Un nuevo informe revela que Rusia ha desplegado sistemas antiaéreos S-400 al noreste de Siria, luego de la subida de tensión provocada por EE.UU. en esa zona.

Según este martes revelo el opositor Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), las fuerzas rusas han instalado varios sistemas antimisiles S-400 en la base aérea de la ciudad de Al-Qamishli, en la provincia siria de Al-Hasaka (noreste).

Este despliegue tiene lugar días después de que las tropas estadounidenses frenaran el pasado sábado el avance de un convoy militar del ejército ruso,  compuesto por unos 40 vehículos, que se dirigía hacia la ciudad de Tal Tamr, en Al-Hasaka.

Tras este incidente, según detalla el OSDH, las fuerzas norteamericanas han reforzado su presencia militar en la entrada de Tal Tamar, y han impedido a las tropas rusas llegar a esta región estratégica, llena de recursos petroleros.

El informe, además, reporta que EE.UU. ha ampliado sus puntos de despliegue militar en una parte estratégica de la carretera M-4, que conecta la provincia de Al-Hasaka con la ciudad de Alepo, en el noroeste de Siria.

El pasado 14 de enero, una patrulla estadounidense también impidió el paso de tropas rusas que pretendían cruzar el trayecto entre las ciudades de Al-Hasaka y Al-Qamishli, lo que provocó disputas verbales entre las dos partes.

 

LEER MÁS: LE PRESENTAN A VLADIMIR PUTIN EL NUEVO GABINETE RUSO

 

La zona del Aeropuerto Internacional de Al-Qamishli alberga actualmente unidades de la policía militar rusa, así como elementos de las fuerzas sirias.

Esta base está protegida también por sistemas de misiles tierra-aire Pantsir y ya se han desplegado allí tres helicópteros, incluidos dos Mi-35 y un helicóptero de transporte militar Mi-8, y aún quedan más.

 

El rol de Rusia y EEUU en el conflicto armado en Siria

Rusia apoya al Gobierno legítimo del presidente sirio, Bashar al-Asad, mientras que EE.UU. desde los primeros días de la crisis armada lleva ofreciendo ayudas a grupos terroristas y los llamados rebeldes y tiene una fuerte presencia en las zonas petroleras del país.

El pasado mes de octubre, el presidente estadounidense, Donald Trump, de manera sorpresiva, anunció la salida de las fuerzas del norte de Siria antes de una ofensiva de Turquía al país árabe.

Rusia aprovechó la situación para aumentar su presencia en esta área, donde se hizo con el control de varias bases y puestos militares abandonados por EE.UU.

No obstante, poco después, Washington decidió desplegar soldados, con equipamiento logístico y militar, en el noreste de Siria, so pretexto de “proteger” los campos petrolíferos de los grupos terroristas.

 

Ciudad VLC/Hispan TV

3 Comentarios

Deja un comentario