Hace 201 años nació en Cúa el “General del Pueblo Soberano”, Ezequiel Zamora, líder revolucionario venezolano del siglo XIX cuya vida, logros y acciones fueron, durante mucho tiempo, invisibilizadas por la historiografía tradicional.

La etapa más conocida de la vida de Zamora es la que corresponde al primer año de la Guerra Federal (1859 – 1853) y va desde su desembarco en Coro (23 de febrero de 1859) hasta su muerte durante el sitio de San Carlos (10 de enero de 1860), pasando por el hito de la batalla de Santa Inés (10 de diciembre de 1859). Estos son los hechos más conocidos en la vida del “Valiente Ciudadano”.

 

Ezequiel Zamora.

 

Sin embargo, la vida de Zamora va más allá de su último año de vida. El brillante militar y líder revolucionario que hoy conocemos fue un conocido comerciante. Tuvo también una niñez azarosa en medio de la Guerra de Independencia en la que, además, murió su padre. Recibió distintas influencias y protagonizó diversos hechos que lo convirtieron con el tiempo en el consumado estratega que venció en Santa Inés.

 

Sus primeros años

 

Ezequiel Zamora nace en Cúa, en el actual estado Miranda, un 1 de febrero de 1817, en plena Guerra de Independencia. Descendiente de abuelos canarios, su familia formaba parte de la casta social conocida durante la colonia como “blancos de orilla”. Es decir, pequeños comerciantes y propietarios.

Su padre, Alejandro Zamora, fue un patriota que luchó en nuestra guerra magna (algunos señalan que como Teniente o Capitán murió a los 43 años en la Segunda Batalla de Carabobo, en 1821). Su madre, Josefa Paula Correa, fue una notable y enérgica mujer: maestra de escuela en los años finales de la colonia y enfermera en el ejército patriota durante la guerra.

Josefa Paula Correa

Si bien el joven Zamora asistió a diversas escuelas “para pobres” de niño, hubo otras influencias en su formación que fueron más importantes para constituir su ideario y su carácter. De su madre Paula tomaría la fuerza de carácter y los ideales patriotas. De su primo gran amigo el Doctor en Derecho José Manuel García, profesor de Derecho Civil en la Universidad Central, tomaría nociones sobre la igualdad del hombre. De su cuñado (casado con Carlota, hermana mayor de Ezequiel) el Alsaciano (1) Juan Gáspers escucha historias de las revoluciones europeas y conoce sobre los incipientes ideales socialistas.

Ya adulto, Zamora se dedicaba al comercio en los valles de Aragua y en los llenos centrales. Dueño de una pulpería (2), era conocido por su honradez y sobriedad, y conocida su afición al baile, la caza y los ejercicios físicos.

 

José Antonio Páez.

 

La aparición en 1840 del periódico El Venezolano influye notablemente en el joven Ezequiel, entonces de 23 años. Si bien no era más que un periódico demagogo, sin un ideal claro, los ataques que desde este medio fueron objeto los sucesivos gobiernos de Páez y Soublette tuvieron notable repercusión en el campesinado, en su mayoría explotados por la clase terrateniente protegida por Páez. El honesto comerciante de los llanos no dejaba de comentar y conversar con sus clientes, amigos y vecinos la situación de desigualdad en Venezuela y como eso no se correspondía con los ideales heroicos de nuestros libertadores.

 

La insurrección campesina del 46

 

En el contexto de las elecciones de 1846 se sucede una rebelión campesina, que pronto llegó a adquirir dimensiones insospechadas. Capitaneados en primera instancia por Francisco José Rangel, antiguo soldado de la independencia, el 1 de septiembre unos 300 campesinos, peones y jornaleros de las sierras carabobeñas comienzan a ocupar las haciendas y a liberar a los esclavos, quemar los títulos de propiedad, e invitar a los peones a incorporarse a la lucha.

 

Zamora.

