El lunes el papa Francisco inició una visita a la patria de Allende y Rubén Darío que se prolongará hasta el jueves. Una visita donde no han faltado los ataques a iglesias, las críticas y el escándalo por abusos sexuales cometidos por sacerdotes.

Papa Francisco en su visita a Chile

Según la encuestadora Latinobarómetro –en información extraída del portal elpais.com- Chile es el país suramericano con menor cantidad de población católica. Mientras Paraguay registra un 89% de devotos, seguido de Colombia y Perú con 73%, Chile reconoce menos de un 50% de población no católica –según la encuestadora, 44%-. Lo preocupante de la cifra –para los católicos claro- es que la disminución de fieles no ha sido como consecuencia de su traslado a otros cultos, como son el caso de Brasil y de los países centroamericanos donde la iglesia evangélica –en sus distintas vertientes- ha captado grandes sectores de la población. Lo alarmante es que el 38% de los chilenos señala “no tener una religión”.

A la “falta de devoción” de los chilenos se suma los escándalos de abusos sexuales por religiosos católicos a menores de edad. En Chile, casi 80 sacerdotes abusaron de menores, según una lista distribuida por la ONG estadounidense Bishop Accountability que desde el 2003 se dedica a publicar los registros de abusadores dentro de la Iglesia católica.

En medio de semejante cuadro, el papa Francisco inició su pequeño periplo por el país austral. Un encuentro que ha paralizado a la sociedad chilena y que se ha prestado a las más diversas lecturas.

 

¿Un espaldarazo a los movimientos progresistas?

 

El papa Francisco, conocido peronista, ya ha visitado Brasil, Ecuador, Bolivia, Paraguay, Cuba, México y Colombia; y ahora comienza esta doble visita a Chile y Perú. Incluso para los más moderados es evidente que el sumo pontífice no quiere recalar en la Argentina de Macri.

Papa Francisco en su visita a Chile

Miles de argentinos han cruzado la frontera para poder ver a su compatriota en tierras ajenas. El gobierno de Macri guarda un incómodo silencio ante el evidente desaire, mientras Francisco, que ya ha sido recibido por la presidente saliente Michel Bachelet, en ningún momento plantea como parte de su agenda una reunión con el presidente electo Sebastián Piñera, conocido empresario de derecha al igual que Macri. Los esfuerzos del papa por mediar en la situación venezolana y sus llamados de atención a la dirigencia católica de este último país parecieran confirmar que las simpatías del Obispo de Roma están con las fuerzas progresistas de la región.

DE TU INTERÉS: DERECHA BRASILEÑA QUIERE ELIMINAR POLÍTICAMENTE A LULA

Los costos, las protestas y las iglesias incendiadas

Sin embargo, los señalamientos desde distintos sectores son numerosos. Los costos que implica la visita papal son objeto de escrutinio y de censura hasta en las paredes –grafitis-. El alto clero católico chileno, de posturas abiertamente derechistas, se ha distanciado de la población más vulnerable y en las protestas en favor de los mapuches las críticas a la actuación complaciente de la iglesia no se han hecho esperar.

Papa Francisco en su visita a Chile

El martes, horas después del arribo del papa, tres iglesias católicas fueron objeto de ataques incendiarios. Con los episodios de este martes suman nueve las iglesias católicas que han sido blanco de agresiones incendiarias o explosivos desde la semana pasada en Chile.

JV Castillo / Ciudad VLC / telesur.tv.net / elpais.com / elmundo.es

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here