era post covid

«Cuando el destino nos alcance» es el título de una película norteamericana de 1973 que narra la historia de un mundo sumergido en el caos, donde predomina la enfermedad, la escasez de alimentos, la pobreza y el hampa desatada.

La sociedad que describe la obra se divide en una élite dominante que vive en casas de gran lujo y tiene acceso a alimentos de primera calidad, y una masa empobrecida que hace colas en las calles en espera del reparto.

La película se desarrolla en un imaginario año 2022 y, al igual que diversas obras de la literatura universal, presenta una realidad posible, pero inimaginable para para el individuo en cada época.

Según cinéfilos, la película constituye un llamado a la reflexión para preservar el planeta antes de que sea demasiado tarde.

Y un recordatorio de que las cosas más aterradoras y tenebrosas simplemente pueden ocurrir si no hacemos lo que hay que hacer para impedirlas.

era post covid

La pandemia como punto de inflexión

La pandemia llegó sin avisar y se instaló en un mundo desprevenido y desorbitado, ocupado en guerras comerciales, sanciones y bloqueos económicos, golpes de Estado, alzas y bajas en la Bolsa de valores y contención de migraciones, con pocos resquicios para el espíritu.

Ante la sobrevenida crisis mundial, originada por el Covid-19 o coronavirus, la humanidad entera entró en estado de shock, por lo cual numerosos analistas coinciden en señalar que la pandemia ha creado un verdadero punto de inflexión para la humanidad.

Dicha crisis ha puesto al desnudo crudas realidades, sobre todo en el mundo occidental capitalista, donde los pueblos observan la indiferencia y desidia de los Estados nacionales, la violación del derecho internacional, la falta de solidaridad e improvisación sanitaria, el darwinismo social, entre otros deleznables comportamientos.

No resultará nada fácil calibrar el negativo impacto socio antropológico, económico y cultural de la catástrofe y sus derivaciones para la sociedad del futuro inmediato.

En este contexto, el cambio de conductas debería ser la lección aprendida por todos los tripulantes de nuestra “frágil y única nave espacial” (Walter Martínez dixit).

 

Quizá como el título del film norteamericano exhibido en luminosas marquesinas: el destino nos alcanzó, dando paso a una nueva era post pandemica donde resulta imperativo renacer de las cenizas cual ave fénix.

La Utopía necesaria

El pensador francés, Roger Garaudy planteó la urgencia de la toma de conciencia de las crisis y de la posibilidad de salir de ellas.

«Si nos abandonamos a los impulsos catastróficos del presente en pocas décadas el ser humano y su entorno estarán destruidos, no habrá ya tiempo para vivir, a lo sumo para sobrevivir”, sentenció.

Cuando un microscópico virus en semanas ha derrumbado los paradigmas que por décadas sostenían el modelo occidental de desarrollo y su cosmogonía es necesaria una transformación fundamental.

Añade Garaudy: “Una crisis de semejante amplitud exige una mutación radical (…) no solo de régimen de propiedad y del de las estructuras de poder, sino también de la cultura y de la escuela, de la religión y de la fe, de la vida y de su sentido”.

era post covid

Nuevos medios capaces para la era post Covid-19

Los militantes de la utopía necesaria han de usar la imaginación creadora para inventar y realizar los medios nuevos capaces de hacer triunfar el nuevo proyecto de civilización.

La humanidad debe abocarse a la difícil tarea de desaprender y reaprender poniendo en duda sus propias convicciones e inamovibles paradigmas.

Todo esto encierra una concepción política no exenta de riesgos, y debe partir del individuo mismo, ya que cada ser humano delega y aliena su poder a un aparato burocrático dirigente, que piensa y decide en nombre de todos descartando toda participación real en la toma de decisiones.

En Brasil, por ejemplo, el presidente Jair Bolsonaro decidió que la cuarentena social era innecesaria.

En contrapartida, los líderes de las favelas, muchos de ellos catalogados como delincuentes o pranes se encargaron de organizar la permanencia de los vecinos en sus hogares.

Cabe entonces preguntarse: ¿la vida de los pueblos seguirá en manos de orates con banda presidencial?

LEE TAMBIÉN: MÁS DE 10 MILLLONES DE DESEMPLEO EN EEUU POR  CORONAVIRUS 

era post covid

¿Se recompondrá el capitalismo?

Ante la crisis sistémica del modelo capitalista, donde el ser humano es solo una mercancía mas, las opiniones se encuentran divididas.

El pensador esloveno, Slavoj Zizek es optimista al sentenciar que la pandemia propinó un  knockout fulminante al sistema capitalista, y que la humanidad para salvarse recurrirá a una especie de “comunismo reinventado”.

Por otro lado, el surcoreano Byung-Chul Han ha refutado esta teoría y sentencia que el capitalismo continuará con mas pujanza.

Ya en 2017, en su visita a Caracas, el intelectual belga Francois Houtart advertía sobre la resiliencia del sistema capitalista y su amplia capacidad regenerativa, colocando como ejemplo a Alemania, cuya principal industria era la automotriz y ante la polución ambiental originada por los desechos sólidos de muchas otras actividades económicas y el consumismo exacerbado, la industria del reciclaje pasó al primer puesto.

Pero mas allá de las ideologías, se torna necesaria una transformación radical en la concepción misma de la política, un verdadero cambio político es ante todo un cambio de los fines perseguidos y no puede limitarse, como hasta ahora, a dos fines principales: El crecimiento económico y la elevación del nivel de consumo.

Ello implica un cambio profundo en las relaciones de poder.

En conclusión, todo está por renovarse a partir del Covid-19, nuestra organización económica y social, nuestras instituciones políticas, nuestra cultura.

Advirtiendo que como también señala Garaudy: “No hay filosofía preparada para plantear el problema en esta escala, ni tampoco doctrina ni partido político, ni modelo de sociedades existentes”.

Nuestras democracias no pueden seguir siendo concebidas según el modelo del mercado capitalista, donde el dinero “da libertad a quien lo posee y se lo arrebata a quien no lo posee” (Marx).

 

LEE TAMBIÉN: COVID-19 REVELA CON CRUDEZA LAS DESIGUALDADES EN LA SOCIEDAD MUNDIAL 

 

Ismael Noé / Ciudad VLC

2 Comentarios

Deja un comentario