Luego de su gira por varios países y tras generar altas expectativas en diversas publicaciones en redes sociales, el autoproclamado Juan Guaidó retornó el 11 de febrero a Venezuela por el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar, ubicado en el estado La Guaira.

 

Aunque los medios opositores prometían un “encuentro con las masas”, en realidad lo que encontró Guaidó fue el rechazo de los trabajadores de Conviasa (aerolínea estatal recientemente bloqueada por EEUU) y de chavistas que llegaron a las inmediaciones del aeropuerto.

 

En cuestión de minutos, su sonrisa y el supuesto “éxito” de su gira se desvanecieron, fue abordado por militantes del chavismo que interpelaron su apoyo al bloqueo financiero y su odio al país. La foto que tanto esperaba Guaidó al llegar al país para reflotar su imagen, no llegó.

Guaidó/CiudadVLC
Trabajadores de Conviasa expresaron su repudio al autoproclamado

 

La estampa de un Guiadó miedoso y buscando escapar de la interpelación del chavismo resume el cuadro político actual del país: Guaidó no tiene fuerza por sí mismo, ha perdido capacidad de convocatoria, mientras que el chavismo asume el control de los tiempos políticos. Gana el primer round del año 2020 y pasa a la ofensiva oficialmente.

 

 ¿Arresto de Guaidó?

Mucho se había especulado durante la gira sobre un posible arresto de Guaidó. Tras lo ocurrido hoy, vuelve a demostrarse el tacto fino del chavismo para gestionar situaciones de tensión: apuesta al debilitamiento de Guaidó utilizando sus propios puntos débiles y la desconfianza dentro de sus filas, es decir, que se cocine en su propia salsa. Otra lección de inteligencia política.

 

Guaidó apostó a un regreso triunfal que oxigenara su liderazgo. Siendo un producto mediático necesitaba la foto que reafirmara que «el país está con él». Guaidó es diputado por La Guaira y se suponía que jugaba en casa, pero hasta eso le falló: no logró movilizar simpatizantes ni siquiera en el estado donde empezó su carrera política.

 

Por su parte, Washington, autor y beneficiario de la gira de Guaidó, esperaba que el gobierno se desbocara y actuara contra el autoproclamado arrestándolo. Así podrían martirizarlo, sacarlo del juego y reimpulsar el golpe. El chavismo, nuevamente, demostró ser superior en evaluar el tablero político y sus condiciones. Washington pierde otra batalla en el campo de la imaginación política contra el chavismo.

 

Ahora Guaidó intentará hacer control de daños aumentando la agresividad de su discurso para evitar ser cuestionado como un líder débil. Y eso sólo afincara su posición actual: cada “sanción” estadounidense y cada amenaza será respondida con movilización y unidad política por parte del chavismo; cada intento de trabar aún más el conflicto, lo aislará más del resto de sectores opositores que avizoran de cerca su fecha de caducidad.

 

LEE TAMBIÉN: AN APRUEBA ACUERDO PARA RECHAZAR MEDIDAS COERCITIVAS A CONVIASA

 

Ismael Noé / Ciudad VLC / Misión Verdad

Deja un comentario