El Congreso de los Estados Unidos (EE.UU.) apunta su artillería hacia las las declaraciones de impuestos del Presidente Donald Trump, en busca de alguna irregularidad que les permita sacarlo del poder.

 

El presidente del Comité de Medios y Formas de la Cámara de Representantes le solicitó al El Servicio de Impuestos Internos (IRS por sus siglas en inglés), las declaraciones de impuestos personales y comerciales del presidente Trump por seis años,  solicitud que el presidente inmediatamente se negó a cumplir.

 

Los demócratas presionan para ver los registros de impuestos, en los que creen que podrían arrojar luz sobre los numerosos aspectos de los negocios del Presidente.

 

Los parlamentarios aseguran que probablemente la solicitud de las declaraciones se convertirá en una lucha judicial intensa y prolongada. 

 

El IRS (la cual es una división del Departamento del Tesoro) tiene hasta el 10 de abril para responder.

 

La solicitud se pudo realizar debido a una ley de 1924 que otorga amplios poderes a los presidentes del Comité de Medios y Alineamientos de la Cámara y al Comité de Finanzas del Senado para solicitar y recibir las declaraciones de impuestos de cualquier estadounidense.

 

Declaraciones de impuestos
El Presidente de EE.UU. se niega a presentar las declaraciones de impuestos por supuestamente estar en constante auditoría.

 

«El Congreso, como una rama de gobierno igualitaria, tiene el deber de supervisar los departamentos y los funcionarios», dijo el presidente del Comité de Medios y Modas, Richard E. Neal (D-Mass.) En una declaración.

 

Agregando que «El Comité de Formas y Medios, en particular, tiene la responsabilidad de supervisar nuestro sistema voluntario de impuestos federales y determinar cómo los estadounidenses, incluidos los elegidos para nuestro cargo más alto, cumplen con esas leyes».

 

Trump se niega a mostrar su declaraciones de impuestos

Trump rompió el precedente cuando se negó como candidato presidencial, y luego, cuando fue elegido, a liberar sus declaraciones de impuestos, algo que todos los presidentes desde Richard M. Nixon hicieron.

 

En este sentido, el mandatario esgrimió que estaba siendo auditado, aunque numerosos expertos aseguran que una auditoría no le habría impedido publicar sus declaraciones.

 

Declaraciones de impuestos
El congresista Richard Neal aseguró que la investigación no tiene colores políticos.

 

En un evento en la Casa Blanca el miércoles después de que Neal emitiera su solicitud, Trump repitió la misma explicación.

 

«Estamos bajo una auditoría, a pesar de lo que dice la gente, y resolviendo eso. Parece que siempre estoy bajo una auditoría, pero he estado bajo una auditoría durante muchos años porque los números son grandes, y supongo que cuando tienes un nombre , estás auditado», aseguró el Presidente.

 

«Pero hasta el momento en que no esté bajo una auditoría, no estaría dispuesto a hacerlo».

 

En privado, Trump les dijo a los asesores de la Casa Blanca que no planea entregar sus declaraciones de impuestos al Congreso, y que se opondrá ante Tribunal Supremo con la esperanza de detenerlo hasta después de las elecciones de 2020, según dos funcionarios del gobierno que hablaron bajo la condición de anonimato.

 

Los funcionarios del Tesoro no cumplirán con la solicitud hasta que estén obligados a hacerlo, dijeron los funcionarios.

 

Investigación pretende revisar todo el imperio Trump

La solicitud de Neal, que se hizo en una carta de dos páginas dirigida al comisionado del IRS Charles Rettig, busca detalles amplios sobre las declaraciones de impuestos personales de Trump desde 2013 hasta 2018, incluso si las declaraciones están o estuvieron bajo auditoría.

 

Neal también buscó información de entidades dentro del imperio empresarial en expansión de Trump.

 

Uno de ellos, Donald J. Trump Revocable Trust, es una entidad coordinadora que controla más de 100 empresas, incluido su Club Mar-a-Lago en Florida. Algunas de esas empresas también poseen una variedad de casas, hoteles, clubes de golf, sus propiedades en Escocia y el mismo nombre de Trump en el centro de Washington.

 

Neal también realizó solicitudes de DTTM Operations LLC y DTTM Operations Managing Member Corp, que posee una cantidad de otras LLC de Trump. Estas empresas cobran derechos de licencia de diversos productos de la marca Trump. En sus revelaciones financieras personales, Trump nunca reporta ningún ingreso de estas entidades.

