¡Repudiable! Así son las fiestas del perreo entre jóvenes (vídeo +18)

1
184
http://ciudadvalencia.com.ve/pidele-tu-mejor-fantasia-pareja/

Es verdaderamente repudiable y alarmante como a lo largo y ancho del país, incluso de Latinoamerica, las fiestas del perreo están ganando terreno.

Anteriormente asistir a uno de esos famosos “matinés”, o fiestas del liceo, era agradable y una vez estando allí, esperábamos con ansias la llegada de la “hora romántica”.

En ese momento colocaban para bailar “en un ladrillito” las piezas románticas del momento, o uno que otro merenguito “pule hebillas” así llamados, por los conocedores de la materia.

Después de armarnos de valor, y vencer los síntomas propios del nerviosismo de quien quiere ser un caballero, antes de que algún indeseado se nos adelantara, salíamos presurosos a invitar a la chica que nos tenía “caminando de pestañitas” por los pasillos del liceo.

 

el baile del perreo gana terreno

El corazón latía dando la impresión de que se partiría en dos, la sudoración era copiosa, las manos temblaban y las rodillas definitivamente no cooperaban.
Sin embrago y a final de cuentas, terminábamos bailando con esa chica, con la más bella del liceo, la que nos traía mal (enamorados).

Hotel California, Todo mi mismo, Bésame y Dime adiós, entre las criollas de Guillermo Dávila, Frank Quintero, más los ritmos tropicales dignamente representados por los autores merengueros, eran las piezas que no podían, ni debían faltar en el tan ansiado repertorio.

Te puede interesar: ¡No te de pena! Pídele tu mejor fantasía a tu pareja

 

Aun cuando la música romántica era lenta, y se prestaba para darse ciertos “amapuches”, nunca se cayó en lo vulgar, solo los más osados se atrevían a ir más allá, y emprendían, tal vez estimulados por lo onírico del momento, el atrevido acto de robar un besito.

No obstante, esta impertinencia, junto a los incontrolados deseos del autor, en muchos casos solo trajo como consecuencia el consabido “pescozón” propinado por la dama agraviada (en caso de que no le gustara el chico).

La inocencia de aquel tiempo era maravillosa, parecía ser respetada por todos, los adultos (nuestros padres, familiares y amigo de la familia), amigos personales, e incluso nosotros mismos.

No obstante, algo o alguien en algún misterioso lugar, fraguando una sibilina felonía, simplemente dijo hasta aquí, esto no va más y acto seguido inventó algo que resulta horroroso desde su nombre mismo, como en el contenido de sus letras: “el perreo”.

Letras como pon esas nalgas que te voy a inyectar, adicta al perreo, entre otras, son el pan nuestro de cada día.

 

Ahora es increíble cómo, incluso en algunas fiestas infantiles “suben el tono” de sus bailes, donde se representa ante la mirada de admiración y complicidad de los adultos presentes, posiciones amatorias que parecieran sacadas del mismísimo Kama Sutra.

Todo esto, mientras el eufórico público grita sin importar la edad o lo vulgar del espectáculo, a los bailarines de turno; así, así, muévete pégasela de la cara, agárrala así, entre risas y chistes de mal gusto.

 

ALGUNAS TEORÍAS DEL ESPANTOSO ORIGEN

¿Será producto del azar toda esta moda espeluznante de baile tan cargado de erotismo y sexualidad (no sensualidad)? ¿Tendrá algún trasfondo político por absurdo que parezca, este baile?

Todo parece indicar que no es para nada producto del azar, y que sí tiene trasfondo político, cuando quieras imponer control sobre un determinado grupo social, una de las principales cosas que se deben hacer es robarle la identidad, bombardearlos con pseudovalores, y espurios actos no conducentes al crecimiento intelectual, al contrario, hay que degradarlos, llenarlos si, pero de miseria humana.

 

Y todo viene desde la deformación en la crianza de los padres cuando estos fueron niños también, ya de adultos se prestan para aupar la desviada conducta de sus hijos puesta de manifiesto en la manera de bailar, la música que escuchan e incluso la manera en la que visten y la televisión que ven.

Ya hay de hecho, un número importante de trabajos científicos que abordan el tema, “la infantilización de la sociedad”, hasta la “Idiotización de la sociedad como arma para su manipulación”, son algunos de ellos, los hay todavía más, deberían ser de obligatoria lectura para los padres, para intentar así recuperar gran parte de lo que se ha perdido sobre todo en materia de respeto no solo entre nosotros como adultos, sino también hacia los niños y adolescentes.

 

José Becerra/Ciudad Valencia

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here