Cada 18 de julio se celebra el natalicio de Nelson Mandela, en esta ocasión estaremos exaltando al colosal líder de la lucha contra el apartheid, a 100 años de su nacimiento. Mandela permaneció encarcelado más de 27 años, fue liberado en 1990, recibió el Premio Nobel de la Paz en 1993 y fue investido como presidente de Sudáfrica en 1994.

El pensamiento libertario de “Madiba” (abuelo venerable), como le conocían en Sudáfrica, ha sido un faro para los pueblos que ansían su independencia y autodeterminación. «Siempre he atesorado el ideal de una sociedad libre y democrática en la que las personas puedan vivir juntas en armonía y con igualdad de oportunidades. Es un ideal para el que he vivido. Es un ideal por el que espero vivir, y si es necesario, es un ideal por el que estoy dispuesto a morir».

 

El régimen blanco de Sudáfrica siempre le consideró un terrorista, encargándose de mantenerlo cautivo por casi 30 años. Al salir de prisión Mandela no profirió un discurso retaliativo contra la minoría blanca, antes bien apostó por una solución que no menoscabase los derechos de los blancos. Sin rencores tomó las riendas de la transición del país y cambió su condición de “terrorista” y peligroso opositor por la de presidente, en las primeras elecciones democráticas a las que acudían sus compatriotas.

 

LEER TAMBIÉN: Mandela: hombre de luz y de paz

 

Violencia en Soweto.

 

FIN DEL APARTHEID

El racismo institucionalizado tiene nombre en Sudáfrica: Apartheid.

Mandela, libre recorrió varios países pidiendo mantener las sanciones contra su país en pro del fin del mismo. Fidel Castro reflexionó sobre el aborrecible sistema segregacionista: ¿Por qué se pretende ocultar que el régimen del Apartheid, que tanto hizo sufrir al África e indignó a la inmensa mayoría de las naciones del mundo, era fruto de la Europa colonial y fue convertido (Sudáfrica) en potencia nuclear por Estados Unidos e Israel, lo cual Cuba, un país que apoyaba las colonias portuguesas en África que luchaban por su independencia, condenó abiertamente?.

Luego del ascenso de Mandela a la primera magistratura, Sudáfrica empieza a contar en el mundo como un país libre, que restaura relaciones diplomáticas con 135 países, e ingresa en la ONU, El Movimiento de Países No Alineados y la Organización para la Unidad Africana.

Nelson Mandela / CiudadVLC
Fidel y Mandela una entrañable amistad.

 

FIDEL Y NELSON MANDELA

Mandela, ya como presidente, visita Cuba y enseguida le reclama a Fidel su pronta visita a la tierra que Cuba ayudó a liberar: “Antes de hablar absolutamente de cualquier tema me tiene que decir cuándo viene para Sudáfrica. Nos han visitado una gran cantidad de personas y nuestro amigo, Cuba, que nos ayudó a entrenar a nuestra gente, que nos dio recursos, que nos ayudaron tanto en nuestra lucha, que entrenó a nuestros combatientes, a nuestros médicos… Cuba no ha venido a visitarnos, usted no ha ido a visitarnos. ¿Cuándo va a venir?”.

“No he visitado a mi patria sudafricana”, le responde Fidel, y agrega: “La quiero como a una patria. La quiero como te quiero a ti”. Y ante la insistencia del dirigente africano le dice en broma: “Creo que va a tener que ser hoy mismo, voy a tener que volar contigo…”.

 

Fidel Castro viajó a Sudáfrica en 1994 y fue recibido con todos los honores por el presidente Mandela, quien reconocía el incondicional apoyo de la isla a la independencia de su pueblo: “Soy un hombre leal y jamás olvidaré que en los momentos más sombríos de nuestra patria, en la lucha contra el apartheid, Fidel Castro estuvo a nuestro lado”.

 

Ismael Noé Valecillos / CiudadVLC

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here