación de un formato que además de dividir a la población apunta hacia la desaparición de los Estados nacionales, favoreciendo la aparición de republiquetas que le entreguen todos los recursos al invasor.

 

«Hoy nos están aplicando un libreto de aislamiento en el contexto internacional con una mediática terrible que da la sensación que en Venezuela nos estamos muriendo de hambre, que nos estamos matando, que aquí hay torturados y desaparecidos. Todos sabemos el tamaño de la falsedad», manifiesta el también docente de la Unefa.

 

LA GUERRA COMO GRAN NEGOCIO

Jiménez no duda en afirmar el aspecto lucrativo de la confrontación bélica.

Fortalecer a Venezuela como una nación libre, soberana e independiente choca con los intereses de las grandes potencias, creo que una de las estrategias imperialistas es atizar la guerra, pues ésta se ha convertido en un gran negocio. A Libia la destruyeron, le confiscaron los bienes, acabaron con su infraestructura, y luego las empresas norteamericanas la “reconstruyeron” y les pagaron con los recursos monetarios depositados en los bancos europeos, y en nuestro caso con petróleo. Es decir, te destruyo y me cobro de una vez con tus recursos”, enfatiza Jiménez.

 

Apunta que la estrategia es la paz, y por eso lo ha insistido el presidente Nicolás Maduro.

 

«Venezuela es territorio de paz, no queremos guerra, pero hay quienes la azuzan desde Venezuela porque son simples “pitiyanquis”, como los calificó Mario Briceño Iragorry. Ellos trabajan en favor de una potencia extranjera y en contra de nuestra patria que es nuestra querida Venezuela”.

 

SOBERANIA, ESTADO Y DERECHO INTERNACIONAL

“Debemos dejar en claro que nosotros somos una nación libre, soberana e independiente, creemos en el derecho internacional, en la soberanía y autodeterminación de los pueblos. No puede ser que nosotros teniendo nuestra propia legislación, una Constitución de las pocas en el mundo que ha sido consultada, llevada a referéndum y aprobada por una gran mayoría, permitamos que otra nación o bloque de poder se entrometa en los asuntos internos de nuestra patria”, manifiesta Jiménez.

 

NO DEJES DE LEER: MINISTRO VILLEGAS ALERTÓ SOBRE UNA OPERACIÓN CÓNDOR EN EL ÁMBITO CULTURAL

 

Enfatiza que los problemas deben resolverlos los venezolanos dentro del marco constitucional y que Venezuela no se entromete en ningún país. «Respetamos todos los procesos políticos que ocurren en otras naciones”.

¿A quien corresponde decidir el futuro de la humanidad, a los gobiernos o a los pueblos?

-Bueno, otro elemento es que son gobiernos de paso y existe la llamada diplomacia de los pueblos que ha venido cambiando la geopolítica mundial, aunque seamos rechazados por algunos gobiernos de la región que son títeres de su propia burguesía interna y del capital extranjero, también es verdad que los pueblos del mundo ven en la Revolución Bolivariana un proyecto de nación libre, soberana e independiente, lo cual es peligroso para las potencias extranjeras que quieran apropiarse de nuestros recursos.

 

¿Qué le parece el autonombramiento de Guaidó?

-Yo creo que es un mamotreto que se ha montado desde el norte del continente para tratar de imponernos una personalidad que no existe en ningún lado de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, aquí no existe la figura del presidente interino, ni provisional,  ni vacío de poder ni nada de eso.

 

Existen poderes plenos, la Constitución es muy clara, el gobierno central y todos los poderes se establecen en la República, no puede haber una Fiscalía o un Tribunal Supremo en el extranjero, tampoco un presidente que no ejerza su cargo desde Miraflores. ¿Quién lo eligió y bajo que pretexto?.

 

Entonces se violenta descarada y cínicamente la constitución, porque ocurre en ese apuro y desespero que tienen los EE.UU por imponer un nuevo modelo para apropiarse de forma urgente de las reservas petroleras, entre otras riquezas, ese es el meollo del problema. El Sr. Guaidó es un títere de las grandes corporaciones y de las potencias extranjeras que quieren violentar nuestro orden constitucional.

 

Esto no es otra cosa que un nuevo ensayo que no va a prosperar, solo quieren justificar calentar la calle y aislarnos del contexto internacional con algunos gobiernos que pretenden reconocer a este personaje, un perfecto desconocido hasta hace poco.

Nosotros democráticamente fuimos a unas elecciones y las ganamos, Maduro democráticamente asumió ante el TSJ como establece la Constitución y además fue a rendir cuentas ante la Asamblea Nacional Constituyente donde votaron 8.5 millones de venezolanos. De manera que la justicia se hará sentir con los enemigos de la patria.

 

Para concluir Jiménez aclara que los que están fuera del orden constitucional son ellos, y tarde o temprano les debe llegar la justicia por estar pidiendo agresión extranjera directa, por someterse a los dictámenes de un  gobierno extranjero que hegemoniza la economía mundial.

 

“Crean falsas expectativas a sus seguidores, que solo reflejan la desesperación que tienen al ver que la Revolución Bolivariana aun en medio de las dificultades y una guerra económica, política, mediática y diplomática ha sorteado las dificultades, hemos avanzado bastante y creo que vamos a seguir avanzado», asegura Jiménez.

 

Ismael Noé / Ciudad VLC

Deja un comentario