Este lunes se cumplen 17 años del paro petrolero convocado en Venezuela por la derecha, con la intención de impulsar un clima de desestabilización que favoreciera sus intereses personales, así como los de potencias imperiales como EE.UU.

El denominado plan “cívico” atentó en 2002 contra la estabilidad del país a través del desabastecimiento del mercado interno y la exportación de crudo, así como generar escasez de los alimentos, crisis hospitalaria, el estallido social y la quiebra del Estado.

paro petrolero

Estas acciones, que duraron desde el 2 de diciembre de 2002 hasta el 3 de febrero del año siguiente, estuvieron vinculadas con los mismos grupos que maquinaron el golpe de Estado del 11 de abril de 2002 contra el presidente Hugo Chávez.

Responsables

El llamado a huelga estuvo liderado por la Cámara Venezolana de Trabajadores (CTV), la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras), una organización de gerentes de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) y la Coordinadora Democrática (precursora de la actual Mesa de la Unidad Democrática). 

paro petrolero

Las acciones de los dirigentes de estos grupos produjeron una grave contracción del PIB y una caída de 27,7 por ciento de la actividad económica comercial, de acuerdo con cifras oficiales del Banco Central de Venezuela (BCV).

El sabotaje petrolero afectó principalmente al pueblo, que se vio sometido a un largo período en el que hubo carencia de combustible para el transporte, gas para la cocina y otros productos de primera necesidad.

paro petrolero

Pérdidas millonarias

El paro patronal de 63 días se fortaleció con el bloqueo de las fuentes de producción de alimentos, de leche, de harina de maíz, de carne, medicamentos, refrescos, agua, gas, petróleo, así como otros consumos esenciales para la familia venezolana.

Durante ese lapso se registró la pérdida de más de 500.000 empleos, cierre masivo de comercios y pérdidas estimadas por el orden de 5.000 millones de dólares por la paralización del aparato productivo de los sectores no petroleros.

Sobre indicadores sociales, se determinó que el paro elevó la pobreza de 9,6 puntos tras pasar de 39 por ciento a 48,6 por ciento. Asimismo, la acción desestabilizadora produjo que la inflación se disparara de un 12 a un 31 por ciento.

En total fueron unas pérdidas por más de 25.000 millones de dólares que se tradujeron en el cierre parcial y definitivo de comercios, obstrucción del aparato productivo y saboteo a las operaciones de Pdvsa, fue el daño que causó el paro patronal y petrolero.

LEER MÁS: VENEZUELA DICE PRESENTE EN CONFERENCIA SOBRE CAMBIO CLIMÁTICO

Ciudad VLC/Telesur

Deja un comentario