Vagina

Siempre pensamos que después de un parto tu vagina cambia. Pues de cierto modo nuestro cuerpo cambia.

 

Es cierto que sus características originales nunca llegan a ser las mismas por completo, como tampoco lo son para el útero, el abdomen, las mamas.

 

Sin embargo, el tiempo y el ejercicio físico —incluidos los famosos ejercicios de Kejel— permiten recuperar la fisiología normal casi al 100%.

 

 

No se estira eternamente después del parto

Aunque el tamaño de la vagina varía al tener un bebé, eso no quiere decir que ya no deje de ‘estirarse como un chicle’ para siempre y pierda toda su elasticidad. Dependerá mucho de la duración del parto y del tamaño del recién nacido.

 

“La vagina es un conducto de estructura muscular capaz de modificarse profundamente durante el embarazo para aumentar su capacidad y permitir el paso del recién nacido, sin excesivas lesiones. A pesar de que, excepcionalmente, hay que realizar la famosa episiotomía para evitar desgarros graves”.

 

Tampoco hay varios tamaños de vagina

El tamaño medio se encuentra entre 6 y 8 centímetros, aunque durante la estimulación sexual puede llegar a alcanzar entre los 10 y 12 centímetros.

 

TE INTERESA: UN NUEVO ‘VIAGRA’ FEMENINO APRUEBAN EN EE.UU.

 

Por ello, si las relaciones sexuales son dolorosas (dispareunia) nunca debe achacarse a un tamaño pequeño o a una vagina ‘corta’, sino a otras posibles causas que han de consultarse con un especialista.

“La longitud vaginal es más o menos la misma, pudiendo variar en función de rasgos raciales y fenotípicos, pero dentro de un estrecho margen”, aclara.

 

El picor o escozor no siempre implica hongos

Cuando tienes intensos picores, enrojecimiento y una secreción similar a la ‘cuajada’, piensas: ‘ya tengo cándida’.

 

Pero cuidado, no corras a la farmacia a por unos óvulos o una pomada antifúngica por tu cuenta, porque hay otras infecciones vaginales que tienen síntomas similares.

 

“Hongos, como la cándida, son microorganismos ‘oportunistas’ -pues viven naturalmente en la vagina- pero cuando se alteran ciertas condiciones, pueden crecer más de lo normal y generar una candidiasis.

 

Otros tipos de hongos, como lagardnerella, pueden ocasionar una vaginosis. También enfermedades de transmisión sexual, como la tricomoniasis, causan picor intenso y flujo anómalo.

 

Ciudad VLC / Sexo Con K

1 Comentario

Deja un comentario