entrada a inmigrantes

El gobierno de Donald Trump decretó una prohibición de entrada a inmigrantes legales a aquellos que no puedan probar que tendrán seguro médico o la capacidad de costear sus gastos médicos una vez que obtengan la residencia permanente o green card en Estados Unidos.

Trump emitió la proclamación presidencial “Suspension of Entry of Immigrants Who Will Financially Burden the United States Healthcare System” ordenando a los funcionarios consulares norteamericanos denegar visados de inmigrante a extranjeros que desean vivir en Estados Unidos a menos que “estén cubiertos por un seguro de salud aprobado” o puedan demostrar que poseen “los recursos financieros para pagar costos médicos razonablemente previsibles”.

La orden, vigente a partir del próximo 3 de noviembre, fue anunciada el viernes por la Casa Blanca. Se trata de la última medida que promueve Trump dentro de su estrategia para reducir tanto la inmigración legal como la irregular.

La proclama indica que se prohibirá el ingreso de inmigrantes al país a menos que adquieran un seguro de salud menos de 30 días después de entrar o que cuenten con suficiente dinero para cubrir cualquier gasto médico.

 

 

El presidente justificó el decreto argumentado que los inmigrantes legales tienen tres veces más probabilidades que los ciudadanos estadounidenses de carecer de seguro médico, lo que los convierte en una carga para el sistema de salubridad y los contribuyentes estadounidenses.

“Si bien nuestro sistema de atención médica enfrenta los desafíos causados por la atención médica no pagada, el gobierno de EEUU está agravando el problema al admitir a miles de extranjeros que no han demostrado capacidad alguna para costear sus gastos médicos”, afirmó Trump en su proclamación.

 

 

Quiénes se ven afectados por la prohibición de entrada

La nueva regla se aplica a personas que soliciten visas de inmigrante desde el extranjero, y no a los que ya están en suelo estadounidense. No afecta a los que ya son residentes permanentes legales, ni a los solicitantes de asilo, refugiados ni menores de edad.

Doug Rand, un experto en políticas de inmigración, cofundador de la organización nacional especializada en inmigración Boundless, desglosó la información en un análisis de la proclamación así:

 

 

Asuntos legales de la entrada a inmigrantes

▪ El decreto afecta a los extranjeros que solicitan el estatus de residente permanente legal en una oficina consular del Departamento de Estado y no a las personas que se encuentran en Estados Unidos y piden la green card a través del ajuste de estatus.

▪ No afectaría a los hijos de ciudadanos estadounidenses, pero aparentemente sí a los cónyuges de ciudadanos estadounidenses y los familiares inmediatos de residentes permanentes legales.

▪ También afectaría a los padres de ciudadanos estadounidenses que no pueden “demostrar a satisfacción del funcionario consular que la atención médica del extranjero no impondrá una carga sustancial sobre el sistema de atención médica de Estados Unidos”.

“Esta nueva prohibición de inmigración se basa en las mismas autoridades legales que la anterior prohibición de viajar a personas de países principalmente de mayoría musulmana, así como la prohibición de asilo”, escribió Rand, al destacar que la medida difiere de la regla final sobre la carga pública (Inadmissibility on Public Charge Grounds) como causal de inadmisibilidad a Estados Unidos, en vigor a partir del 15 de octubre.

 

 

ESTO TE INTERESA: ESTO DIJO LULA DA SILVA DE GUAIDÓ Y BOLSONARO

 

 

¿Qué tipo de seguro se necesita?

El seguro de salud requerido puede comprarse de forma individual o a través de un empleador, y puede ser una cobertura a corto plazo o para enfermedades catastróficas.

La cobertura de Medicaid no cuenta. Y un inmigrante no podrá obtener una visa si utiliza subsidios de la Ley de Cuidado de Salud Asequible (ACA), mejor conocida como Obamacare, para adquirir su póliza. El gobierno federal paga los subsidios.

“Aunque los inmigrantes legales son candidatos a subsidios de la ACA, se quedarían en el limbo porque la proclama no considera seguros a las coberturas subsidiadas”, Larry Leavitt, vicepresidente ejecutivo de políticas de salud en Kaiser Family Foundation, un grupo de expertos en seguros de salud, escribió en Twitter.

 

 

Según el Departamento de Estado, la entrada a inmigrantes legales que desean vivir permanentemente en Estados Unidos deben obtener una visa de inmigrante. Es el primer paso para convertirse posteriormente en residente permanente legal.

Una vez que la orden ejecutiva entre en vigor, a miles de personas anualmente se les negaría la green card, afirmó Steve Yale-Loehr, un académico en la Facultad de Derecho de Cornell, en declaraciones al New York Times.

“El presidente Trump no logró construir un muro físico a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México para disuadir a los inmigrantes ilegales”, dijo, “pero efectivamente ha construido un muro invisible para evitar la entrada de inmigrantes legales”.

 

 

Ciudad VLC / El Nuevo Herald

Deja un comentario