Hiroshima y Nagasaki, 73 años del genocidio de Estados Unidos

Cuatro meses después de finalizar la II Guerra Mundial, el 6 de agosto de 1945, una explosión instantánea dejó más de 100 mil fallecidos, a las que se sumaron luego otras 185 mil producto de la radiación provocada por las bombas atómicas que Estados Unidos arrojó en las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki.

 

Ciudad VLC, Hiroshima y Nagasaki, 73 años del genocidio de Estados Unidos
Hiroshima y Nagasaki, 73 años del genocidio de Estados Unidos.

 

 

Hiroshima y Nagasaki a 73 años

La noche anterior a la explosión de la bomba en Hiroshima, la alarma por bombardeos aéreos había sonado en la ciudad. No obstante, al día siguiente se levantó la alerta y los habitantes de la ciudad — un poco más de 350 mil personas — fueron a sus trabajos y colegios.

 

Era las ocho de la mañana, cuando la bomba Little Boy, creada por el Gobierno de los Estados Unidos (EE.UU.), cayó en la nación asiática, destruyendo el 90% del país.

 

“Muy pronto comenzamos ver gente saliendo de Hiroshima, todos quemados y la piel cayéndose de la cara, de los brazos. No llevaban ropa, se les había quemado. No sabíamos si eran hombres o mujeres”, explicó al medio alemán Deutsche Welle, Mitsuko Heidtke, sobreviviente de la bomba atómica.

 

Heidtke tenía solo 10 años cuando EE.UU. decidió atacar al país asiático, como una amenaza para lograr que Japón se rindiera. Su madre desapareció ese día, su padre murió días después de cáncer.

 

 

Algunos datos

La bomba fue lanzada a unos 9 mil 600 metros de altura, y estalló a 600 metros de altura de la ciudad 43 segundos después de haber sido lanzada. La mayoría de víctimas con síntomas severos de radiación murieron de tres a seis semanas después del bombardeo.

 

Bun Hashizume, otra de las sobrevivientes del fuerte y atroz ataque autorizado por el presidente estadounidense Harry Truman, explicó que — por motivo de que los jóvenes se encontraban en la guerra del Pacífico con el gobierno de la nación norteamericana — la nación ordenó a hombres y mujeres en edad para cursar la secundaria dejaran las aulas de clase para trabajar.

 

NOTICIA DE INTERÉS: LLUVIAS TORRENCIALES DEJAN CASI 100 MUERTOS EN JAPÓN

 

“Estaba de pié junto a una venta en el 3º piso del Ministerio de Comunicación cuando vi un poderoso destello. Pensé que el sol se caía en frente de mis ojos. En una fracción de segundo vi arcoiris de colores en todas partes. Ese fue el momento en el que explotó la bomba”, manifestó en un testimonial animado, presentado por el medio británico BBC.

 

Su madre, hermana y tía sobrevivieron al ataque. No obstante, su hermano falleció durante la explosión, indicó.

 

 

Devastadores consecuencias

Un humo blanco invadió la ciudad asiático, llevándose con él niños, animales, en resumen; todo ser vivo desapareció, así como varios edificios. 80 mil personas aproximadamente murieron ese día, sin contar las personas que fallecieron días después a causa de la radiación. 44 segundos le bastó a EE.UU. para acabar con un país y, 73 años después, los efectos de la radiación siguen.

 

Tres años después de la explosión, el número de casos de leucemia entre los hibakusha (como se le conoció a los sobrevivientes) ya era superior al de las poblaciones no expuestas y el aumento del riesgo relativo (comparado con grupos de control) tendría su pico a los siete años. Los que eran niños en 1945, presentaron los mayores índices de leucemia de todos los supervivientes.

 

 

La política actual de EE.UU.

73 años después, el gobierno de Estados Unidos no ha cambiado. A principios de año, Donald Trump amenazó a Norcorea de usar toda su fuerza nuclear si amenazaban la seguridad nacional. Esto, luego de que el líder de esta nación amenazara en igual de magnitud el uso de una posible arma nuclear.

 

“Todo EE.UU. está al alcance de nuestras armas nucleares y tengo un botón nuclear en mi escritorio. Es una realidad, no una amenaza”, dijo este año el líder norcoreano Kim Jong-un.

 

Trump por su parte respondió: “Alguien de su régimen hambriento y empobrecido por favor infórmele que yo también tengo un botón nuclear, pero es mucho más grande y más poderoso que el suyo, ¡y mi botón funciona!”, abriendo así una ventana que se pensaba cerrada hace 73 años.

El pasado 12 de junio, Kim Jong-un y Trump sostuvieron una cumbre histórica en Singapur. La Paz y desnuclearización fueron los dos puntos principales del acuerdo firmado por ambos mandatarios.

 

 

 

Ciudad VLC / con información de AVN

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here