Una niña inmigrante de 7 años, de origen guatemalteco que había ingresado de manera ilegal a EE.UU., murió por deshidratación, mientras estaba bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza del país norteamericano, en Nuevo México.

 

Según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos la menor falleció este 13 de diciembre por deshidratación y shock en una instalación de la Patrulla Fronteriza, donde permanecía detenida desde la semana pasada tras haber cruzado de manera ilegal la frontera de dicho país desde México junto con su padre y un grupo de migrantes, detalla The Washington Post.

 

La niña y su padre fueron detenidos el 6 de diciembre al sur de la ciudad de Lordsburg, Nuevo México, EE.UU.. Formaban parte de un grupo de 163 migrantes que se acercaron a los agentes para entregarse.

 

Niña inmigrante

 

Niña inmigrante tenía 40 de fiebre y no había comido ni bebido nada

Más de ocho horas después de la detención, alrededor de las 6:25 am del 7 de diciembre (hora local), la niña empezó a tener convulsiones. Los equipos de emergencia llegaron pronto y descubrieron que la menor tenía 40 grados de fiebre y, según reportes, llevaba varios días sin comer ni beber.

 

Fue trasladada en helicóptero a un hospital de El Paso, donde sufrió un paro cardíaco, del que pudo ser reanimada por los médicos. Sin embargo, nunca se recuperó y murió menos de 24 horas después de su ingreso.

 

Investigan si hubo negligencia por parte de los patrulleros

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza investiga el caso para asegurarse de que los agentes cumplieron con todos los procedimientos necesarios, mientras el padre de la menor permanece en El Paso a la espera de una reunión con los representantes del Consulado de Guatemala.

 

Niña inmigrante

 

Por el momento no queda claro si los agentes de la Patrulla Fronteriza le dieron comida y agua a la niña y aseguraron una revisión médica, asistencia típica que los efectivos suelen brindar a los inmigrantes, aquella noche, antes de que se sintiera mal.

 

El portavoz de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza Andrew Meehan expresó las condolencias de la agencia ante la familia de la fallecida y aseguró que los agentes «adoptaron todas las medidas posibles para salvar la vida de la niña en las circunstancias más duras».

 

 

LEA TAMBIÉN: CARAVANEROS PIDEN EL PAGO DE $ 50 MIL PARA VOLVER A SUS PAÍSES.

 

 

Ciudad VLC/Tomado de Actualidad RT

1 Comentario

Deja un comentario