Laurentino “Nito” Cortizo, el nuevo presidente de Panamá electo el pasado 5 de mayo, aseveró que entre los temas planteados durante su campaña electoral fue el someter a revisión las posiciones asumidas por su país con respecto a Venezuela.

 

Esto incluye, el reconocimiento dado al autoproclamado Juan Guaidó como “presidente encargado” y la postura ante el Grupo de Lima por parte del mandatario saliente, Juan Carlos Varela.

 

El integrante del Partido Revolucionario Democrático, de corte socialdemócrata y fundado por el líder nacionalista Omar Torrijos, aseguró que pondrá “bajo la lupa” el apoyo de su país a Guaidó.

 

“Voy a hablar cara a cara con cada uno de los autores en esa situación de derramamiento de sangre que ningún venezolano se merece”, dijo el nuevo presidente de Panamá al tiempo que afirmó que realmente le duele las circunstancias por la que atraviesa el país suramericano.

 

QUIZÁS TE INTERESE:

Mercenarios y asesinos ofrecen sus servicios para tumbar a Maduro

 

También expresó que conoció la Venezuela gobernada por Acción Democrática y Copei “y mucho de lo que se ha dado es producto de situaciones que se dieron en esa época, en nombre de la democracia hubo abusos”, señaló.

 

La postura asumida por el nuevo mandatario panameño ha mantenido en vilo a la derecha regional, toda vez que Panamá ha sido uno de los países que más ha apoyado las políticas injerencistas de EEUU en la región. Con la llegada de Cortizo, el régimen de Trump pierde a un aliado otrora incondicional.

 

 

Ely Reyes/Ciudad VLC

Deja un comentario