Los tres puntos del gran choque de la jornada de la Premier se quedan en Old Trafford. El Manchester United venció al Liverpool 2 goles por 1 en el ‘Clásico’ de Inglaterra gracias a una gran primera parte, con jovencito Marcus Rashford como gran protagonista del encuentro, con un doblete incluido.

 

Los ‘Red devils’ llegaban al partido con el objetivo de afianzar el segundo puesto, y así su presencia en la próxima edición de la Champions, y lo lograron con una buena primera parte, demostrando su eficacia en los primeros 45 minutos.

 

El show de Rashford

Con tan sólo 20 años, Rashford supo encontrar su momento en el encuentro, sacó todo su talento a pesar y castigó al Liverpool de Jurgen Klopp. Y de qué manera.

 

El inglés se inventó un auténtico golazo en el minuto 13: recortó ante Alexander-Arnold y, con un derechazo ajustado a la escuadra, batió a Karius. El portero del Liverpool ni vio venir el misil.

 

Tan solo diez minutos después, Rashford volvería a golpear a los ‘reds’, a pesar de que éstos dominaban el partido. Ya avisó antes tras un pase de Mata, pero la defensa de Klopp consiguió despejar.

 

No lo logró en el minuto 23. Lukaku bajó el balón y lo metió en el área. Tras otro despeje de la defensa ‘red’, la pelota le cayó a Rashford y éste volvió a marcar con un fuerte disparo. Dos llegadas, dos goles.

 

El Liverpool estaba entonado tras el primer tanto local, pero el Manchester United demostró la eficacia de su ataque. Antes de la segunda diana, los ‘reds’ pudieron empatar mediante Sané, que no llegó a un balón, y Van Dijk. El ‘4’ remató a dos metros de la portería de De Gea y el balón se fue fuera por muy poco.

 

El tacón de Bailly y el asedio del Liverpool

Los de Klopp -con u  excelente andar en Champions, donde dejaron fuera al Porto- no bajaron los brazos y salieron dispuestos a remontar en el segundo tiempo. Sin embargo, no había forma de romper la férrea defensa del United, que ha hecho de Old Trafford un fortín.

 

Y, al final, el Liverpool encontró vida de la forma más inesperada. Mané se marchó en carrera, centró y Bailly fue a despejar… pero marcó en propia meta. Con un gesto algo antinatural, sorprendió a De Gea con un taconazo fantástico como remate, pero pésimo como despeje. Tocó el balón el internacional español, pero no pudo evitar el tanto.

 

Los ‘reds’ se vinieron más arriba tras recortar distancias y, al final, a los de Mourinho se les hizo largo el partido. Se metieron muy pronto en su área en la segunda parte y el Liverpool fue al asedio.

 

Con seis minutos de añadido -muy típico en la Premier- Old Trafford animando para aguantar el resultado en un partido más emocionante que bueno y una última ocasión fallada por Salah, que mandó el balón por encima del larguero en el último minuto, el Manchester United se llevó los tres puntos y amarró el segundo puesto.

 

 

 

 

Ciudad VLC/Con información de BeSoccer

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here