Primero, Pompeo y Abrams abren fuego contra la oposición venezolana. Luego Almagro y el ABC de España sostienen extrañamente una tendencia contra el autoproclamado. La derrota del 23 de febrero, en los puentes fronterizos con Colombia, sigue hoy dejando su estela de quiebre. La descompuesta “ayuda humanitaria” y los dólares llegados a Cúcuta hoy sirven de excusa al imperio para el “cambio” de planes.

 

Evidentemente que a Pompeo no se le filtró nada.  Mientras que Almagro, no actúa si no recibe el visto bueno de la Casa Blanca. Por su parte el ABC de España sostiene que Trump, frustrado por tantas fallas (plomo contra Guaidó) se muestra desinteresado.

 

Si Pompeo agarró desprevenido a más de uno, el medio digital mayamero, PanAm Post, alborotó el viernes 14 un verdadero nido de alacranes.

 

Con la firma de un periodista, fervientemente antichavista, Orlando Avendaño, tituló: “Enviados de Guaidó se apropian de fondos para ayuda humanitaria en Colombia”. Y le sigue un pequeño sumario que sentencia: “Desvío de dineros, malversación de fondos, inflación de cifras, fraude y amenazas para que emisarios del presidente Guaidó se rodeen de lujos”.

 

 

LEER TAMBIÉN: ACÁ LA CARTA DONDE GUAIDÓ AUTORIZA A BARRERA Y A ROJAS COMO SUS DELEGADOS EN COLOMBIA 

Almagro solicita investigación

La denuncia activó las redes sociales en Venezuela, en Colombia y en Miami. Antes que los tuiteros chavistas movieran las teclas ya estaba solicitando una “investigación esclarecedora de graves cargos”. Y de seguida se fue a la defensiva: “No hay democratización posible bajo la opacidad de actos de corrupción”.

 

Guaidó

 

PanAm Post existe para atacar al chavismo, a la revolución bolivariana y a todo lo que huela a izquierda. El texto publicado por Avendaño “devela”, lo que ya había sido develado por Jorge Rodríguez, ministro de comunicaciones de Venezuela: “El 23 de Marzo denunciamos gigantesca trama de corrupción de Guaidó con dinero enviado a Cúcuta para reclutar sicarios. Aparecen (en el celular de Marrero) relación con “Rosana de Cúcuta” y la cuentas en las que se deposita a Rosana centenas de miles de dólares”, escribió.

 

 

 

Las “revelaciones” de PanAmPost obedecen, en parte a la guerra de cuchillo interna que existe en el seno de la oposición. Para ello se valen del entramado de nombres y de acciones ocurridas semanas antes y semanas después del 23 de febrero.

El Tic Tac contra Guaidó

El Tic Tac contra el autonombrado se inicia con la muerte de fechas y plazos vencidos.

 

La marca más emblemática del calendario es la del 23 de febrero, cuando la “ayuda humanitaria entraría a Venezuela sí o sí”. No sólo fue un estruendoso fracaso por sí mismo, sino que arrastró a Mike Pence, a Iván Duque, a Sebastián Piñera y a otros que hoy apuntan hacia nuevos planes.

 

Si el 30-A, con la fracasada tragicomedia en la autopista al lado de La Carlota, fue un punto de inflexión para el “gobierno” de Guaidó, el viernes 14 de junio se convirtió en el quiebre.

 

Con el alboroto de Alacranes, Guaidó, a instancia de Alberto Federico Ravell, solicitó a Colombia investigar presuntos hechos de corrupción de sus delegados en ese país.

 

Avendaño sostiene que por contactos con la inteligencia neogranadina, sabía que Caracas (Guaidó y López) habían sido informados de lo que ocurría con su delegación.

 

«Delegación en Colombia ha manejado con austeridad y limitaciones económicas situación de militares en ese país. Ante denuncias, pido al Embajador @calderonberti solicitar formalmente a organismos de inteligencia colombiana la investigación necesaria. ¡Transparencia ante todo!», escribió en twitter.

 

 

Peñaloza y Barrera militantes de Voluntad Popular

La denuncia del medio digital mayamero señala directamente a dos enviados por el autonombrado para que lo representaran en Colombia.

