Yoel Pérez Marcano/CiudadVLC

Yoel Pérez Marcano, abogado y analista político conversó con Ciudad VLC sobre la importancia de que el país azteca, México, haya recibido a Evo Morales con todos los derechos de un Jefe de Estado.

En Bolivia se consumó un golpe de Estado con características mixtas, actos de violencia militar y presiones civiles con la excusa del fraude electoral, un evidente formato de guerra multidimensional que es importante analizar.

Para ahondar en este tema, Ciudad VLC entrevistó al analista político Yoel Pérez Marcano, quien asegura que se ha interrumpido la estabilidad institucional y se violenta la Carta Magna de Bolivia, al tiempo que habló del exilio político de Evo, del apoyo y la generosidad de muchos países y, sobre todo, del papel que juega México en esta coyuntura.

Yoel Pérez Marcano/CiudadVLC
Evo a su llegada a México.

¿Qué lectura tiene el gesto del Gobierno mexicano?

“El gesto del gobierno mexicano al otorgar asilo político al presidente Evo Morales, a través de su presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), cumple con la mejor tradición de la República mexicana en materia de asilo, y tiene que ver no solo con tiempos cercanos de las recientes décadas, sino con tiempos más pretéritos: esos que se dieron durante la revolución rusa en los años 20 y de manera muy destacada en toda la movilización solidaria que tuvo con la República española, que fue derrotada por el levantamiento armado de la derecha carlista y católica que encabezó el general Francisco Franco”.

El respeto a las convenciones internacionales

Asegura Pérez Marcano que más allá de una decisión personalísima de AMLO, el asilo político está contemplado en el escenario jurídico internacional.

Evo Morales agradeció al presidente AMLO salvar su vida

Destacó, en este sentido, que no solo se trata de la conducta de un Estado a partir de sus propios principios internos, también están presentes el respeto a la I Convención del Derecho de Asilo firmada en el año 1928 en La Habana (Cuba) y la más cercana, que se suscribió a Caracas en el año 1954 durante el gobierno dictatorial del general Marcos Pérez Jiménez.

“El gobierno mexicano presentaba una ruptura en la tradición del asilo político, en el oscuro período en el cual el partido Acción Nacional (PAN), primero con Vicente Fox y luego con su sucesor, cerraron las puertas a muchos perseguidos políticos de América Latina y otros continentes que pretendieron permanecer en la República mexicana para protegerse de las acciones judiciales y políticas de persecución por parte de distintos gobiernos. Hay que destacar en esta circunstancia que el partido del señor Fox inició un proceso controlado de entrega de militantes independentistas vascos que habían obtenido en períodos anteriores al año 1994 asilo en la República mexicana y que de hecho permitió el regreso forzoso para ser procesados judicialmente a varios destacados dirigentes de la izquierda revolucionaria del país vasco (Euskal Herria)”, afirma Yoel Pérez Marcano.

La Cancillería mexicana explicó los pormenores del asilo político concedido a Evo Morales

Golpe planeado en Washington

El artero golpe de Estado se ha materializado con el apoyo de la embajada de Estados Unidos y fue planeado en Washington, generando la solidaridad de los pueblos y gobiernos verdaderamente democráticos.

En este sentido, Pérez Marcano comenta que en relación al caso del asilo político otorgado al presidente Evo Morales Ayma, es importante destacar que diversos estados, incluyendo la República Bolivariana de Venezuela, que preside Nicolás Maduro, y Cuba, con Miguel Díaz-Canel a la cabeza, no solo expresaron preocupación por la vida y seguridad de Evo, sino que ofrecieron su territorio para un posible asilo. Sin embargo, en las circunstancias políticas y de seguridad que en este momento se vive en Bolivia era muy importante garantizar que un país y un gobierno, que de alguna manera no estuviera involucrado en la confrontación y que no pudiera ser objeto de veto, negativas, rechazo o prohibición de acceso al espacio aéreo o terrestre del Estado plurinacional de Bolivia, pudiera dar la oportunidad para acceder aeronaves al territorio de Bolivia y se permitiera así la extracción segura del presidente boliviano hacia un tercer país.

