A la crisis en Estados Unidos por el coronavirus Covid-19 se suman las protestas masivas contra la represión policial en decenas de ciudades estadounidenses.

Líderes políticos y expertos temen que las protestas provoquen nuevos brotes de Covid-19, enfermedad que ha dejado hasta este lunes unas 105.000 muertes en el país, reseña Prensa Latina.

El estallido espontáneo por el asesinato en Minnáapolis hace una semana del ciudadano afroamericano George Floyd, a manos de un policía blanco, se produce cuando muchos estados comenzaron a reabrir después del confinamiento y se cuentan cifras récord de desempleados debido a la peor crisis sanitaria que se recuerde en EEUU en décadas.

En Los Ángeles, el alcalde demócrata Eric Garcetti advirtió que las protestas podrían convertirse en «eventos de súper difusión».

Por su parte, el gobernador de Maryland, el republicano Larry Hogan, expresó su preocupación de que su estado vea un pico en los casos en unas dos semanas, que es más o menos el tiempo que tardan en aparecer los síntomas después de que alguien se infecta.

Entretanto, la alcaldesa de Atlanta, Keisha Lance Bottoms, aconsejó a los participantes en las protestas «que vayan a hacerse una prueba de Covid esta semana».

 

Protestas podrían mitigar el riesgo de transmisión en EE.UU.

Algunos expertos en enfermedades infecciosas consideran que el hecho de que las protestas se desarrollaron al aire libre podrían mitigar el riesgo de transmisión.

Aunque muchos manifestantes llevaban máscaras, otros no.

«El virus que causa la enfermedad Covid-19 se transmite principalmente a través de gotas respiratorias que se propagan al hablar, toser o estornudar; los gritos y consignas durante una protesta pueden acelerar la propagación», dijo el doctor Howard Markel.

Precisó que «el gas lacrimógeno y el aerosol de pimienta que la policía utilizó para reprimir a las multitudes hacen llorar y toser, y aumentan las secreciones respiratorias de los ojos, la nariz y la boca, lo que incrementa aún más la posibilidad de transmisión» añadió.

De acuerdo con el portal Worldometers, más de un millón 800 mil personas se contagiaron desde que comenzó el brote de la enfermedad en Estados Unidos y son los afroamericanos los más afectados.

El diario The New York Times señala que los índices de hospitalización y los decesos entre los estadounidenses negros superan con creces a los de los blancos.

Según el periódico, los disturbios y la indignación que se extienden por las calles de una ciudad a otra reflejan también las tensiones acumuladas por decenas de asesinatos de ciudadanos negros por la brutalidad policial y las pérdidas repentinas de familiares y amigos a causa del Covid-19.

El domingo la policía disparó gas lacrimógeno cerca de la Casa Blanca. Sus luces exteriores fueron apagadas, mientras los manifestantes se agolpaban en docenas de ciudades para desafiar así una vez más los toques de queda.

En tanto, las movilizaciones dejan al menos cuatro muertos, decenas de heridos y cientos de detenidos.

 

LEE MÁS: ¿CUAL ES EL ORIGEN DE LOS RECIENTES DISTURBIOS MASIVOS EN EE.UU? 

 

Ciudad VLC/VTV

2 Comentarios

Deja un comentario