Después de la euforia de los partidarios del exdiputado Juan Guaidó, solo queda la violencia, la desolación, la frustración, la soledad y la destrucción en los sitios donde se agrupan sus simpatizantes.

 

esperaban que el presidente Nicolás Maduro cayera con la activación de la llamada «Operación Libertad»…

 

En Valencia, los líderes regionales hicieron el llamado a concentrarse en diversos lugares de la ciudad para «celebrar» la inminente caída del gobierno del presidente Nicolás Maduro.

 

Los afectos al oposicionismo atendieron el llamado llevando pancartas, gorras tricolor, franelas y, por supuesto, las bebidas que se necesitarían para poder aguantar las largas horas de celebración.

 

LEER MÁS: FADI KALLAB: EE.UU. PROMUEVE EL CAOS PARA APROPIARSE DE VENEZUELA

 

Desde el 23 de enero de 2019, las promesas de Guaidó han ido cambiando de estatus dependiendo de los resultados de sus acciones, dando así una especie de agenda para el «cese de la usurpación».

 

Una manera bastante particular de hacer política…

 

Esto ha traído como consecuencia que sus seguidores experimenten sentimientos de frustración y desespero por salir de la «dictadura que los oprime y los castiga».

 

En cada manifestación, sus protestas «pacíficas» han dejado huellas de destrucción y desolación por parte de los grupos que se reúnen obedeciendo las órdenes del exdiputado autoproclamado.

 

La urbanización La Isabelica, municipio Valencia, es uno de esos lugares emblemáticos de la oposición carabobeña, en donde se concentran en la avenida Henry Ford y atraviesan bolsas llenas de basura, excremento, piedras de gran tamaño y hasta ornamentos del boulevard.

 

Los simpatizantes de estos partidos de oposición, siguiendo lineamientos específicos, se han dado a la tarea de plasmar sus huellas de una manera bien particular con las trancas de avenidas y quemas de cauchos, entre otros.

 

En el año 2014 y 2017 se dieron múltiples escenarios de confrontación entre las fuerzas de seguridad del Estado y los manifestantes «pacíficos», que con piedras y bombas molotov les hacían frente a la GNB, PNB y Poli-Carabobo dejando saldo de varias personas heridas y también fallecidos.

 

 

Esta nueva manera de hacer política en Venezuela, por parte de los partidos de derecha, trajo como consecuencia que los jóvenes que buscan orientación partidista caigan en sus garras convirtiéndose en sus marionetas para después quedar como «condones usados».

 

Ojalá la conciencia de algunos personajes de la palestra política venezolana pueda hacerse notar entre la población que los sigue para ir eliminando los vicios que poco a poco se han internalizado en las mentes de quienes los siguen.

 

TE PUEDE INTERESAR: EL GOLPISMO, UN BOCHINCHE MUY SERIO EN VENEZUELA

 

Sólo una verdadera conciencia política con un alto grado de formación ideológica en la población de un país será la llave que abra la puerta de la libertad verdadera, en donde las cadenas de la opresión no limiten los caminos de desarrollo social y cultural.

 

Lamentablemente de esto carecen los nuevos líderes políticos de la derecha venezolana, ya que nada más accionan sus movimientos siguiendo órdenes de los poderes económicos de quienes pretenden dominar al mundo a través del dinero.

 

En Venezuela, desde que Chávez asumió la responsabilidad del fallido golpe de Estado en 1992, se levanta una nueva generación de políticos de izquierda y una nueva forma de hacer política  para transformar la distribución de la riqueza con un cambio anhelado desde los más humildes estratos de nuestra sociedad.

 

Esperemos que la historia confirme que en Venezuela se ha de imponer una manera correcta de hacer la política, es decir, más allá de la violenta a través de golpes de Estado, por la pacífica por medio de los votos.

 

Danilo González / Ciudad VLC

1 Comentario

Deja un comentario