Una delegación del Fondo Monetario Internacional (FMI) llegará este 11 de febrero a Argentina, para hacer una revisión del plan económico y las metas acordadas con el Gobierno de Mauricio Macri.

La misión estará encabezada por el encargado de la entidad financiera para el “caso argentino“, Roberto Cardarelli, quien junto a su equipo hará una evaluación y, en función de los resultados, definirá si habilita nuevos desembolsos de dinero en el contexto del préstamo de casi $ 57 mil millones acordados en 2018.

Además, los representantes del FMI se reunirán con el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el presidente del Banco Central, Guido Sandleris. No obstante, según informó el diario Ámbito Financiero, Cardarelli también podría encontrarse con economistas y consultores privados e incluso con referentes económicos de la oposición.

Argentina
Christine Lagarde, directora del FMI y Mauricio Macri, Presidente de Argentina

Teniendo en cuenta que este año se realizarán elecciones presidenciales, la entidad busca informarse en relación a los posibles sucesores de Macri, ya que existen compromisos acordados para 2020, 2021 y 2022. Durante esos años no están pactados nuevos ingresos de dinero pero el país sí tendrá que pagar los intereses de la deuda.

 

Argentina es víctima de una “colonización encubierta”

Funcionarios del Ejecutivo argentino se manifestaron confiados en que la evaluación será positiva. A mediados de enero Dujovne brindó una conferencia de prensa en la que aseguró haber cumplido con las metas del Fondo”. “Hemos sido muy disciplinados desde el lado del gasto”, agregó.

Cabe recordar que este es el segundo acuerdo que el país estableció con el FMI durante 2018 ya que no logró cumplir los objetivos planteados para el primero. En su nueva versión no sólo se aumentó la cantidad de dinero que será prestado, sino que se estipuló que su totalidad sea entregada antes de las elecciones de 2019.

TAMBIÉN DE TU INTERÉS: UN 65 % DE LOS ARGENTINOS DESAPROBARÍA GESTIÓN DE MACRI.

Para el economista argentino Andres Asiaín esto supone un “salvavidas” para llegar con la economía relativamente estable a los comicios. No obstante, calificó el acuerdo como una “colonización encubierta” debido a las imposiciones que exige en relación a la política económica del país.

 

Ciudad VLC/Tomado de Actualidad RT.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here