Más de 50 personas terminaron detenidas en Francia debido a las protestas de los chalecos amarillos, los cuales llevan 19 semanas manifestándose por todo el país.

 

Los chalecos amarillos protestan contra las reformas económicas del presidente Emmanuel Macron, y la violencia policial.

 

En este sentido, del Ministerio del Interior estimó que  salieron unas ocho mil 300 personas, entre ellos tres mil 100 en la capital.

 

Chalecos amarillos
Parisinos salieron a protestar a pesar de la prohibición gubernamental.

 

Para garantizar la seguridad de los edificios públicos el Gobierno francés decidió empleó a las fuerzas militares antiterroristas.

 

Los Chalecos Amarillos salieron a pesar de la prohibición

La Policía de París prohibió la celebración de manifestaciones este 23 de marzo en los Campos Elíseos, así como en la plaza de Charles de Gaulle, donde se encuentra el Arco de Triunfo, en la plaza de la Concordia, en las inmediaciones de la residencia presidencial del palacio del Elíseo y cerca del palacio Borbón, que es la sede de la Cámara Baja del Parlamento francés.

 

 

Las protestas de los chalecos amarillos no cesan desde noviembre del año pasado.

 

En la avenida de los Campos Elíseos se produjeron enfrentamientos con la Policía y episodios de violencia, acompañados de saqueos a tiendas y destrozos, durante los cuales 60 personas resultaron heridas, entre ellas 17 policías.

 

Según el ministro del Interior de Francia, Christophe Castaner, aquel día en la ola de protestas por todo el país participaron 32.300 personas, 10 mil de ellas en la capital.

 

La brutalidad policial estuvo presente

El ministro de Economía, Bruno Le Maire, declaró este miércoles que las protestas de los chalecos amarillos de estos meses causaron daños por 200 millones de euros.

 

Chalecos amarillos
La fuerza militar antiterrorista fue desplegada en los edificios públicos más importantes de París.

 

La multa por la participación en una manifestación en lugares no autorizados fue aumentada desde 38 euros a 135 euros.

 

En Niza, los manifestantes se congregaron este sábado en la plaza céntrica de Garibaldi, dentro del perímetro donde las autoridades prohibieron protestar. Cuando los rodeó alrededor de un centenar de oficiales, una manifestante acabó en el suelo con la cara ensangrentada, reporta RTL.

 

 

Ciudad VLC/Tomado de Actualidad RT

1 Comentario

Deja un comentario