El 24 de febrero Guaidó había enviado comunicación al canciller Trujillo García:

 

”…me dirijo a usted a fin de hacer de su conocimiento la designación de los señores Kevin Javier Peñaloza y Rossana Edith Barrera Castillo  (pasaportes: 1228890383 y 111706941) como representantes del gobierno legítimo de la República Bolivariana de Venezuela ante las autoridades de la República de Colombia, para atender la situación de los venezolanos, civiles y militares que ingresan al territorio de Colombia buscando ayuda y refugio…”.

 

Peñaloza y Barrera, ambos militantes del grupo de extrema derecha Voluntad Popular, aparecen como los más visibles del entramado de corrupción con los dineros que le han robado a Venezuela.

 

NO DEJES DE LEER: FISCALÍA COLOMBIANA INVESTIGARÁ TRAMA DE CORRUPCIÓN ATRIBUIDA A GUAIDÓ

 

 

En el texto de Avendaño hay un párrafo muy preciso:

“Barrera, junto a Kevin Rojas, asumió completamente la operatividad de lo que ocurría en Cúcuta y se encargó del manejo de fondos para el pago de la estadía de los militares. Las alarmas se encendieron cuando, según me dijo un funcionario de la inteligencia colombiana, Barrera y Rojas empezaron a llevar una vida que no se correspondía con quienes eran”.

 

 

PanAm Post realiza control de daños

PanAm Post, no editorializa. Un editorial es un texto de opinión en el que refleja el compromiso directo del medio. El pasado domingo 16 PanAm Post publicó un editorial en el que busca establecer “control de daños” por lo publicado el viernes 14:

EDITORIAL: ante la controversia por el uso de fondos para la ayuda humanitaria

Tamaña controversia en los nidos de alacranes en Venezuela, Cúcuta, Bogotá y en Miami.

 

Guaidó

Resalta en el editorial: ”…En PanAm Post hacemos votos por el éxito del Gobierno interino del presidente Guaidó por derrotar al usurpador. Al mismo tiempo continuaremos exigiéndole a su Gobierno lo que siempre le hemos exigido al chavismo: eficacia y honestidad…”

 

PanAm Post dice que nació para defender la libertad. Dispuesto a enfrentar a quien  limite la acción humana  y a quien intente suprimir “…el concepto de Democracia Liberal Representativa” existente desde que se inventó en Estados Unidos en 1776”.

 

Defiende y justifica la publicación del texto elaborado por Avendaño, como defensa de principios que obligan a ser intolerantes con la autocensura.

 

La denuncia hecha pública el 14J vincula a Barrera y a Rojas en gastos de hoteles, comidas, bebidas y otros. Pero por ninguna parte se asoma el otro aspecto de la denuncia  realizada por el ministro Jorge Rodríguez. Nada se dice que en Colombia se concentraba dinero, robado al país para reclutar sicarios y entrenarlos, para traerlos a Venezuela a acciones terroristas.

 

¿Quién ataca a quién?

¿Será coincidencia lo dicho por Pompeo, sumado a Abrams y la denuncia de PanAm Post, respaldada inmediatamente por Almagro?.

 

¿Pero quién ataca?,¿ acaso Washington?,¿ pero a quién, a Oslo-Estocolmo o a Guaidó?

 

Evidentemente lógico que nada concreto de lo que se llevó a la mesa en Oslo, y ahora a Estocolmo, se ha hecho público. Se puede intuir que en la agenda está presente el tema electoral. De lo que sí se sabe es que el autonombrado anda por el país en una especie de gira electoral.

 

 

La vocería del imperio, incluyendo a Almagro ha desestimado los encuentros gobierno oposición.

 

La división interna del antichavismo ahora tiene un extraño reflejo en el entorno internacional, que respalda el derrocamiento de la Revolución Bolivariana. El mismo medio PanAm Post publica que en el Gobierno de Iván Duque hay malestar porque se enteraron de los encuentros de Oslo por los medios informativos.

 

Si se mantiene el desmoronamiento de la figura de Juan Guaidó, y Washington termina por darle la espalda, este tendrá que agudizar los niveles de seguridad. Porque en ese contexto, quedará abiertamente expuesto a cualquier acción de la CIA, que le permita así a Donald Trump justificar una intervención contra Venezuela.

 

 

 

Ciudad VLC/William Hernández

 

 

5 Comentarios

Deja un comentario