Biografías Paralelas (3): Buñuel / Saura es una aproximación biográfica doble de ambos directores cinematográficos españoles. JCDN.

Luis Buñuel y Carlos Saura son referentes del cine de autor español y, por supuesto, universal.

El primero de ellos nació en Calanda al inicio del siglo XX y fallecería el año 1984 en Ciudad de México, mientras que el segundo nació en Huesca el año 1932.

Don Luis Buñuel es nuestro cineasta predilecto, mientras que Carlos Saura nos entusiasmó en nuestras primeras incursiones como espectadores de un cine autoral muy distante del comercial en la Valencia de los 80, en los cines de los C.C. La Viña y el HS Center los martes selectos de Daniel Labarca, espacios cinéfilos lamentablemente desaparecidos hoy.

 

cineasta padre sobre el realizador hijo

Más que la fluencia del cineasta padre sobre el realizador hijo, tenemos un diálogo fructífero que nos revela la personalidad de cada quien y cada cual.

Hay sus coincidencias y sus desencuentros que no culminan en el parricidio. A Dios gracias que cuida del agradecido ateo que fue Don Luis Buñuel.

Luis Buñuel y Carlos Saura
“Viridiana” (1961), de Luis Buñuel.

Por ejemplo, “Viridiana” (1961), la bomba que estalló en las barbas del franquismo en el Festival de Cannes, Buñuel toca de manera irreverente, surrealista pura y simulada el tema del incesto entre el hombre mayor [Fernando Rey] y la jovencísima sobrina y ex novicia [Silvia Pinal].

Del sexo no consumado con el patriarca al trío sugerido entre el primo [Paco Rabal], la piadosa viuda Viridiana y la sirvienta que juegan cartas al final de la película.

En “Elisa, vida mía” (1977) de Saura, el incesto entre el padre biológico [de nuevo un proverbial Fernando Rey] y la hija Elisa [Geraldine Chaplin], sucede en el inconsciente por vía onírica y a través de los pensamientos peregrinos que se difuminan en los mecanismos psicológicos de represión de los deseos sexuales.

Luis Buñuel y Carlos Saura

La celopatía y la infidelidad encienden con un humor extremo el último film de Buñuel,Ese oscuro objeto del deseo” (1977) en el cual Conchita [encarnada por dos actrices, la francesa muy comedida  Carole Bouquet y la española ninfómana Ángela Molina] atribula a su muy madura pareja [encarnada por el amigo Rey] hasta ridiculizarlo.

El cinturón de castidad sería un fetiche que media en las relaciones de Poder entre ambos o, mejor dicho, el trío atípico de amantes que van en tren.

Saura, embebido de la música y el baile flamencos

Saura, embebido de la música y el baile flamencos, lo desarrolla de manera trágica y enfermiza en “Carmen” [1982, protagonizada por Antonio Gades y Laura del Sol] que vincula la novela de Merimeé, la ópera de Bizet y el montaje coreográfico de Gades.

La ficción narrativa y musical atrapa la realidad aparente de los ensayos coreográficos.

En la coleta del film “El Discreto encanto de la burguesía”, esto es “El Fantasma de la libertad”, Buñuel reproduce el cuadro de Goya que refiere los fusilamientos de mayo producto de la invasión napoleónica: El director disfrazado de cura, el productor Silberman y el co-guionista Carriere son los fusilados cinematográficos.

Luis Buñuel y Carlos Saura

Carlos Saura con el apoyo actoral de Paco Rabal, realiza una estupenda y nada convencional biografía de Francisco de Goya, “Goya en Burdeos”, por vía de la Instalación finisecular: un museo multi-media que vincula la pintura con las pantallas de video.

No nos sorprende el parecido entre Goya de Saura y el Don Lope de “Tristana” (1970) del maestro Buñuel: la sordera, las pocas pulgas de la hosquedad, lo anarquista natural y la predilección por mujeres más jóvenes.

Luis Buñuel  y el Oscar a la mejor película extranjera

“El Discreto encanto de la burguesía” (1972), siendo acreedor Luis Buñuel del Oscar a la mejor película extranjera, disecciona los vicios privados y el prestigio de esta clase dominante harto decadente pero poderosísima, ello en una pesadilla por episodios que no cesa. Se despedaza al clero, el ejército, el empresariado y la política sin compasión en espacios cuasi claustrofóbicos.

Saura nos presenta dos filmes, “Ana y los lobos” (1972) y “Cría cuervos” (1975).

En ambos casos, la anatomía patológica se refiere a los traumas mal curados de la sociedad española en los últimos instantes del Franquismo.

La lupa funde las miradas encontradas del psicoanálisis y la anti-psiquiatría en la claustrofobia de la casa de campo y el universo femenino cómplice y salvaje de la casa familiar en Madrid.

 

Finalmente, el cinéfilo no puede perderse “Buñuel y la Mesa del Rey Salomón”, un homenaje sentido, conmovedor y extraordinario al trío de la Residencia de Madrid [Buñuel, claro está, Dalí y Lorca] que incursiona en una peregrinación mística, diabólica y surreal en la hermosa y enigmática ciudad de Toledo.

LEE MÁS SOBRE BUÑUEL

José Carlos De Nóbrega / Ciudad VLC

1 Comentario

Deja un comentario