La ‘Carta de Jamaica’ fue un documento que Simón Bolívar escribió en Kingston el 6 de septiembre de 1815 , y el cual estaba dirigido a un inglés quien se presume pudo haber sido Henry Cullen, súbdito británico, residenciado en Falmouth, cerca de Montego Bay, en la costa norte de Jamaica.

La edición en inglés de dicha carta tuvo el título de A friend y en castellano, ‘Un caballero de esta isla’. El texto más antiguo que se conoce es el manuscrito borrador de la versión inglesa conservado en el Archivo Nacional de Colombia, Bogotá, en el fondo Secretaría de Guerra y Marina, volumen 323.

La primera publicación conocida de la Carta en castellano apareció impresa en 1833, en el volumen XXI, Apéndice, de la Colección de documentos relativos a la vida pública del Libertador, compilada por Francisco Javier Yánez y Cristóbal Mendoza.

No se ha localizado el manuscrito original castellano, ni se conoce copia alguna entre 1815 y 1883, salvo las 2 publicadas en inglés, de 1818 y 1825.

 

 

La Carta de Jamaica y su contexto histórico

Al llegar Bolívar a Kingston en 1815, contaba con 32 años. Para este momento llevaba apenas 3 años de plena responsabilidad en la lucha de emancipación, pues esta actividad la inicia a partir de la declaración del Manifiesto de Cartagena el 15 de diciembre de 1812.

Durante este período desarrolló una intensa actividad militar. Primero, en 1813, con la Campaña Admirable, que lo llevó vertiginosamente en pocos meses a Caracas el 6 de agosto de 1813 para intentar la refundación de la República, empresa que termina en 1814, en fracaso frente a las huestes de José Tomás Boves.

Luego de este fracaso regresa a la Nueva Granada, para intentar repetir la hazaña de la Campaña Admirable, acción que es rechazada por sus partidarios.

Sintiéndose incomprendido en Cartagena de Indias, decide tomar el 9 de mayo de 1815 el camino de destierro hacia Jamaica, animado por la idea de llegar al mundo inglés y convencerlo de su cooperación con el ideal de la independencia Hispanoamericana.

 

 

Carta de Jamaica

 

 

En Kingston vivirá desde mayo hasta diciembre de 1815, tiempo que dedicó a la meditación y cavilación acerca del porvenir del continente americano ante la situación de la política mundial.

La Carta de Jamaica fue concluida el 6 de septiembre de 1815 en Kingston. En ella Bolívar analiza en una primera parte, cuales habían sido hasta ese momento los sucesos históricos en todo el continente americano en la lucha por la libertad.

En términos generales, era un balance del esfuerzo realizado por los patriotas en los años transcurridos desde 1810 hasta 1815. En la parte central del documento se exponen las causas y razones que justificaban la decisión de los «españoles americanos» por la independencia.

 

 

Posteriormente, termina con una llamada a la Europa para que coopere con la obra de liberación de los pueblos hispanoamericanos. En la tercera y última parte, profetiza y argumenta sobre el destino de México, Centroamérica, la Nueva Granada, Venezuela, Buenos Aires, Chile y Perú.

Finalmente, culmina Bolívar su reflexión con una imprecación que repetirá hasta su muerte: la necesidad de la unión entre los países americanos.

Aunque la Carta de Jamaica fue escrita nominalmente a Henry Cullen, está claro que su objetivo fundamental era llamar la atención de la nación liberal más poderosa del siglo XIX, Inglaterra, a fin de que se decidiese a involucrarse en la independencia americana.

No obstante, cuando los británicos finalmente accedieron al llamado de Bolívar, éste prefirió la ayuda de Haití.

 

 

TE INTERESA LEER: VENEZUELA DECIDIRÁ FUTURO DE AMÉRICA Y EL CARIBE

 

 

Documento profético

Al respecto, el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, expresó que este “documento profético sigue vigente en la lucha diaria del pueblo que se mantiene firme ante las arremetidas del imperio de Estados Unidos”.

De esta Carta de Jamaica se extrajeron ocho de las frases y pensamientos más destacados de política y geopolítica del Libertador de este documento:

1.- Sobre la visión de Europa y Estados Unidos sobre la independencia de América

«¡Cuán frustradas han quedado nuestras esperanzas; no solo los europeos, pero hasta nuestros hermanos del norte se han mantenido inmóviles espectadores de esta contienda; que por su esencia es la más justa, y por sus resultados la más bella e importante de cuantas se han suscitado en los siglos antiguos y modernos! porque, ¿hasta dónde se puede calcular la trascendencia de la libertad del hemisferio de Colón?».

2.- Acerca de la Unidad de América

«Yo deseo más que otro alguno ver formar en América la más grande nación del mundo,  menos por su extensión y riquezas, que por su libertad y gloria».

3.- Su reflexión sobre la función de un gobierno

«Los Estados Americanos, han menester de los cuidados de gobiernos paternales, que curen las plagas y las heridas del despotismo y la guerra».

4.- Su opinión acerca de la situación política antes de la independencia

«La posición de los moradores del hemisferio americano, ha sido por siglos, puramente pasiva: su existencia política era nula. Nosotros estábamos en un grado todavía más abajo de la servidumbre, y, por lo mismo con más dificultades para elevarnos al goce de libertad».

5.- Un pueblo esclavo

«Los Estados son esclavos, por la naturaleza de su constitución, o por el abuso de ella: luego un pueblo es esclavo; cuando el gobierno, por su esencia, o por sus vicios hoya y usurpa los derechos del ciudadano o súbdito».

6.- La visión de unidad entre Venezuela y la Nueva Granada

«La Nueva Granada se unirá con Venezuela, si llegan a convenirse en formar una república Central cuya capital sea Maracaibo, o una nueva Ciudad que, con el nombre de Las Casas (en honor de este héroe de la filantropía) se funde entre los confines de ambos países, en el soberbio puerto de Bahiahonda».

7.- América Latina: una sola nación

«Es una Idea grandiosa pretender formar de todo el nuevo mundo, una sola nación con un solo vínculo que ligue sus partes entre sí y con el todo. Ya que tiene un origen, una lengua, unas costumbres y una religión, debería por consiguiente tener un solo Gobierno, que confederase los diferentes estados que hayan de formarse; mas no es posible, porque climas remotos, situaciones diversas, intereses opuestos, caracteres de semejantes dividen a la  América».

8.- Sobre el Congreso de Panamá

«¡Qué bello sería que el Istmo de Panamá fuese para nosotros lo que el de Corinto para los Griegos! ¡Ojalá! que algún día tengamos la fortuna de instalar allí un augusto Congreso de los representantes de las repúblicas, reinos e Imperios a tratar y discutir sobre los altos intereses de la Paz y de la Guerra, con las naciones de las otras tres partes del  Mundo».

 

 

Danilo González / Ciudad VLC / VTV

2 Comentarios

Deja un comentario