Pedro Téllez Carrasco | Ciudad VLC

BIOGRAFÍAS PORTÁTILES [8]: PEDRO TÉLLEZ CARRASCO

BIOGRAFÍAS PORTÁTILES [8]: PEDRO TÉLLEZ CARRASCO es la octava entrega de esta serie dedicada a las personalidades más destacadas de nuestra ciudad. Esta vez le toca al Doctor Téllez Carrasco, fundador del Psiquiátrico de Bárbula y docente de la Universidad de Carabobo en las Facultades de Medicina, Derecho y Educación.

 

Una ficha médica antigua del Doctor Pedro Téllez Carrasco

 

Sin lugar a dudas, el Doctor Pedro Téllez Carrasco [Madrid, 1928-Valencia, Venezuela, 2005] es uno de los constructores académicos y culturales de Valencia, la de Venezuela. El desmadre urbano, universitario y político-social de nuestra asediada ciudad, fracasa en ocultar y boicotear su valioso y simpático legado. A Dios gracias para su mayor gloria, como aseguran aún los jesuitas. El Doctor Téllez Carrasco llegó a Valencia, Carabobo, en 1961, luego de culminar sus estudios de medicina en Madrid el año 1951 y especializarse en Psiquiatría bajo la tutela del profesor López Ibor [referente fundamental de la profesión en España] entre 1952 y 1957 con quien compartió las aulas universitarias y los espacios hospitalarios.

 

NOTICIA RELACIONADA: LEE ESTE TEXTO SOBRE EL DOCTOR TÉLLEZ CARRASCO EN GALICIA

 

Pedro Téllez y Teresa Pacheco en el Sanatorio Esquerdo, España, en 1955

 

Establecido en esta ciudad, se casó con su colega, la Doctora Teresa Pacheco Miranda, teniendo esta apreciadísima pareja tres hijos: Santiago que en paz descanse, Pedro [escritor y psiquiatra] y Javier [artista multimedia]. Como se dijo al inicio, el Doctor Téllez Carrasco fue fundador del Psiquiátrico de Bárbula, uno de los centros de salud mental más importantes del país, junto a pioneros como el Doctor José Solanes [proveniente de Cataluña] y el venezolano Rómulo Aranguibel. Fue médico jefe de Servicio en la referida Colonia Psiquiátrica desde el 1° de octubre de 1961 hasta su jubilación el 31 de diciembre de 1996. Asimismo impartió clases en las facultades de Medicina, Derecho y Educación de la Universidad de Carabobo.

 

Pedro Téllez en su casa de Valencia, Carabobo

Además de su actividad clínica y pedagógica –todo un escrutador de almas esquivas-, el Doctor Pedro Téllez Carrasco fue un incansable promotor cultural. Este médico y humanista coadyuvó al desarrollo y promoción de la revista “Nanacinder” [1954-1962] dentro y fuera del Psiquiátrico, antecedente lúdico de las publicaciones periódicas auspiciadas por la Universidad de Carabobo: “Zona Tórrida” [de la que fue miembro de la Redacción], “Poesía” y “La Tuna de Oro”. En “Nanacinder” no sólo se mezcló el arte y la literatura con lo terapéutico, sino que también encarnó La Edad de Oro en la que los psiquiatras y los pacientes dialogaban e intercambiaban roles como durante un Carnaval sin fin. Lamentablemente, esta publicación artesanal en esténcil desapareció tiempo después por la indolencia del censor de turno en el Ministerio de Sanidad y Asistencia Social. En uno de los ejemplares de “La Tuna de Oro”, su hijo y también psiquiatra Pedro Téllez Pacheco realizó una interesante antología y un esclarecedor ensayo sobre la revista. También Téllez Carrasco acompañó las actividades del Taller de Arte Psicopatológico, del cual la ciudad obtuvo buenos resultados médicos y artísticos [algunos de los cuadros formaron parte de la exposición “La Extracción de la piedra de la locura” de su hijo menor Javier].

 

QUIZÁS TE INTERESE: CARLOS YUSTI SOBRE LA REVISTA “NANACINDER”

 

El Doctor y escritor Pedro Téllez Pacheco, hijo del Doctor Téllez Carrasco

En locaciones como el ya extinto Ateneo de Valencia [hoy Museo de Arte Valencia], la desaparecida Peña Braulio Salazar del “Perecito” y la Galería de Arte de la UC, el Doctor Pedro Téllez Carrasco nos ametralló con su verbo culto y raudo en conferencias sobre diversos tópicos del arte y la literatura, las cuales lo transfiguraban en una personalidad integradora del conocimiento como las que abundaban en la Europa del Renacimiento.

 

Ello bien apertrechado con las gafas, la lupa incandescente y las láminas extraídas de su estupenda biblioteca. Por fortuna, seguimos disfrutando de su Biblioteca en la casa familiar de Valencia: un espacio cultural freudiano al amparo de los burócratas de la UC que desaparecieron no hace mucho la Biblioteca del Departamento de Salud Mental [¿los libros de psiquiatría se reciclaron para curarnos el afán lector del Quijote?].

 

Su Historia de la Psiquiatría en Carabobo, publicada por la UC pocos años antes de su fallecimiento en 2005, constituye un libro incunable que aborda con apretada síntesis, gratificante amenidad y amplísima documentación el rostro psicopatológico de la Gran Valencia. Nuestra deuda es doble: reseñarlo en la “Barca de Papel”, nuestra sección bibliográfica en este diario, y asegurarle un sitial destacado en nuestro Anticanon literario de Carabobo [acompaña también al Doctor Solanes como ensayista a considerar con respetuosa atención].

 

Su catolicismo militante no lo abandonaría ni en el sepelio: A falta de sacerdote católico, su hijo Pedro le proveyó de un pope ortodoxo [se sabe que nuestros curas son tan escasos en Diciembre como los taxistas en temporada lluviosa]. Por eso [y muchas cosas más] siempre lo tuvimos como el conservador más tratable y simpático de esta ciudad en la que godos y saltimbanquis siguen fastidiándonos.

 

LEE TAMBIÉN LA BIOGRAFÍA PORTÁTIL DE FÁVER PÁEZ

 

José Carlos De Nóbrega / Ciudad VLC 

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here