Un 29 de junio de 1900 nació el escritor francés Antoine de Saint-Exupéry, autor de “El principito”, su obra más famosa, y que es una indagación sobre el amor y la amistad, sentimientos que, pese a su naturaleza incomprensible y los sufrimientos que pueden acarrear, se revelan como una necesidad ineludible y enriquecedora.

 

Antoine de Saint-Exupéry además fue piloto y participó en los primeros servicios postales aéreos del mundo. Su vida estuvo llena de aventuras increíbles y cada una de sus experiencias las plasmó, en el que se convertiría en uno de los libros más famosos del mundo.

 

Tierras pequeñas, lejanas, de habitantes extraños, de un zorro astuto y de una flor vanidosa; es el mundo en el que el escritor francés Antoine de Saint-Exupéry creó a su personaje e historia más famosa. Un pequeño príncipe que nos enseña lo más importante de la vida, que nos recuerda el valor de las cosas y que nos invita a soñar y viajar por el mundo, pero sobre todo por nuestra imaginación. Un libro que nos rememora lo que es ser niños y que nos recuerda que debemos ver con el corazón.

 

Ciudad VLC te trae una recopilación de frases inolvidables de Antoine de Saint-Exupéry plasmadas en su obra “El Principito”.

 

En el natalicio de Antoine de Saint-Exupéry: Frases que nos marcaron de "El Principito" | Ciudad VLC

 

La primera de las frases aparece, nada más y nada menos, que en el prólogo:

 

“Pido perdón a los niños por haber dedicado este libro a una persona mayor. Tengo un motivo importante para ello: esta persona mayor es el mejor amigo que tengo en el mundo. Tengo otro motivo, además: esta persona mayor puede entenderlo todo, hasta los libros para niños. Tengo aún un tercer motivo: esta persona mayor vive en Francia, donde padece hambre y frío. Tiene mucha necesidad de ser consolado. Si todos estos motivos no son suficientes, quiero, entonces, dedicar este libro al niño que una vez fue esa persona mayor. Todas las personas mayores han sido primero niños. (Pero pocos lo recuerdan).”

 

“Los hombres ya no tienen tiempo para conocer nada; compran las cosas ya hechas a los comerciantes; pero como no existe ningún comerciante de amigos, los hombres ya no tienen amigos”.

 

“Las personas mayores nunca son capaces de comprender las cosas por sí mismas, y es muy aburrido para los niños tener que darles una y otra vez explicaciones”.

 

“Lo hermoso del desierto es que en cualquier parte esconde un pozo”.

 

“A los mayores les gustan las cifras. Cuando se les habla de un nuevo amigo, jamás preguntan sobre lo esencial del mismo. Nunca se les ocurre preguntar: “¿Qué tono tiene su voz? ¿Qué juegos prefiere? ¿Le gusta coleccionar mariposas?” Pero en cambio preguntan: “¿Qué edad tiene? ¿Cuántos hermanos? ¿Cuánto pesa? ¿Cuánto gana su padre?” Solamente con estos detalles creen conocerle”.

 

“Caminando en línea recta no puede uno llegar muy lejos”.

 

“Bebo para olvidar que soy un borracho”.

 

“Para los vanidosos todos los demás hombres son admiradores”.

 

“Te miraré de reojo y tu no dirás nada. La palabra es fuente de malentendidos”.

 

“Esto que veo aquí no es más que una corteza. Lo verdaderamente importante es invisible”.

 

En el natalicio de Antoine de Saint-Exupéry: Frases que nos marcaron de "El Principito" | Ciudad VLC

 

“Los hombres -dijo el principito- se meten en los rápidos pero no saben dónde van ni lo que quieren. Entonces se agitan y dan vueltas”.

 

“Los hombres ocupan muy poco lugar sobre la Tierra… Las personas mayores no les creerán, seguramente, pues siempre se imaginan que ocupan mucho sitio”.

 

“A veces tenemos que aguantar a las orugas si queremos disfrutar de las mariposas”.

 

“Fue el tiempo que pasaste con tu rosa lo que la hizo tan importante”.

 

“Nada en el universo sigue siendo igual si en alguna parte, no se sabe dónde, un cordero que no conocemos ha comido, o no, a una rosa”.

