¡Sorprendente! Experimentos que puedes hacer tú mismo con el microondas

3
407

 

 

Durante siglos, el ser humano ha dedicado tiempo y esfuerzo a comprender las leyes naturales que le rodeaban, decifrándolas a partir de su ingenio, la observación y el ensayo-error.

 

 

Si hablamos de experimentos, no hace falta irse a los rayos monocromáticos del doctor Frankenstein y sus ansias por crear vida a partir de la muerte para ver que la comprobación empírica de una teoría científica nos hace sentir ese orgullo humano por ser capaces de entender cómo funciona la realidad que habitamos.

 

Te puede interesar:  Jesucristo Go, ¿el juego del Vaticano para imitar a Pokémon? (+Descarga)

 

Desde las primeras teorías de la gravedad, pasando por el descubrimiento de las vacunas, la secuenciación del ADN, las pruebas atómicas o las colisiones de partículas logradas en el Gran Colisionador de Hadrones (LHC) del CERN, la historia de la ciencia está plagada de éxitos y fracasos obtenidos gracias a la visión de grandes mentes. Y, aunque en menor medida, existen formas de trasladar ciertos principios científicos al ámbito familiar.

 

Puede que no nos demos cuenta, pero vivimos rodeados de tecnología y objetos que funcionan gracias a los avances de la ciencia.

 

Sin ir más lejos, el microondas que usamos casi todos los días puede ser la herramienta perfecta para hacer algún que otro experimento sin complicar las cosas  en casa (aunque siempre conviene tener cierta precaución). Bombillas fundidas que vuelven a la vida, plasma casero, jabón que se hincha como una palomita o huevos que explotan. Estos son algunos de los muchos experimentos que pueden hacerse con un microondas sin peligro.

 

Bombilla intacta

Al introducir en el interior del electrodoméstico una bombilla de tamaño estándar que mantenga su cristal intacto (esté fundida o no), esta se encenderá, empezará a emitir luz de diferentes colores y acabará explotando. Esta reacción es debida a la ionización del gas de su interior; una mezcla de argón, neón y nitrógeno que se introduce para que el filamento no entre en contacto con el oxígeno del aire.

 

Tableta de chocolate

Extrae del microondas el aro sobre el que gira el plato y hornea una tableta de chocolate a máxima potencia durante 90 segundos; se formarán dos hoyos que te permitirán calcular la velocidad de la luz (velocidad a la que viajan todas las ondas del espectro electromagnético). Para ello, deberás medir la distancia en centímetros entre ellos y multiplicarla por 2 y por 2 millones 450 mil, la frecuencia de las microondas. La cifra resultante, expresada en cm/seg, se aproxima al valor de la velocidad de la luz obtenido en los laboratorios.

 

 ¡Sorprendente! experimentos que puedes hacer tu mismo con el microondas

Objeto metálico

Al contrario de lo que se piensa, olvidar una cuchara en el interior del microondas al calentar la comida no provocará una explosión que lo haga volar por los aires. El objeto de metal únicamente reflejará las ondas electromagnéticas e impedirá que el alimento se caliente. A lo sumo, si el objeto es puntiagudo, podrá producir una pequeña descarga de arco eléctrico que, en caso de haber sido introducido junto a una sustancia inflamable, sí podría prender fuego al interior.

 

 

Pastilla de jabón

Si metemos una pastilla de jabón en el microondas, se convertirá en una «palomita de maíz gigante». Esta deformación se debe al calentamiento del vapor de agua atrapado en su interior, el cual se expande y ejerce presión sobre la pared de las burbujas de aire contenidas también en el mismo. Este experimento funciona con cualquier jabón, siendo idóneos aquellos que contienen más burbujas, es decir, los que flotan mejor.

 

¿Tiene fugas tu microondas?

Aunque es un electrodoméstico muy utilizado y presente en casi cualquier casa, sigue siendo un aparato relativamente nuevo y eso hace que existan mitos en torno a los peligros del microondas. Aunque el dispositivo está diseñado para evitar que la radiación que emite salga, hay una forma muy sencilla de comprobar si el microondas tiene alguna fuga por la que se filtre: colocar un vaso de agua delante del aparato y encenderlo durante unos minutos. Si el agua se ha calentado, significa que la radiación puede salir fuera del dispositivo, pero esto solo ocurriría en casos muy extremos.

 

Ciudad VLC/José Becerra/Revista Muy interesante

3 Comentarios

Deja un comentario