¡Cuidado con la quejadera! puedes terminar querofóbico

1
676
¡Cuidado con la quejadera! puedes terminar querofóbico | Ciudad Valencia

El querofóbico puede formar parte de un círculo vicioso del cual ni él mismo tiene idea de que es parte.

 

Alguna vez, por alguna razón, hemos escuchado a alguien pronunciar extrañas frases tales como; a fulanito le gusta estar triste y solo, o peor aún, a mengano le encanta sabotearse la felicidad. A tal persona no le gusta las fiestas.

 

TE PUEDE INTERESAR: LA GLOSOLALIA Y XENOGLOSIA…¿QUIERES SABER QUÉ ES?

 

Tal vez, nos hemos acostumbrado de forma morbosa y debido a la crisis económica a escuchar y pronunciar las quejas que hoy en día todos tenemos a flor de piel.

 

Sin embargo, la ciencia ha observado un «patrón» conductual en ciertas personas,  y le ha colocado un nombre a esta conducta.

La querofobia es el miedo irracional a ser feliz. El término proviene de la palabra griega «chero», que significa «regocijarse».

 

Cuando una persona experimenta la querofobia, suele tener miedo de participar en actividades que muchos calificarían de divertidas o que otorgan sensación de felicidad. Lo cierto es que aún no se ha investigado ni definido con claridad, pues este trastorno aún no está contemplado en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5) para diagnosticar las condiciones de salud mental.

 

¿Cuáles son los síntomas de la querofobia?

Algunos expertos clasifican la querofobia como una forma de trastorno de ansiedad. En este caso, la ansiedad está relacionada con la participación en actividades que nos hacen felices.

 

Bien podríamos preguntarnos, ¿Un querofóbico siempre está triste? en modo alguno. Únicamente evita las actividades que pueden conducir a la felicidad o la alegría, por ejemplo una fiesta, un concierto o una comida de amigos. La persona con querofobia rechaza todas aquellas oportunidades que podrían conducir a cambios positivos en la vida debido al temor de que algo malo pasará. Si alguno suena divertido, se alejará de ello.

 

Algunos de los pensamientos clave que puede tener un querofóbico incluyen:

– Ser feliz significará que algo malo me sucederá (como dice la canción, por cada risa hay 10 lagrimas)

– La felicidad te convierte en una persona mala o en una persona peor (egoísta)

– Demostrar que eres feliz es malo para ti o para tus amigos y familiares.

– Tratar de ser feliz es una pérdida de tiempo y esfuerzo.

 

¿Cuáles son las causas de la querofobia?

A veces, la querofobia puede deberse a la creencia de que si algo muy bueno le sucede a una persona, o si su vida está yendo bien, también está destinado a que a continuación le pase algo negativo y malo. Como resultado, pueden temer actividades relacionadas con la felicidad porque creen que así pueden evitar que algo malo suceda. Este suele ser el caso cuando alguien ha experimentado un evento traumático físico o emocional en el pasado.

 

Una persona introvertida también puede ser más propensa a experimentar esta fobia, pues prefieren actividades a solas o como máximo con dos personas a la vez. Pueden sentirse intimidados o incómodos en entornos grupales, lugares ruidosos y espacios con mucha gente.

 

Las personas perfeccionistas también pueden estar asociadas con la querofobia. Aquellos que son perfeccionistas pueden sentir que la felicidad es un rasgo solo de personas perezosas o improductivas. Como resultado, evitan toda aquella actividad asociada a la felicidad.

 

¿Cuáles son los tratamientos para la querofobia?

Debido a que la querofobia no se ha detallado en gran medida ni se ha estudiado como un trastorno por separado, no existen medicamentos aprobados por la FDA u otros tratamientos definitivos para tratar la afección. Sin embargo, algunos tratamientos sugeridos incluyen la terapia cognitivo-conductual (TCC), estrategias de relajación, como respiración profunda, diario o ejercicio o la exposición a eventos que provocan felicidad como un medio para ayudar a una persona a identificar que la felicidad no tiene por qué tener efectos adversos en nuestra vida.

 

 

José Becerra/Ciudad Valencia

1 Comentario

Deja un comentario