Hoy en día se sigue discutiendo de manera casi obstinada si la parapsicología * es una ciencia o más bien lo que algunas personas petulantes, en un gesto de arrogancia –haciendo incluso gesto de asco, llaman “una pseudociencia”.

 

Aún hay quienes se mofan y realizan sarcásticas bromas de mal gusto, de todo lo que tenga que ver con presuntos fenómenos paranormales.

 

Los prejuicios, la ya mencionada arrogancia y la ignorancia supina son así de atrevidos. Bien dicen las abuelas al referirse a este tipo de personas: “No le paren a público de galería”.

 

Te puede interesar:  Transcomunicación Instrumental ¿Cuándo comenzó?

 

 

¿Qué es la parapsicología?

Muchos desconocen que la parapsicología es una disciplina científica desde el 30 de diciembre de 1969. Para esa fecha, la prestigiosa Asociación Americana para el Avance de las Ciencias (AAAS, por sus siglas en inglés) la acogió en su seno -en el que se hallan otras 300 organizaciones científicas dedicadas algunas al estudio de diferentes fenómenos paranormales.

 

Siendo una de ellas, La Parapsychological Association (Asociación Parapsicológica), una reconocida institución integrada por científicos multidisciplinarios interesados en el estudio serio de la percepción extrasensorial (ESP) y la psicoquinesia psicokinesia (PK).

 

Continúa leyendo:  Transvideos, son… ¿Adimensionales?

 

La parapsicología, justo es reconocerlo pues no se puede tapar el sol con un dedo, adolece de ciertos problemas metodológicos a la hora de investigar tales anomalías, sin importar el campo en el que se den estas, por ejemplo; el físico, el mental o de cualquier otra naturaleza. Así como de una escasa financiación para realizar investigaciones con personal cualificado, todo esto sin nombrar los sofisticados equipos técnicos que en ocasiones son tan necesarios.

 

 

La mala fama

Eso por no hablar del intrusismo descarado y atrevido por parte de los numerosos fraudes que la empañan: Los populares “brujos”, lectores de carta y los no menos conocidos astrólogos, los shows en los medios de comunicación que en nada favorecen a la imagen de esta incipiente disciplina científica.

 

 

No obstante, existen departamentos universitarios y profesionales de gran nivel académico– en distintas y reconocidas universidades alrededor del mundo- comprometidos en estudiar sistemáticamente y bajo estrictos controles esas extrañas experiencias que muchas personas aseguran protagonizar tales como la telepatía, la clarividencia, la precognición, los fenómenos de voces electrónicas o transcomunicación instrumental, así como las visiones de supuestos fantasmas o hálitos ectoplasmicos, entre otros desconcertantes fenómenos.

 

 

Grandes catedráticos

Ejemplo de ello son las cátedras de parapsicología en las universidades de Utrech (Holanda), Edimburgo (Escocia) y Friburgo (Alemania), solo por nombrar algunas, aparte de las que se están en proceso de formación a lo largo y ancho de Latinoamérica.

 

 

Desde los estudios estadísticos realizados por el biólogo y matemático Joseph B. Rhine sobre la ESP y PK en el laboratorio de parapsicología de la Universidad de Duke (Carolina del Norte, EE.UU.), en algo hemos avanzado. A pesar de los obstáculos hallados en el camino, tales como los farsantes y personas interesadas en hacer dinero fácil y rápido, por un lado, manipulando con burdos engaños a las personas y a sus detractores –acción que realizan a veces con mucha fuerza apoyados por los medios de comunicación, por el otro.

 

 

Estudios serios

“Es justo decir que las condiciones en las que se desarrolla la investigación parapsicológica son a menudo más estrictas que en otras ramas de la ciencia”, aseguraba David Fontana, profesor de psicología de la Universidad de Cardiff y presidente de la Sociedad para la Investigación Psíquica de Londres entre 1995 y 1998. Dicha institución, fundada en 1882, siempre estuvo integrada por doctores, catedráticos y premios Nobel que dedicaron tiempo y esfuerzo en examinar a los médium y paragnostas por igual.

