Indígenas bolivianos acusaron al gobierno de facto de su país, de usar la fuerza para reprimir las manifestaciones en apoyo al presidente depuesto Evo Morales, en diferentes ciudades de la nación suramericana.  

Las manifestaciones, en apoyo a Morales, protestaron este martes en los alrededores de la planta de Yacimiento Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), ubicada en Senkata, de la ciudad de El Alto.

En este sentido, los protestantes denunciaron el uso desproporcionado de la fuerza por parte de las Fuerzas Armadas, en el control de dicha manifestación en el Alto de La Paz.

“Aquí nos están matando como a perros, como a un animal (…) Lo he visto con mis propios ojos. Nos han disparado”, afirmó Silverio, un residente local, al medio ruso RT.

La Defensoría del Pueblo informó que la agresión dejó al menos 6 muertos y decenas de heridos y enfatizó en la necesidad de una atención médica urgente a los manifestantes.

Por su parte, el ministro de Defensa del Gobierno boliviano afirmó que “las Fuerzas Armadas no usaron munición real”.

Indígenas bolivianos se enfrentaron a las FF.AA.

El operativo policial comenzó para liberar una caravana de camiones cisterna cargados de gasolina y diésel, que estaban retenidos por grupos afines al Movimiento Al Socialismo (MAS), desde hace siete días.

Los manifestantes aseguraron que la policía liberó el combustible a fuerza de bala, gases y con una fuerza increíble contra las marchas.

El presidente depuesto boliviano, Evo Morales, a su vez, denunció la represión. “El gobierno de facto al estilo de dictaduras militares nuevamente mata a mis hermanos de El Alto que resisten pacíficamente el golpismo y luchan en defensa de la vida y la democracia”, apuntó en la red social de Twitter.

Morales renunció a su cargo el pasado 10 de noviembre. En seguida, la oposición proclamó a Jeanine Áñez como presidenta interina, lo que provocó a los indígenas protestar en respaldo a su expresidente y exigiendo la renuncia de Áñez, pero ahora demandan unas elecciones generales y también el restablecimiento del hilo constitucional.

Las protestas han ameritado la intervención de la fuerza pública, dichos choques han dejado 24 muertos, 715 personas heridas y 50 detenidas, según la Defensoría del Pueblo.

Además, la presidenta autoproclamada asignó $ 5 millones para equipar a los militares para reprimir a los manifestantes y anunció el jueves un decreto que exime de toda “responsabilidad penal” a las FF.AA. por delitos cometidos en operativos militares durante las marchas.

Ciudad VLC / Hispantv / Actualidad RT

1 Comentario

Deja un comentario