medios

Durante el año 2001 los medios de comunicación venezolanos desataron una profunda campaña de rumores y desprestigio contra las instituciones del Estado, altos cargos del Gobierno Nacional y el entonces presidente de la República, Hugo Chávez Frías.

 

medios

 

La arremetida de los medios preparaba el camino para la llegada de un golpe de Estado contra Chávez. Conforme se acercaba abril de 2002, los ataques de los medios pasaron de la manipulación informativa a la propaganda abierta.

 

Por sus pantallas, los medios privados transmitían las imágenes de supuestos militares que ocultaban sus rostros bajo capuchas al tiempo que leían manifiestos que instaban a la subversión y al desconocimiento del Gobierno; en un trabajo mancomunado, la radio retransmitía las proclamas y la prensa las resaltaba en primera página.

 

Las medidas emprendidas desde el Gobierno Nacional para defenderse de esta arremetida también fueron aprovechadas por la media y usadas en su contra, pues comenzaron a ser presentadas ante la opinión pública internacional – que inmediatamente se plegó al discurso- como un atentado contra la libertad de expresión en Venezuela, según reseñó la Defensoría Pública en el libro Los documentos del golpe.

 

11 de abril de 2002

El 11 de abril del 2002 una marcha opositora tomó las calles, desviándose de manera imprevista (para los manifestantes) hacia el Palacio de Miraflores.

 

medios

A pesar de lo apresurado de la decisión de cambiar el rumbo de la marcha, al diario El Nacional le sobró tiempo para circular una edición extraordinaria que titulaba: «La batalla final será en Miraflores».

 

 

Al respecto, Ernesto Villegas, en su libro Abril golpe adentro, consideró que los directivos del diario, parte del liderazgo antichavista, debieron tener acceso a información anticipada sobre el desvío de la marcha, «solo así se explicaría que tuvieran oportunidad para redactar, diagramar, imprimir y distribuir la edición especial antes de que la manifestación llegara hasta su sobrevenido destino».

 

Por esos días, el gobierno había hecho uso de las cadenas de radio y televisión como un método para contrarrestar los ataques de los medios, por lo que en la mañana del 11 de abril estos se prepararon para dividir sus pantallas durante la inevitable alocución presidencial que se efectuaría ese día.

 

De acuerdo a Orlando Martínez Berman, citado por Villegas, la división de las pantallas fue una acción planificada.

 

medios

 

En aquel momento, Martínez Berman fungía como editor digital de post producción en Venevisión, y aseguró que el vicepresidente de Información y Opinión, Alberto García, le instruyó: «Cuando entre la cadena tú vas a poner de ese lado la alocución presidencial y de este otro un VTR que tenemos de unas imágenes del centro de Caracas».

 

La medida fue sólo el comienzo, durante la alocución de Chávez se hicieron interferencias de audio. En pantalla de observaba al presidente gesticular, pero no había sonido alguno.

 

Una vez ejecutado el golpe, los medios siguieron de cerca la posterior caza de dirigentes y funcionarios del movimiento bolivariano, mostrando en sus pantallas la persecución con el fin de atemorizar y amedrentar al pueblo para que no saliera en su defensa.

Los mensajes no sirvieron de mucho y el 12 de abril el poder popular salió a la calle para rescatar a sus líderes y esta vez, ante los acontecimientos en las calles los medios hacían silencio, sus pantallas se llenaron de dibujos animados, esperando que la desinformación actuara a favor de los golpistas, describe Los documentos del golpe.

 

 

medios

 

 

Derrotado el golpe los medios no bajaron la guardia y la manipulación de la información continuó estando a la orden del día.

 

 

Paro petrolero

En octubre del 2002, los militares involucrados en el golpe y sorpresivamente absueltos por el Tribunal Supremo de Justicia tomaron la plaza Francia de Altamira. Los medios también se establecieron en ese punto en garantía de que cualquier anuncio o discurso de los militares fuera transmitido en vivo y directo.

 

 

medios

Los grandes dueños de medios se sumaron a la «guerra psicológica, guerra política para destruir el país», recordó el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, durante una alocución desde el Palacio de Miraflores en diciembre de 2013.

 

«Ustedes se acuerdan ¿verdad?, había cuñas que decían ponte los zapatos, ponte las medias, agarra tu agua, sal pa’ la calle, hoy es el día», rememoró el presidente, al tiempo que mostraba en pantalla imágenes de los titulares de los diarios El Universal, El Nacional y 2001.

 

 

Durante ese mes de diciembre las primeras páginas de estos medios mostraban una clara posición.

 

 

El 13 de diciembre, en edición especial, El Nacional titulaba «trabajadores de Pdvsa exigen renuncia de Chávez»; el 14 El Universal anunció que «Casa Blanca habló», como si de la última palabra se tratara, señalando además que el presidente de Estados Unidos presionaba por elecciones adelantadas para resolver la crisis. Por su parte, el 15 de diciembre el diario 2001 remataba con un «Chávez vete ya».

 

 

medios

 

 

«Envenenaron a través de los medios para que odiaran al comandante Chávez», denunció Maduro.

 

 

Con el fin de acabar con la hegemonía de los dueños de comunicación privados en diciembre de 2004 Hugo Chávez dio el «ejecútese» a la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión, sin embargo, este no fue el fin «de la dictadura mediática», como la definió el Comandante.

 

 

Una nueva arremetida

Tras las regulaciones contempladas en la ley de responsabilidad social, los medios convencionales se vieron impedidos de arremeter directamente contra el Gobierno Bolivariano, tal y como venían haciendo, sin embargo, no han cesado en los ataques durante el primer período presidencial de Nicolás Maduro 2013-2019, y el que comenzó el 10 de enero de este año.

 

 

medios

 

 

Las agresiones directas fueron sustituidas por rumores, falsos positivos y falsas noticias (fake news), pero el objetivo se mantuvo intacto, crear descontento en la población y desconocimiento del Gobierno Nacional.

 

 

Muestra reciente de ello fue la adhesión de los medios occidentales a la afirmación impulsada por la derecha venezolana y los gobiernos de Estados Unidos y Colombia de que Venezuela existe una «crisis humanitaria» y que la administración de Maduro bloquea sin piedad la «ayuda humanitaria».

 

 

El pasado 7 de marzo un ataque al Sistema Eléctrico Nacional (SEN) ejecutado por los mismos sectores adversos vino acompañado de una arremetida de falsos positivos con los que pretendían desestabilizar al pueblo a través del miedo y la zozobra.

 

 

 

Leer más: Maduro: Aquel 11 de abril afloró el espíritu heroico y valiente del pueblo 

 

 

 

 

Ciudad VLC/Especial AVN 

1 Comentario

Deja un comentario