 

los fenómenos paranormales podrían terminar siendo más normales de lo que muchos creen
Los fenómenos paranormales podrían terminar siendo más “normales” de lo que muchos creen y ser estudiados por la parapsicología, la cual es una ciencia como cualquier otra.

 

Algunos destacados investigadores de aquella época fueron William Crookes, Charles Richet, Johann Zöllner, William Barret, Oliver Lodge, Frederic Myers, William James, entre otros grandes dedicados a la ciencia.

 

Ciertamente, no hay que buscar explicaciones animistas o sobrenaturalistas impulsados por el único interés de encontrar algo por el solo hecho de encontrarlo, sino buscar, de manera seria, explicaciones científicas basadas mediciones precisas.

 

 

Fenómenos aún por explicar

De hecho, parece que la actividad geomagnética del planeta guarda relación con la manifestación de ciertos fenómenos anómalos o, al menos, eso deduce el neurofisiólogo Michael Persinger y otros eminentes científicos estudiosos del tema.

 

¿Acaso dicha actividad desencadena “estados modificados de conciencia” proclives a la manifestación de fenomenologías relacionadas a la psiquis? Es probable. Ahí encontraríamos una pista muy reveladora para investigar estos hechos, alejándolos, por fin, de una vez y por todas, del mundo de la superchería y el esoterismo.

 

 

¿Y la física cuántica?

Asimismo, hemos de tener muy en cuenta los nuevos postulados de la física cuántica para comprender la naturaleza de los fenómenos paranormales, como proponen los premios Nobel Brian Josephson (físico) y John Eccles (neurólogo).

 

Estos fenómenos parecen desafiar a todas luces, las leyes físicas clásicas, pero no así las leyes del mundo cuántico que se rige por principios causales e indeterministas.

 

No en vano, el físico teórico Fritjof Capra sostiene que “la física, el brillante ejemplo de la ciencia pura y dura, que siempre se ha tenido como un modelo para las demás, está ahora trascendiendo a la visión del mundo mecanicista y reduccionista. Nos está conduciendo a una visión similar a la de los místicos, las personas psíquicas y las que tienen experiencias transpersonales espontáneas”.

 

Precisamente, ya hay científicos que se preguntan si tienen lugar procesos cuánticos en la sinapsis neuronal que puedan interactuar con el mundo físico a través de un efecto de túnel y producir fenómenos parapsicológicos. Si ello pudiera comprobarse, estaríamos sin duda ante un importante hallazgo.

 

 

Otras teorías por confirmar

Lo mismo que la teoría del “universo holográfico”, propuesta por el físico David Böhm, quien cree que existe una realidad subyacente a nuestro mundo físico, una especie de “nivel implicado”, en el cual nuestras conciencias estarían interconectadas. De ser así, fenómenos como la telepatía serían plausibles.

 

Ciertamente, no sabemos dónde se hallan los límites de la ciencia. Y la parapsicología, está claro, se encuentra en los estrechos márgenes que separan lo ortodoxo y lo heterodoxo, pero no por ello merece un rechazo, sino todo lo contrario. “Uno no debería cerrar su mente ante esas fronteras de la ciencia”, señala el físico Peter A. Carruthers al referirse a los fenómenos paranormales. Pues sí, la parapsicología es una digna disciplina científica, aunque aún esté en su etapa primigenia, por mal que les pese a muchos…

 

 

La conclusión

Ante lo antes expuesto, podemos inferir que lo desconocido ha sido siempre la base sobre la cual se han llevado a cabo estudios para darle explicación a ciertos fenómenos que en su momento fueron llamados mágicos sin importar como se llamó la disciplina que se avocó al estudio de estos hechos.

 

*parapsicología

José Becerra/Ciudad VLC

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here