Un lenguaje “coloquial” podría ser señal de integridad y honestidad

Decir "palabrotas" después de todo es positivo según los científicos.

0
160
Un lenguaje

Un lenguaje “coloquial” podría ser señal de integridad, transparencia y por demás honestidad por parte de quien lo utiliza. Así lo revela un nuevo estudio: la cantidad de groserías que usa una persona se relaciona con su nivel de honestidad

 

 

Las malas palabras son consideradas como un gesto descortés y vulgar, pero un estudio actual, revela una cualidad más agraciada para aquellos con un vocabulario folclórico, florido o coloquial: esa cualidad por increíble que parezca, es la honestidad.

 

 

De acuerdo con la investigación, las personas tienden a decir groserías como una forma de autoexpresión más que como una forma de herir a los demás, y mientras más groserías diga un individuo es más probable que sea más honesto.

 

Te puede interesar:  La objetividad… ¿Existe?

 

 

El equipo internacional de investigadores, de las Universidad de Hong Kong, Stanford, Cambridge y Maastricht, descubrió que mientras que los mentirosos suelen utilizar más pronombres en tercera persona y palabras negativas en su discurso, los individuos honestos suelen utilizar más blasfemias.

 

 

 

Asimismo, los investigadores informaron que, esto sucede porque las malas palabras se utilizan para expresar los sentimientos propios y las personas que hacen esto se muestran así mismos de una forma más honesta.

 

Los hallazgos consistentes a lo largo de los estudios, sugiere que la relación positiva entre las groserías y la honestidad es robusta y que la relación encontrada a un nivel individual en realidad se traduce a un nivel social, concluye el estudio.

 

¿Cómo llegaron a esta conclusión?

Para el reporte, el equipo de científicos internacionales, le preguntó a un grupo de 276 participantes respecto a sus hábitos de maldecir y qué tan honestos eran en distintas situaciones. Además, analizaron el estado de más de 73.000 usuarios de Facebook, midiendo la honestidad y blasfemias.

 

¿A qué conclusiones llegaron los expertos?

En el segundo estudio, el mismo equipo utilizó datos previos para comparar los niveles de integridad de los distintos estados de E.U.A. con que tan a menudo decían groserías. Todos los experimentos llegaron a la misma conclusión: la honestidad estaba asociada con un mayor nivel de blasfemias.

Estudios pasados han sugerido que también puede ser una señal de mayor inteligencia. Un reporte demuestra que los individuos con niveles más altos de inteligencia verbal,  es decir, inteligencia ligada con el lenguaje oral, usan más groserías.

 

José Becerra/Ciudad Valencia

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here