 

A pesar de haber sido dispersados a los pocos días, la mecha de la insurrección se prendió y pronto comenzaron los levantamientos campesinos en los llanos centrales, orientales y occidentales; en la costa y los valles centrales. De manera espontánea cientos de campesinos dejan sus arados y armados de rudimentarias lanzas, cuchillos y machetes se lanzan a luchar contra las fuerzas del gobierno oligárquico.

Ya el 8 de septiembre, apenas una semana después del primer alzamiento, el joven Ezequiel Zamora se había reunido con Rangel y este último reconoce la jefatura y liderazgo del primero. Comandados ahora por Zamora y constituidos en el Ejército del Pueblo Soberano, durante los siguientes 6 meses tuvieron en jaque a los distintos contingentes del ejército que fueron a combatirlos. Los principios ¡Oligarcas Temblad!, ¡Tierras y hombres libres!, ¡Tierras y hombres libres!, ¡Horror a la Oligarquía!, vienen de esa época.

 

TAMBIÉN DE TU INTERÉS: ¿MURIÓ EL LIBERTADOR SIMÓN BOLÍVAR ASESINADO?

 

Una eficaz guerra de guerrillas en comarcas bien conocidas por ellos, suplieron las condiciones de equipamiento del Ejército del Pueblo Soberano, quienes en realidad estaban desarmados, sin equipos, fusiles ni municiones y enfrentando a tropas bien pertrechadas y armadas. Sin embargo, la Zamora fue capturado en marzo de 1847 por tropas del gobierno cuando trataba de trasladarse de forma clandestina a los llanos, buscando ampliar la insurrección. Se salvó de que lo ajusticiaran en el acto porque dio un nombre falso, haciéndose pasar por un humilde paisano. Rangel –que había tomado otra dirección, también buscando los llanos- no corrió con la misma suerte: reconocido inmediatamente por sus captores, fue asesinado.

 

Las rebeliones godas y la Guerra Federal

 

Enjuiciado y condenado a muerte, el nuevo presidente –general José Tadeo Monagas- lo indultó condenándolo sólo a 10 años de prisión. Aun así Zamora logro fugarse, pero no permaneció mucho tiempo oculto: el general Monagas pronto requirió sus servicios y con el grado de comandante lo incorporó al ejército nacional, en pie de guerra por los levantamientos capitaneados por partidarios del ex presidente Páez.  La negativa de Monagas de reconocer a Páez como líder marco la ruptura entre ambos y el mismo Páez pronto se lanzaría a la guerra.

Ezequiel Zamora

Estos años Zamora combate la rebelión goda (3) de 1848 – 1849 como Comandante. Durante ese lapso sus resonantes triunfos en Quisiro (septiembre de 1848); Cabimas (octubre de 1848); La Rita (noviembre de 1848); San Carlos del Zulia (diciembre de 1848); y Casupo (agosto de 1849) lo convierten en un miliar de renombre nacional, admirado y temido. Asciende a Coronel en 1852 y a General de Brigada en 1854. Cuando en 1859 es ascendido a General de División por “el pueblo en armas”, ya Zamora era un militar veterano, conocido experto en el arte de la guerra.

Durante estos años, el “Valiente Ciudadano” profundiza sus estudios ideológicos. Conoce documentos de primera mano de las revoluciones europeas y profundiza en la predica socialista, de igualdad social y de lucha contra la Oligarquía.

Cuando la voz de la revolución estalla el 20 de febrero de 1859 en Coro e inicia la Guerra Federal, ya Zamora era un conocido “radical” y temido militar. Ezequiel Zamora no surge en 1859, antes de ese año hubo un hombre que conoció las luchas de su pueblo y tuvo ejemplos de patriotismo en su propia familia. Que desde joven fue revolucionario y que nunca dejó de combatir a la Oligarquía en defensa de los derechos del Pueblo.

(1) Alsacia-Lorena era una región fronteriza entre Francia y Alemania, en constante disputa por ambos estados.

(2) Las pulperías eran establecimientos comerciales donde se despachaba desde víveres hasta utensilios de la más diversa índole.

(3) “Godo” era una forma despectiva de llamar a los partidarios de la Oligarquía.

 

JV Castillo / Ciudad VLC

8 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here