La melodía que hoy les presentamos une a dos inmortales de la música afrocaribeña nacidos en Cuba, el Gran percusionista Luciano Pozo González, “Chano” Pozo (1915-1948), y el “Bárbaro del Ritmo”, Bartolomé Maximiliano Moré Gutiérrez, “Benny” Moré (1919-1963).

 

El gran Chano tocaba los tambores con una maestría ligada a ritos ancestrales africanos asociados con la religión abakuá y yoruba; de la cual se dice que sus adeptos pueden pasar días tocando sin parar, tomando solo aguardiente o ron, tal como recordaría en un documental el eximio bajista cubano Israel “Cachao” López. Por otra parte, de Chano Pozo se cuenta que también era un gran bailarín, de esos que avanzan incansables con las comparsas.

 

rumberos-chano-benny

El hecho es que esta maestría de Chano con los cueros lo ayudó a emigrar a los Estados Unidos hacia 1942, donde el destino lo pondría en sociedad con un superdotado trompetista del Jazz, Dizzy Gillespie, iniciando así una fusión de ritmos que a la par de revolucionar el Jazz estadounidense iniciaría el desarrollo de lo que después se conocería como latin Jazz o Jazz Latino. De esos días entre 1947 y 1948 queda una grabación para la historia “Manteca”.

 

 

Sin embargo, de esa época vivida con mucha intensidad y excesos derivó también la temprana muerte de Chano Pozo, a los 33 años, en una confusa pelea en un bar de Nueva York; lamentable circunstancia que inspiró a su amigo el «Sonero Mayor» Benny Moré a componer una canción en su memoria, “Rumberos de ayer”. Canción donde a la par de celebrar la leyenda del gran Chano, también se recuerda la partida a la eternidad de otros grandes rumberos cubanos.

 

LEE Y ESCUCHA TAMBIÉN: HOY SUENA EN CIUDAD VLC: “ORACIÓN CARIBE” DE TOÑA LA NEGRA

 

Cuba ha sido la patria de numerosos ritmos que han conquistado el mundo: la Rumba, el Son, el Chachachá, el Danzón, el Mambo, el Guaguancó, la Guaracha, y paré usted de contar; ritmos entre los cuales tantos rumberos ganaron fama y fortuna, pero también tantas veces un final trágico; así también partió a edad temprana el Gran Benny, quien popularizó el mambo en afortunada sociedad con Dámaso Pérez Prado, para después fundar su propia Big Band (La Banda Gigante) y poner a bailar a todos desde un bolero a un son.

 

 

Benny también se fue temprano, con apenas 44 años, tras una vida de excesos con el licor; pero legando, al igual que Chano, una revolución musical de la cual se han nutrido cientos de artistas y con la cual aún la rumba se sigue montando.

 

rumberos-benny moré

 

Hoy presentamos entonces a su consideración “Rumberos de ayer”, pero insistiéndoles en que también son imperdibles: Manteca y Blen blen blen (de Chano) y Cómo fue, Mucho corazón o Bonito y sabroso (del Benny).

 

 

Ramón Núñez / Dame Letra / Ciudad VLC

3 Comentarios

Deja un comentario