Asilo político sin restricciones

 “Creo que fue sensato, adecuado, correcto y diplomáticamente necesario la intervención de la República mexicana, porque da garantía tanto al presidente en el proceso de exilio como a todos los factores internos de Bolivia que pudieran de alguna manera participar en esta operación, que se realizaría con la mayor discreción y con la mayor garantía como efectivamente se ha realizado. También hay que destacar que un exilio de una figura de la importancia de Evo Morales en la República mexicana no es cualquier exilio, porque en general la tendencia de muchos países que otorgan asilo es establecer restricciones y limitaciones para la expresión del pensamiento y opinión política desde el territorio donde está exiliado, que hace que la persona se encuentre coartada y restringida de su derecho de emitir opiniones y tomar decisiones en materia política”, señala el entrevistado.

Partidarios del presidente Morales lamentan su intempestiva salida del gobierno

LEER MAS: MÉXICO LE OFRECE ASILO A EVO MORALES

Reconocimiento como Jefe de Estado

Escuadrones de la muerte, dirigidos por el nazifascista Luis Fernando Camacho, asaltaron los hogares de la familia del presidente Morales, del vice-presidente García Linera, de ministros de gobierno, de senadores del MAS, gobernadores y alcaldes indígenas, secuestraron y torturaron, y con amenazas de darles muerte; colocaron una bayoneta en la espalda del presidente Evo Morales Ayma.

 “En este caso fue muy claro el Canciller mexicano cuando destacó en el comunicado emitido por la cancillería de su país que se le estaba otorgando el asilo político al presidente del Estado plurinacional de Bolivia, Evo Morales Ayma, y con ello quería destacar sin lugar a dudas que se trataba de un asilo a un Jefe de Estado en pleno ejercicio de esa condición, salvo que en circunstancias posteriores desconocidas pudieran producir un cambio jurídico y político en la condición de la persona a la cual se le está concediendo el asilo es ese momento»

«Eso tiene un gran significado, en primer lugar la República mexicana, por medio de Andrés Manuel López Obrador, reconoce como Jefe de Estado y Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia a Evo Morales Ayma (…) En segundo lugar, Evo Morales con base en las convenciones de La Habana de 1928 y la Convención de Caracas de 1954, puede ejercer a plenitud todos sus derechos, que le otorga la República mexicana para expresar opiniones y ostentar su condición de Jefe de Estado durante su permanencia en territorio mexicano salvo que con posteridad se produzcan hechos políticos y jurídicos que modifiquen esa condición. No es lo mismo estar asilado y someterse a condiciones de restricción que contar con el reconocimiento del país asilante”.

La autoproclamada «presidenta» de Bolivia, Jeanine Añez, esgrime la Biblia y un discurso racista.

Inequívoca condena al golpe

La oligarquía racista y fascista ha sido incapaz de llenar el vacío de poder, generado por la asonada contrarrevolucionaria y la intervención imperialista. Apenas existe el amago de una “presidenta autoproclamada” que nos recuerda al señor Guaidó.

Recalcó Yoel Pérez Marcano que Evo Morales en el exilio, gracias a las gestiones y protección del Gobierno de López Obrador, para preservar su vida en peligro, mantiene su investidura como presidente de Bolivia.

“Creo que ha sido generosa la actitud del Gobierno de México y constituye una condena explícita e inequívoca al golpe de Estado, y de rechazo absoluto de toda pretensión de violentar la soberanía popular por vía de la violencia política, y esa decisión va a tener consecuencias políticas en estas próximas horas y días cuando la Asamblea Nacional de Bolivia se reúna y proceda a deliberar si procede o no aceptar la renuncia enviada por el aún presidente legítimo y legal del Estado plurinacional de Bolivia. Eso, evidentemente tendrá consecuencia en otros países, ya que puede generar foros y escenarios que le harán más difícil a los complotados consolidar el golpe de Estado”.

Biografía mínima:

Yoel Pérez Marcano es abogado. En 2007 estuvo como embajador de Venezuela ante el Gobierno de San Vicente y Las Granadinas. Además fue embajador de Venezuela en Belice y Defensor delegado del Pueblo en el estado Carabobo. También ha sido asesor de las y los productores de la tierra.

Ismael Noé / Ciudad VLC

Deja un comentario