Elucubraciones: La guerra que estamos perdiendo

1
346

La guerra que estamos perdiendo:

No coloco el título de este comentario en tiempo pasado, porque aun no la hemos perdido. Pero la cosa esta fea en todos los frentes de batalla. Nuestras tropas, conformadas por una solida unión cívico-militar que incluye entre otros a GNB, Policía Nacional, Policías estadales y municipales, consejos comunales, UBCHs, PSUV y GPP, Comunas “en construcción”, Claps, gobernaciones y alcaldías se han visto rebasadas por las tropas enemigas: empresarios, comerciantes y bachaqueros comandados por una mafia cívico-militar que controla la importación y distribución de alimentos y otros bienes básicos.

 

Por unos 15 días aproximadamente fuimos felices:

Recobramos el poder adquisitivo y a regañadientes se cumplían los precios acordados. Eso presagiaba el triunfo de una de las medidas tomadas en el Plan de Crecimiento y Recuperación Económica anunciado por el Presidente Maduro. Pero el enemigo del Pueblo es grande, fuerte y tiene aliados mas allá de las fronteras, sobre todo en Colombia desde donde se manipula nuestro cono monetario y se ataca de manera inmisericorde nuestra economía.

 

Y el nivel de consciencia de nuestras fuerzas es bajo: se declaran poder popular omnipotente y hacen propuestas de alta política en cadena nacional mientras el bodeguero de la esquina especula y ataca el bolsillo del pueblo en sus propias narices. Y no hace nada!! Ese poder popular que es capaz de organizar y movilizar el 1×10 que garantiza las victorias electorales en cualquier evento comicial es incapaz de organizarse y movilizarse para la defensa de su estómago y su bolsillo.

 

Y de los organismos institucionales que existen para tal fin ni se diga: en sus caras, con su aprobación, vigilancia y complicidad, se destroza el salario de la clase trabajadora. Y el pueblo indefenso, intentando rendir un salario mínimo semanal de 450 BsS mientras un cartón de huevos cuesta 350 BsS y un pasaje urbano de un lado para cualquier otro cuesta entre 3 y 4 BsS. ¿Precios acordados? No existen, nadie les para, nadie los cumple y lo más triste: ya nadie los reclama. Sigue el pueblo aguantando una feroz guerra económica cuyo objetivo declarado es hacerlo arrechar y crear las condiciones internas para una intervención foránea. No lo han logrado.

El pueblo ha aguantado y espera que muchos de los anuncios presidenciales tengan éxito. El pueblo sabe quien lo ataca y quien lo defiende. Y en su infinita sabiduría apuesta por la paz y la recuperación económica del país. Ojalá así sea!

 

Claps:

Tal vez una de las políticas más efectivas del gobierno bolivariano en los últimos tiempos sea la creación de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción, conocidos popularmente como Claps. Nacieron para enfrentar la terrible guerra económica que pretendía y aun hoy pretende matar al pueblo de hambre. Y más allá de los errores y desaciertos que pudo tener en sus inicios, el pueblo se organizó para resolver su problema de abastecimiento de los alimentos subsidiados que le suministra el gobierno.

 

guerra

Y hoy andan los Claps organizándose para producir. Todo bien, tan bien que nuestros enemigos, los internos y externos, decidieron enfilar sus baterías para atacarlos. Y ante la imposibilidad de infiltrarlos y/o manipularlos, se fueron por arriba, cuestionando los productos que contienen las cajas y el proceso de importación que las trae. Como se sabe, el gobierno logró hace un tiempo que un grupo de empresarios mexicanos asumieran el riesgo y compromiso de proveernos de las cajas Clap, aun con el bloqueo gringo en contra.

Negocio es negocio, dijeron los mexicanos y discutidas las condiciones se inició y se ha mantenido el flujo de mercancías hacia nuestro país. Y los tipos contentos porque el gobierno bolivariano les paga religiosamente. Y nosotros contentos porque nos surten puntualmente. Y el gobierno mexicano tranquilo, cobrando sus impuestos. Pero la guerra económica arrecia y el infame presidente saliente de México finalmente cedió a las presiones de USA y del grupo de Lima.

Y dándole vueltas al asunto se lanzaron una que nadie les cree: la harina precocida que viene en la caja contiene transgénicos contaminantes. Algo así como que la arepa que distribuyen los Claps está envenenada. Por Dios!! Como creerles a ellos que en sus países campea y reina la empresa Monsanto, que esa si anda matando gente con sus productos transgénicos. Como creerles si precisamente Venezuela es uno de los pocos países que ha prohibido los transgénicos. Pero esa es su acusación y su arma para valiéndose de artilugios legales retener nuestros alimentos, hacer mas lento el proceso de importación y hasta aplicarnos “sanciones”.

Y para intentar crear alarma y zozobra en nuestro pueblo. Ya la respuesta del gobierno venezolano fue contundente en la voz del canciller Arreaza: rechazamos esa campaña como una agresión más al pueblo de Venezuela. Y el pueblo, que nos pendejo, sabe que los Claps son una de las vías más efectivas para enfrentar el acaparamiento y la especulación. Pa lante entonces con los Claps!!