 

Funcionario de Trump frente a una encrucijada

Neal no dijo qué hará si el IRS no cumple con su solicitud. Un portavoz, Daniel Rubin, dijo: «Creemos que la ley es clara, por lo que esperamos que el IRS cumpla».

 

«Pero estamos analizando cuáles son nuestras opciones ahora, incluidas todas las opciones legales, si no cumplen «.

 

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, se encuentra en la encrucijada si entregar o no las declaraciones de impuestos de su jefe al partido de la oposición. Vale aclarar que el secretario del Tesoro de EE.UU., lo elige el presidente de la república.

 

No está claro qué argumento legal podría usar Mnuchin para rechazar la solicitud, ya que es poco probable que los registros de impuestos se consideren protegidos bajo el «privilegio ejecutivo» porque no pertenecen a las acciones de Trump durante su estancia en la Casa Blanca.

 

La ley que permite a Neal solicitar las devoluciones establece que el secretario de tesorería «deberá» entregar los registros pertinentes. No parece darle a Mnuchin mucho margen de maniobra.

 

El fantasma del abuso de poder y la corrupción ronda la Casa Blanca

Los demócratas del Congreso iniciaron una serie de investigaciones sobre los tratos financieros de Trump y las denuncias de abuso de poder y corrupción pública.

 

Steven Mnuchin, secretario del Tesoro de EE.UU.

 

En este sentido, piensan que la información contenida en sus declaraciones de impuestos podría ser crítica para responder muchas de sus preguntas, incluso si representó de manera incorrecta su riqueza a los aseguradores y bancos, y si tiene vínculos financieros con gobiernos extranjeros que podrían empañar su juicio sobre asuntos de política exterior relacionados a Rusia o Arabia Saudita.

 

Mnuchin testificó ante el comité de Neal hace varias semanas y se le preguntó si cumpliría con esa solicitud. Se negó a responder, solo dijo que consultaría con su asesor legal.

 

Sin embargo, señaló que parecía haber un pequeño precedente para que el Congreso buscara los registros de impuestos de un funcionario electo.

 

«No sé si alguna vez hubo una solicitud de declaración de impuestos de un funcionario electo, pero seguiremos la ley y protegeremos al presidente como protegeríamos a cualquier contribuyente individual bajo sus derechos», dijo Mnuchin.

 

También aseguró que no había discutido el asunto de la declaración de impuestos con Trump ni con ningún otro funcionario de la Casa Blanca.

 

El partido Republicano contra ataca

Neal está bajo la presión de algunos demócratas este año para avanzar rápidamente en la solicitud de devolución de impuestos, dado que el esfuerzo podría llevar a batallas judiciales prolongadas.

 

Dclaraciones de impuestos
El Senador Charles E. Grassley cuestionó la legitimidad de la solicitud.

 

“Me tomo la autoridad para hacer esta solicitud muy seriamente, y la abordo con el mayor cuidado y respeto. Esta solicitud es sobre política, no política”, dijo Neal en su carta al IRS. «Mis acciones reflejan una reverencia duradera por nuestra democracia y nuestras instituciones, y de ninguna manera se basan en la emoción del momento o el partidismo».

 

El presidente del Comité de Finanzas del Senado, Charles E. Grassley (R-Iowa), dijo que ve la solicitud de Neal como política.

 

Grassley agregó que no cree que vaya a hacer una solicitud similar para las declaraciones de Trump, aunque anteriormente aseguró que si los demócratas de la Cámara de Representantes obtienen las declaraciones de impuestos de Trump, él también querrá que su comité las tenga.

 

Junto con Neal, Grassley es el otro legislador del Congreso con el poder legal para solicitar las declaraciones de impuestos de una persona.

 

«No creo que las cosas que hicieron Nixon y LBJ para usar el IRS con fines políticos sean legítimas, y veo esto como algo político», dijo Grassley.

 

«Estoy muy a favor que cualquier miembro del comité, la Cámara de Representantes o el Senado, haga cualquier supervisión que quieran, ya sea que las leyes se ejecuten fielmente, porque ese es nuestro trabajo bajo la supervisión constitucional. Pero hacerlo con fines políticos no es legítimo».

 

 

LEA TAMBIÉN: CONGRESO DE EE.UU. YA ENCONTRÓ EL CAMINO PARA DESTITUIR A TRUMP.

 

 

Ciudad VLC/Tomado de The Washington Post.

1 Comentario

Deja un comentario