En una ceremonia en el palacio de gobierno, el presidente Sebastián Piñera dio el puntapié a la temporada, con el anuncio de una serie de actividades de divulgación científica, con miras al próximo eclipse total de sol que tendrá lugar el 2 de julio en la región de Coquimbo, a unos 450 km al norte de Santiago de Chile.

 

Para diciembre del próximo año, se espera la ocurrencia de otro evento similar en las regiones de La Araucanía y Los Ríos, en el sur del país.

 

“Tener dos eclipses totales en nuestro país en un año es un gran privilegio”, dijo Piñera en el palacio presidencial de La Moneda, con la presencia de niños y otros cientos de invitados que asistieron al lanzamiento.

 

Por tener uno de los cielos más limpios y despejados del planeta, Chile es un destino privilegiado para la observación astronómica.

 

Para ello cuenta con potentes telescopios, como el de Cerro Paranal o el radiotelescopio Alma, en pleno desierto de Atacama, en el norte del país.

 

LEER MÁS: LOS PENSAMIENTOS DE ‘EL INCORRUPTIBLE’ ROBESPIERRE

 

Esos instrumentos le permiten al país concentrar hoy cerca del 60% de la capacidad mundial de observación astronómica.

 

Las autoridades esperan que cerca de 500.000 personas se trasladen a la región de Coquimbo para observar el próximo eclipse total de sol.

 

Las reservas hoteleras de la región están copadas desde al menos hace un año y las autoridades esperan decretar feriado ese día en el lugar.

 

Los eclipses totales, explicó en la ceremonia el astrónomo José Maza, ocurren dos veces al año, “pero abarcan una zona tan pequeñita en un sitio en particular en el planeta”, que parece que ocurrieran cada 300 o 350 años, dice.

 

El último eclipse total de sol ocurrió en Santiago.

Se espera otro para 2064 en las vecinas regiones de Valparaíso y San Antonio.

 

Un espectáculo de la astronomía que se espera atraiga a cientos de miles de personas.

 

Danilo González / Ciudad VLC / 24matins

1 Comentario

Deja un comentario