 

“Tú no eres para mí todavía más que un muchachito igual a otros cien mil muchachitos. Y no te necesito. Tampoco tú tienes necesidad de mí. No soy para ti más que un zorro entre otros cien mil zorros semejantes. Pero si me domesticas, entonces tendremos necesidad el uno del otro. Tú serás para mí único en el mundo, yo seré para ti único en el mundo…”.

 

“Es una cuestión de disciplina, – me decía más tarde el Principito -. Cuando por la mañana uno termina de arreglarse, hay que hacer cuidadosamente la limpieza del planeta”.

 

“¿Y de qué te sirve poseer las estrellas?

-Me sirve para ser rico.

-¿Y de qué te sirve ser rico?

-Me sirve para comprar más estrellas”.

 

En el natalicio de Antoine de Saint-Exupéry: Frases que nos marcaron de "El Principito" | Ciudad VLC

 

“Si alguien ama a una flor de la que sólo existe más que un ejemplar entre los millones y millones de estrellas, es bastante para que sea feliz cuando mira a las estrellas”.

 

“Me pregunto si las estrellas se iluminan con el fin de que algún día, cada uno pueda encontrar la suya”.

 

“Es tan misterioso el país de las lágrimas…”

 

“Es una locura odiar a todas las rosas sólo porque una te pinchó. Renunciar a todos tus sueños sólo porque uno de ellos no se cumplió”.

 

“Cuando el misterio es demasiado impresionante, es imposible desobedecer”.

 

“Cuando mires al cielo, por la noche, como yo habitaré en una de ellas, como yo reiré en una de ellas, será para ti como si rieran todas las estrellas. ¡Tú y solo tú tendrás estrellas que saben reír!”

 

“Solo se ve bien con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos”.

 

“Y cuando te hayas consolado (uno siempre termina por consolarse) te alegrarás de haberme conocido”.

 

Muerte de Antoine de Saint-Exupéry

Después de 27 meses en América del Norte, Saint-Exupéry regresó a Europa para volar con las Fuerzas francesas libres y luchar con los Aliados en un escuadrón basado en el Mediterráneo.

 

Se cree que Antoine de Saint-Exupéry murió el 31 de julio de 1944, aunque aún no se ha confirmado. La última misión de reconocimiento de Saint-Exupéry fue para recoger información para la inteligencia sobre los movimientos de las tropas alemanas en el valle del Ródano y sus alrededores antes de la invasión aliada del sur de Francia, conocida como Operación Dragon. El 31 de julio de 1944, a las 8:45 horas, despegó a bordo de un Lightning P-38 sin armamento de una base aérea en Córcega.

 

Como no regresó, a las 13:00 el capitán René Gavoille (comandante de la escuadra), advirtió a los radares acerca de la desaparición de Saint-Exupéry.​ A las 14:30, el avión se dio por desaparecido.​ El 1 de agosto, una mujer informó haber visto un accidente aéreo alrededor del mediodía, cerca de la bahía de Carqueiranne junto a Tolón. Un cadáver sin identificar que llevaba insignias francesas fue encontrado varios días después al este del archipiélago Frioul al sur de Marsella y enterrado en Carqueiranne en septiembre.

 

El 7 de septiembre de 1998,​ un pescador local​ encontró, a media milla náutica (927 metros) al este de la isla de Riou (unos 20 km al sureste de Marsella), una pulsera de plata de identidad con el nombre de Saint-Exupéry y de su esposa Consuelo enganchado a un trozo de tela, probablemente de su traje de vuelo.

 

En el natalicio de Antoine de Saint-Exupéry: Frases que nos marcaron de "El Principito" | Ciudad VLC

 

El 23 de mayo de 2000, un buzo llamado Luc Vanrell encontró los restos de un P-38 Lightning esparcidos en el fondo del mar, cerca de donde se había encontrado el brazalete.​ Los restos del avión se recuperaron el 3 de octubre de 2003. El 7 de abril de 2004, investigadores del Departamento de Arqueología Subacuática confirmaron que los restos del avión encontrados eran, ciertamente, los del Lightning P-38 F-5B de reconocimiento de Saint-Exupéry.

 

 

Ely Reyes/Ciudad VLC

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here