El camionetero siempre tienen el mismo cuento. Que el costo del pasaje establecido en Gaceta Oficial no alcanza para mantener las unidades de transporte, que los repuestos están muy caros y que sencillamente lo que gana un camionetero no alcanza para vivir.

¿Pero qué tan ciertas son estas afirmaciones que todos hemos escuchado cada vez que al camionetero se le antoja aumentar las tarifas de manera arbitraria?

En un país agobiado por la inflación, es normal que los costos aumenten a ritmos vertiginosos y que cada cierto tiempo sea el doble o el triple el dinero que se necesita para subsistir o mantener en funcionamiento las cosas.

Sin embargo, todas las cosas tienen sus propios matices, y en el caso del transporte público es más la especulación que la realidad.

Es verdad, los camioneteros pasaron de vivir años dorados a una situación relativamente precaria, pero que dista mucho de ser como la pintan.

Y basta con sacar algunos cálculos para darse cuenta de ello.

camionetero

Calculadora en mano

Aunque muchos camioneteros de autobuses aseguren que están en la ruina, los números que puede sacar cualquier ciudadano comprueban que con el actual precio del pasaje alcanza para vivir y mantener las unidades en funcionamiento, aunque ellos se nieguen a admitirlo. Veamos.

Supongamos que un transportista tiene una Encava de 32 puestos en cualquier ruta valenciana o de municipios vecinos como Naguanagua, Libertador  o San Diego ( unas rutas son más rentables que otras)

La cantidad mínima de vueltas que permite una ruta como Valencia-Naguanagua es de entre 8 y 10 vueltas diarias, mientras que en rutas más cortas como Valencia-Los Guayos se pueden hacer hasta 20 vueltas por día.

Hay que tener en cuenta que una vuelta es el recorrido Naguanagua-Valencia- Valencia-Naguanagua, o en el argot de los transportistas, dos medias vueltas.

Una media vuelta sería entonces Naguanagua-Valencia y la otra media vuelta sería Valencia-Naguanagua.

Supongamos también que en cada vuelta carga entre 120 y 160 pasajeros teniendo en cuenta los que se bajan y suben entre cada parada.

 

Eso da un estimado de entre 600 y 800 mil bolívares por cada vuelta ¿suena a bastante dinero, cierto?

 

Ahora multiplíquelo por 10, que son las vueltas diarias que hace una ruta como Naguanagua-Valencia.

Eso da unos 8 millones de bolívares diarios que devenga una camioneta de 32 puestos, o si nos basamos en la fiebre dolarizadora, unos 100 dólares diarios a la tasa actual, o 3 mil dólares al mes.

Incremento del pasaje urbano en Guacara no está autorizado

camionetero

¿El camionetero está pelando?

Esos son cálculos estimados que puede hacer cualquier persona que acostumbre usar el transporte público en Carabobo, aunque siempre influyen otros factores como el tráfico, la lluvia, la velocidad con la que conduzca el camionetro o la cantidad de puestos que tenga la unidad de transporte.

Sin embargo, aunque pueden variar ligeramente estas cifras, los datos recopilados en encuestas y los datos empíricos corroboran cifras similares a las mostradas, por lo que se vuelven prácticamente inexplicables los constantes aumentos de pasaje.

Además, el hecho de que los repuestos, cauchos o baterías estén por las nubes no implica que eso signifique un aumento de costos, ya que una unidad de transporte no requiere cambio diario ni de aceites, cauchos, baterías o repuestos.

Tradicionalmente han sido un gremio poderoso, que ha sabido presionar a las autoridades para que les permitan hacer y deshacer a su antojo.

El argumento de que el pasaje establecido no alcanza para cubrir los costos, además de ser una gran mentira y una manipulación, se ha convertido en un gran negocio para muchos.

Si usted, estimado lector, no lo cree, la próxima vez que se suba a un transporte público cuente cuántos pasajeros viajan con usted y saque sus cálculos. Le aseguramos que quedará sorprendido.

 

LEE Y COMPARTE: TRANSPORTISTAS DE VALENCIA ¿CON EL MOÑO SUELTO? 

 

Ciudad VLC/Ely Reyes

1 Comentario

Deja un comentario