“Veremos cómo la correlación de fuerzas en América Latina volverá a los pueblos. Veremos cómo se revierte esta ola conservadora”, auguró este lunes el canciller de la República Bolivariana de Venezuela, Jorge Arreaza.

 

“Estamos a las puertas de un momento histórico en Latinoamérica”, aseguró el diplomático venezolano en La Habana, donde participó en el Encuentro de Solidaridad con Venezuela organizado por estudiantes y movimientos sociales cubanos de la Universidad de la Informática.

 

 

“A través de elecciones en proceso los pueblos dirán y estamos a las puertas de grandes victorias, pero hay que resistir con fuerza, como la resistencia de Cuba y Venezuela”, dijo.

 

Las apreciaciones sobre los cambios en la región serán determinantes, reiteró, aunque se excusó de no poder opinar más sobre los diversos procesos comiciales que se desarrollarán en el continente este año.

 

Arreaza advirtió que los gobiernos de derecha en la región buscan demoler los procesos de integración como la Unión de Naciones del Sur (Unasur), la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), entre otros, pero la resistencia la están haciendo la Alianza Bolivariana de Los Pueblos (Alba-TCP) que se reúne en Cuba esta semana y para lo cual arribó este lunes en La Habana.

 

Canciller

 

Alba es integración verdadera, no persigue ganancia material ni acumulación de capitales o inversiones lucrativas.

 

“Es cooperación en salud, apoyo a los pueblos del Caribe, PetroCaribe, para el desarrollo caribeño y de Centroamérica. Es otro tipo de integración”, reiteró.

 

Pidió además de resistencia ir a la ofensiva contra la guerra irregular del imperialismo.

 

 

El canciller Arreaza reveló que los planes de Washington en enero eran que Maduro no sería presidente este 20 de mayo y se llevaron una sorpresa.

 

“Hasta Trump tuvo que decir que Maduro es un “Top player”, recordó, sobre el “hueso duro” que resultó ser ante el golpe desinflado del imperio.

 

 

Plan imperialista se ha venido desinflando

El diplomático venezolano consideró que el plan imperialista contra Venezuela se ha venido desinflando y pasará a la historia como otro mal recuerdo pero aunque se está venciendo aún no se ha triunfado: “La victoria final costará”.

 

Confirmó que está en proceso en Noruega una exploración de diálogo para la paz y el entendimiento con sectores de la oposición, que ahora el autoproclamado trata de desvirtuar asegurando que no fueron a dialogar e insiste en el golpe.

 

Arreaza reveló que la reunión con el Comando Sur de EE.UU. con la que amenazaron también se desinfló, por cuanto el embajador que usurpa la embajada en ese país, Carlos Vecchio, solo fue recibido por funcionarios de menor rango.

 

“Parece que lo atendió una secretaria del Pentágono. No se reunió con el Jefe del Comando Sur”, dijo.

 

 

El Canciller recordó las palabras del presidente de Bolivia, Evo Morales, quien aseguraba que en EE.UU. nunca hubo un golpe de Estado como los que han provocado en América Latina por la sencilla razón de que allá no hay una embajada norteamericana en Washington.

 

Aconsejó a Donald Trump tener ojo avizor con la embajada que allanaron para dársela al usurpador.

 

“Bueno, ahora tienen que tener cuidado, porque ese señor que dice que es embajador de Venezuela (Vecchio) es embajador de EE.UU. ante los EE.UU. Cuidado tiene que tener Trump, porque ahora tienen una embajada allí”, ironizó el canciller Arreaza.

 

 

 

No dejes de leer: Presidente Maduro ratifica llamado al diálogo y pide adelantar elecciones a la AN

 

 

Ciudad VLC/VTV

2 Comentarios

Deja un comentario