«Las condiciones en las que se vive en Venezuela no califican como una crisis humanitaria según los estándares que definen las organizaciones internacionales», así lo afirmó en entrevista para la Agencia Venezolana de Noticias (AVN), el diputado al parlamento europeo, Javier Couso, quien se encuentra en Venezuela en el marco de la Asamblea Internacional de los Pueblos, que comenzó el pasado 24 de febrero y que finaliza este miércoles.

 

 

Entrevista a Javier Couso

Durante su ponencia en el foro «Venezuela, el Epicentro de la Lucha Antiimperialista» celebrado el martes en el Inces de Caricuao, en Caracas, denunció cómo los grandes medios de comunicación han vendido la visión de una situación catastrófica en el país suramericano que no se corresponde con lo que él ha podido observar de cerca.

 

NO DEJES DE LEER: Vicesecretaria general de la ONU recalca necesidad de diálogo en Venezuela

 

– Desde que está en Venezuela, ¿cuál es la realidad que observa, es la de un país en crisis?

– Las condiciones en las que se viven en Venezuela no califican como una crisis humanitaria según los estándares que definen las organizaciones internacionales.

 

Una crisis humanitaria está sucediendo en Yemen, donde hay hambruna, donde las personas no llegan al mínimo de ingestas de calorías que los llevan a peligro de muerte, donde hay casos de muerte por inanición. Eso es una crisis humanitaria. Y está sucediendo en algunos países de África y también en zonas de Colombia en donde se ha hecho público que han fallecido cerca de 4 mil niños en diferentes regiones por desnutrición.

 

 

Otro tipo de intervención

El nombre de crisis humanitaria en Venezuela se lo han querido colocar para poder abrir la posibilidad a una intervención humanitaria aferrándose a la Responsabilidad para Proteger (R2P), que se colocó en Asamblea en las Naciones Unidas (ONU) y que propicia intervenciones militares de otro tipo. Hay muchas dificultades económicas en Venezuela, tal y como pasó en Cuba tras el bloqueo, pero no creo que estemos hablando en ningún caso de una emergencia humanitaria.

 

– ¿Por qué cree que el Grupo de Lima se opuso de manera abierta a una intervención militar en Venezuela?

– Primero, porque el mundo ha mostrado un rechazo grande a una intervención militar. Pero creo también que ha funcionado lo que se ha visto. Quedó en evidencia que los sucesos en la frontera de Venezuela con Colombia (23F) fueron un montaje que intentaron hacer como detonador para poder ganar el respaldo de la población mundial para realizar una intervención militar. Como ese punto lo perdieron y las consecuencias pueden ser muy graves han tenido que echar para atrás. Además fue determinante el posicionamiento del vicepresidente brasileño, que es un general, de decir que jamás prestaría su territorio para una agresión contra Venezuela. Yo creo que la presión ha sido tan grande que hemos conseguido parar esa amenaza. El peligro sigue, pero yo creo que el peligro de una invasión, una conflagración grande se está alejando, afortunadamente.

 

 

EEUU por su propia cuenta

– Si los aliados de Estados Unidos en la región y la Unión Europea se oponen a una intervención militar, ¿qué camino cree que tomaría ahora el Gobierno de Donald Trump y la oposición venezolana en sus ataques contra el Gobierno del presidente Nicolás Maduro?

– Eso no quiere decir que no pueda haber una intervención por parte de Estados Unidos (EEUU). Pero sería un ataque limitado como el que Trump ha orquestado contra Siria. Además, seguirían intentando un estrangulamiento económico. Tenemos ejemplos que marcan precedentes como las sanciones a Irak, que provocaron la muerte de medio millón de niños, también el bloqueo económico al que se ha sometido a Cuba por mucho tiempo. Yo creo que van a seguir estrangulando al pueblo venezolano creando infelicidad -así lo dicen sus manuales de guerra no convencional- para tratar de que ese pueblo vaya en contra de su gobierno, porque es lo único que tienen.

 

– ¿Cuáles son las intenciones del Parlamento Europeo al sumarse a las agresiones contra Venezuela? ¿Acatan instrucciones de Estados Unidos o tienen intereses directos?

– Mi interpretación es que tienen muchos intereses propios, sobre todo España. Al margen de la línea que marca EEUU, tienen grandes intereses económicos en Venezuela, que se tocaron de una manera significativa en el gobierno de Hugo Chávez. Porque cambió evidentemente las condiciones de las empresas en Venezuela, exigiéndoles que respetaran la soberanía venezolana. Por ello, el Partido Popular (partido conservador español) ha acabado siendo vocero de las grandes oligarquías del mundo, pues lo toman como algo personal y de hecho se han dedicado sistemáticamente a dar apoyo a esa oposición (venezolana) y a ser su voz en Europa.

 

TE PUEDE INTERESAR: Rusia denuncia que EE.UU. insta intervención militar en Venezuela

 

 

Odio de clase

Por lo tanto, yo creo que se une un odio ideológico a todo lo que es un proceso popular. Pero también a un interés personal de sus negocios que se afectaron cuando el presidente Chávez decidió invertir en este país mediante proyectos sociales.

 

Ciudad VLC/AVN

1 Comentario

Deja un comentario