Tillerson

El secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, inicia este jueves una gira por varios países de América Latina, que utilizará para incrementar la “presión” de Estados Unidos contra Venezuela y el gobierno constitucional del Presidente Nicolás Maduro.

Su periplo que finaliza el 7 de febrero, lo llevará a recorrer México, Argentina, Perú, Colombia y Jamaica. Los primeros cuatro países que visitará forman parte del Grupo de Lima, organismo que el pasado 23 de enero, cuestionó las elecciones presidenciales convocadas por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) para el primer cuatrimestre del año.

Tillerson, quien no ocupó nunca un cargo en el gobierno, en ninguna administración pública, desde hace un año es el jefe de la diplomacia de Estados Unidos. El Presidente Donald Trump, en diciembre de 2016 lo definió como: “uno de los más hábiles líderes empresariales” y aseguró que: “la carrera de Rex Tillerson es la encarnación del sueño americano”.

Ingeniero civil de profesión, egresado de la Universidad de Texas en Austin, Rex Wayne Tillerson, trabajó durante 40 años en la petrolera estadounidense ExxonMobil, donde ocupó desde (2006-2016) el cargo de presidente y director ejecutivo. Esta empresa formó parte de las compañías transnacionales que extraía petróleo en Venezuela, durante la época de la Apertura Petrolera, aplicada en gobiernos de la IV República y considerada desventajosa para el país.

En 2007, cuando el Comandante Hugo Chávez nacionalizó la Faja Petrolífera del Orinoco y estableció la conformación de las empresas mixtas, que garantizaba a Venezuela una mayoría accionaria de por lo menos 60%, Exxon Mobil se negó a aceptar la decisión soberana de Venezuela y se fue del país, no sin antes denunciar el caso ante un tribunal de arbitraje internacional.

 

Leer más: Estados Unidos boicotea el diálogo gobierno-oposición

La empresa en la cual Tillerson era para ese momento presidente, sufrió una derrota por parte del Gobierno venezolano cuando en octubre de 2014, el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi), fijó en 1.600 millones de dólares la compensación que Venezuela pagaría a Exxon Mobil, por la nacionalización en 2007 de dos de sus proyectos en el país, muy por debajo de los casi 20.000 millones de dólares a los que aspiraba la transnacional.

Tillerson y su política injerencista 

Desde que asumió el cargo de secretario de Estado de EEUU, Tillerson ha mantenido una política injerencista contra Venezuela. En agosto del año pasado, amenazó con intensificar las medidas de “cambio de condiciones” en Venezuela, para sacar al Gobierno de Maduro, electo democráticamente.

El empresario estadounidense también es un adversario de la normalización de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, en enero del año pasado manifestó que apoya el bloqueo que mantiene el imperio estadounidense a la Mayor de las Antillas, y aseguró que trabajaría “con gusto” con los senadores Bob Menéndez y Marco Rubio, “para asegurarnos de que no estamos relajando la presión a Cuba”, reseñaron en esa oportunidad medios internacionales.

El viaje de Tillerson por suramérica bajo el argumento de promover “un hemisferio seguro, próspero, democrático y con seguridad energética”, se da una semana después que el director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Mike Pompeo, revelara que “la segunda o tercera batería de sanciones (contra Venezuela) obedecía a nuestras recomendaciones” hechas al presidente Donald Trump.

 

Ciudad VLC/AVN 

4 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here