política

La crítica no sería al hecho de opinar sobre política o no, sino a la manera en que se dicen o publican tus pensamientos sobre un tema. Para opinar de política en estos momentos en donde la información se ha convertido en una fuerza económica capaz de mover poderes a niveles antes increíbles, hay que tener la mente bien clara en lo que se va a decir sin caer en la banalidad y hasta la ignorancia (todos en algún momento somos ignorantes de algo).

 

Cuando se opina sobre política no se debe hacer bajo la premisa de que se es artista o no, el artista es político «per se», es un ser político por naturaleza.

 

Su mensaje (literario, musical, pictórico, teatral, etc.) es y tiene que ser orientado hacia las luchas sociales verdaderas y no las que se inclinen hacia lo poderes económicos mundiales; eso es una contradicción total y absoluta.

 

Las ideologías nada tienen que ver con la condición profesional de cada persona, sino de la conciencia (real conciencia, la del corazón) que se tenga como persona de ese país o región.

 

Las ideologías forman parte de la conducción del ser social en los grupos y/o colectivos humanos. Son las que mueven las masas para el logro de los objetivos y beneficios sociales en común, y eso es política: el bien común.

 

Cuando se opina de política, se debe tener en cuenta que siempre habrán personas del otro lado de la opinión, y ese es el centro de la conformación de los acuerdos, los debates con argumentos reales llenos de conocimiento y no llenos de sentimientos viscerales, que sólo te hacen ver como un orate.

 

Es decir, debes tener «cultura general» para poder tener los argumentos sólidos de tu opinión.

 

Ahora si se va a opinar sobre política desde un bando y este «bando» está en contra de tu condición de patriota o nacionalista, en donde tú sentido de pertenencia debe ser lo primordial antes que todo pero no lo reflejas así; claro que se va a recibir las críticas por montón, en lluvia torrencial, con insultos inclusive. Ese es el precio de ser una figura pública al opinar de política.

 

LEER MÁS: LUIS BRITO GARCÍA: PARA DEBATIR Y RECTIFICAR

 

El mundo actual está lleno de corrientes políticas en confrontación por obtener el poder económico que sirva para dominar las regiones de influencia. Esto influye en la política de cada país.

 

Nuestra Venezuela, está en el centro del huracán por ser uno de los países con más riquezas naturales capaces de mantener al mundo entero, y ese es el tema central de los debates políticos en TODO el mundo.

 

Desde hace 20 años le hemos dicho al mundo que no estamos para ser colonia de nadie y que nuestro territorio es de los venezolanos y venezolanas. Eso ha sido causa de molestias varias.

La política es un tema álgido para todos pero es un tema apasionante si se le trata con el debido respeto porque sino te puede abofetear y nunca te podrás levantar ni dar la cara por «opinar» del lado equivocado.

 

Por eso, hay que leer y estudiar mucho sobre el acontecer mundial histórico, economía, arte, religión, y un sin fin de temas más, para no caer en las falsas realidades que se nos siembran en la mente y caer en el lado oscuro de la historia.

 

Una opinión nada más…

 

Danilo González / Ciudad VLC

1 Comentario

Deja un comentario