El Llanero de mi llano, Armando Amanaú es una composición en coplas que implica una poética del Decir dialógica y transparente. JCDN. 

El llanero de mi llano

Foto de José Ignacio Vielma Vielma

Armano Amanaú

A los que a mí me pegaron,
Los enfrenté con altura,
Los santos los perdonaron,
Mas les mostré mi bravura.

No claudiqué mis ideales,
Por razones exteriores,
Siempre supe que mis males,
Marchaban con sus dolores.

Aliado siempre con Cristo,
No me rindo a los imperios,
Mi corazón es un nicho,
Para guardar los recuerdos.

Vienen del llano y se van,
Igualitos como siempre,
Con la misma dignidad,
En medio de tanta gente.

El llanero de mi llano,
No se tira por mampuesto,
Sobre un caballo alazano,
Su vivir pasa completo.

(Coplas de Amanaú, 2019)

LEE LAS DELPINADAS DE AMANAÚ

El acento de Amanaú es ácido, urticante pese a su notable convicción cristiana. No tiene pretensiones líricas o digamos literarias. Tiene un único interés, escribir crónicas del tiempo que le ha tocado vivir. Últimamente hemos visto su interés por la copla popular, en especial por la llanera. Poeta que escribe con libertad y continua haciéndolo, parafraseando al DRAE, Armando Amanaú se ha convertido en un fraterno y estimulante compañero de la poética del decir. LAAR.

VE «EL DOMADOR» DEL CINEASTA RECIÉN FALLECIDO JOAQUÍN CORTÉS

1 Comentario

Deja un comentario