 

Leer más: Por Eduardo Piñate: Nuestra América potencia

 

Miss España, Sodoma y Gomorra y el avance del fascismo:

Debo empezar diciendo que no me gustan los concursos de belleza, que me parecen un absurdo más de un capitalismo desaforado que cosifica a la mujer y que en todo caso para lo único que sirven es para vender “sueños” de fantasía y productos de belleza. Pero es inevitable conocer y saber de ellos y por eso he venido siguiendo la enorme publicidad que se ha dado al hecho de que en el Miss España 2018 se haya elegido a un hombre como la mujer más bonita de ese país. Sí, un hombre, un transgénero o un transexual de género femenino, y me perdonan si confundo los términos pero sé que me entendieron.

guerra

Esto ha generado un profundo cuestionamiento al ya de por si cuestionado concurso y todos sus derivados: Miss Mundo y Miss Universo principalmente. Y se expresa en un enorme sentimiento de burla y desprecio que domina las redes sociales mundiales no solo hacia el concurso y la persona que eligieron, sino contra el sistema, las leyes y las normas que permitieron su elección. ¡Fin de mundo! Gritan muchos, horrorizados ante la situación.

Y surgen los fundamentalismos sociales y religiosos a echarle leña al fuego. ¡A donde hemos llegado¡ Claman amplios sectores de la sociedad, azuzados por líderes políticos y religiosos que hoy cuestionan la sexodiversidad pero que ya venían cuestionando la participación de la mujer en los asuntos políticos, el reconocimiento de las minorías étnicas y raciales y todos los avances sociales que chocan contra leyes “bíblicas” que ponen, según ellos, las cosas en su lugar.

 

¿Hasta cuándo permitiremos este bochinche? Hay que acabar con Sodoma y Gomorra, dice el fascismo mientras avanza por el mundo y acá mismito al lado, en Brasil, están a punto de elegir a un Presidente que desprecia a los homosexuales y a los negros y que reinvidica la tortura como práctica política. Es el fascismo que viene a poner orden en un mundo en el que tal vez la próxima Miss Universo sea un hombre y el próximo Papa católico un negro.

 

Es el fascismo que viene socavando la siquis de los pueblos con una biblia en la mano y un látigo en el otro con la promesa de ordenar al mundo y poner a cada quien en su lugar, desconociendo los avances sociales y reivindicando la supremacía racial. ¿Los pobres? De ellos será el reino de los cielos, ahorita que se la calen. ¿Homosexuales, negros, gitanos, minorías raciales? Que vuelvan a su getto, que es donde deben estar, que los derechos sociales son para la gente y no para ellos. Así están las cosas, a lo calladito pero avanzando. Y de forma muy peligrosa!!

 

De Honduras a USA:

La marcha que nadie ve: son casi 8 mil seres humanos que caminan rumbo a Estados Unidos, dispuestos a entrar por la fuerza a buscar su pedacito de “sueño americano”. Salieron de Honduras, un país sumido en la miseria, con un presidente ilegítimo pero que cuenta con la bendición de Estados Unidos. Por eso ni la OEA, ni la UE ni la ONU hablan de Honduras. Tampoco hablan de lo que los medios internacionales llaman alegremente “Caravana”. Claro, si fueran venezolanos los llamarían éxodo, diáspora, huida.

guerra

Pero esa multitud es una caravana. Son mas de 8 mil hondureños entre hombres, mujeres y niños. Seguro a su paso por México se unirán más desesperados, excluidos, hambreados por el sistema capitalista que lidera USA y que ellos, los marchistas, creen que llegando precisamente allá resolverán sus problemas. Ya Trump con su estilo habitual amenazó al gobierno mexicano: o los detienen o pagarán las consecuencias. Y habló de cerrar y militarizar la frontera sur. Pero la gente sigue caminando, como zombis, con una sola idea: traspasar esa frontera. Acto inédito que no sabemos cómo terminará, pero que nos pone a pensar sobre la vida, los países, las fronteras, la solidaridad y la lucha de los pueblos. Ya están cerca de su destino, esperemos a ver que pasa.

 

Lenín, el malo:

No tiene limites el presidente ecuatoriano en su afán de congraciarse con el gobierno norteamericano. Ya no basta criminalizar a Rafael Correa y todo su gobierno, persiguiendo y acosando a quienes fueron sus funcionarios. No se llena con apoyar toda iniciativa pro-gringa, con atacar Unasur, con intentar destruir la unidad latinoamericana ni plegarse a los bandidos del Cartel de Lima.

Ahora, sintiéndose ofendido por nuestro Presidente y nuestro gobierno, expulsó a la embajadora de Venezuela en Ecuador, la cual por cierto no regresó sola sino en un vuelo full de venezolanos que se acogieron al plan “Vuelta a la Patria”. Motivos para la expulsión no había, más que demostrarse como el arrastrado mayor de Trump.

 

guerra

En todo caso, ya el gobierno respondió con la reciprocidad que la norma diplomática estila. Y en lo particular creo que manteniendo los lazos de amistad y solidaridad con el pueblo ecuatoriano a través de mecanismos alternos, debemos romper relaciones con ese gobierno traidor, cipayo y arrastrado. Total y como decía mi abuela: Pa la leche que da la vaca!!

 

Vuela alto:

guerra

Se nos fue Xoan Noya, joven dirigente del PSUV, militante revolucionario y experto en asuntos internacionales. Como no lamentar la partida física de este muchacho formado y forjado en el chavismo, valiente, trabajador y humilde, llamado a ser relevo de este proceso. Desde nuestro corazón elevamos una plegaria por su alma. Vuela alto, Camarada!!

 

 

Ciudad VLC/@JoseGBlancoC

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here