Desde la proclamación de los Derechos Humanos por parte de Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948, treinta artículos dan cuerpo a la estructura jurídica.

Dando así cuerpo a la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH), destinada a proteger la dignidad humana en cualquiera de las circunstancias donde la vida como lo más preciado de esta patria-tierra fuese violentada.

Luego de 71 años de esa declaración, estos se han convertidos en la mayor plataforma a defender y preservar, luego de las atrocidades generadas por la segunda guerra mundial.

A lo largo de las décadas del siglo pasado y en las dos primeras del siglo XXI se han cometidos masacres y agresiones en todos los escenarios desde África, Europa y nuestra dolida América latina.

 

 

Luego de la declaración de los Derechos del hombre y el Ciudadano en 1789 brotados de ese acontecimiento que marca la época moderna como lo fue la revolución francesa, Libertad Igualdad y Fraternidad son símbolos que hoy permanecen sin  terminar de cumplirse.

La ilustración y la razón no ha terminado de saldar esta deuda universal, revoluciones y cambios del antiguo régimen van y vienen, gobiernos progresistas y democráticos han tenido una dura batalla en cumplir estas premisas del género humano.

 

 

Tolerancia Política, Cultural y Étnica

La  tolerancia política cultural y étnica se incorpora a esta agenda prioritaria para todos los pueblos del mundo.

En los foros y escenario internacionales se habla mucho de la tolerancia como mecanismo de negociar y resolver las contradicciones políticas y de convivencia a fin de construir la cultura de la paz, el cese de las torturas y desapariciones forzadas.

Las detenciones arbitrarias los linchamientos mediáticos donde se desprestigia y estereotipa al adversario siguen siendo prácticas habituales de los distintos gobiernos en especial de los que mantienen una política agresiva de control geopolítico en la lucha por el control  y saqueo de los recursos energéticos y mineros.

En muchas ocasiones la pretendida defensa de los derechos humanos se ha convertido en todo un dispositivo de acción política donde los intereses partidistas y de “proyectos nacionales” acusan recibo de restablecer los estados plenos de democracia y participación de la ciudadanía.

Aunque para ellos se den aprobación y visto bueno a las “Expediciones  y misiones humanitarias” las cuales terminan entrampadas en la lógica de un mayor caos político social, véase por ejemplo los casos de  los países Bálticos  Siria,  naciones africanas y la actual emergencia de los refugiados en Europa.

Los DDHH se han convertidos en el comodín que utilizan las diferentes tendencias y agrupaciones políticas, así como las llamadas ONG (Organizaciones no Gubernamentales), de igual manera  los distintos Estados en sus variantes formas de gobierno, recurriendo al expediente de defensa y condena para lograr su legitimación y aprobación por la ciudadanía.

 

 

Las Asimetrías de los Derechos humanos

Los organismos supra estatales como por ejemplo la ONU, OEA, Tribunal de la Haya y Corte Penal Internacional; han mantenido un interés político a la hora de elaborar informes de investigación y condena.

En tal sentido las actuaciones de la OEA son el ejemplo más notable, sobre todo a la hora de abordar de manera «neutral, imparcial y con ética» al gobierno constitucional del presidente Nicolás Maduro.

Mientras se desvía la mirada a la hora de asumir posiciones ante las actuaciones de los gobiernos de Ecuador, Perú Colombia y el golpe contra Evo Morales en Bolivia.

Para cualquier ciudadano informado las asimetrías a la hora de emitir juicios queda plenamente establecida.

 

 

Las corporaciones mediáticas también conocidas como empresas de los medios de comunicación, marcan la estrategia comunicacional al aprobar el pleno cumplimiento de los DDHH sobre todo en América latina.

El discurso de la hipocresía sobre “tolerancia y reconocimiento de la diferencia” lo verificamos en la política de migración y refugiados en Europa.

Estados Unidos de manera brutal construye un muro de más de tres mil kilómetros y mantiene una política represiva contra los migrantes centroamericanos y mexicanos.

 

 

LEER MAS: HUMAN RIGHTS WATCH DENUNCIA «GRAVES VIOLACIONES A DERECHOS HUMANOS» EN CHILE

 

 

El mundo sin fronteras donde se podría circular libremente y tener derecho a buscar y disfrutar de asilo en cualquier país, de acuerdo a los arts. 13 y 14 de la DUDH son ignorados por todos.

Y que necesitan el hombre y la mujer para vivir sensatamente aparte de la simple supervivencia biológica, requiere dignidad, hogar, medio ambiente sustentable, educación y sanidad.

El valor de elegir con responsabilidad ética y moral que derechos humanos somos todos se encuentra en cada uno de nosotros como ciudadanos comprometidos con la vida.

 

 

Cultura de Paz e intervencionismo

Siempre vamos a notar en todas las alocuciones y discurso referentes a la construcción de condiciones favorables para el fortalecimiento de la Cultura de la Paz, la necesidad de “regular y estabilizar los procesos y gobiernos democráticos”.

Y esto se hace a través del permanente monitoreo político de las Naciones Unidas, dado que las clases políticas dominantes en los países en conflicto son incapaces de lograr los consensos y acuerdos pertinentes.

Para América latina la intromisión en todas sus modalidades por parte del gobierno del Gobierno de los Estados Unidos ha sido la agenda permanente, independientemente de quien esté en el gobierno, republicanos o demócratas.

Pues los intereses inmediatos y a largo plazo del complejo militar – industrial – mediático forman parte de la doctrina militar de las próximas décadas.

La llamada teoría de la transición de regímenes políticos en especial el paquete hibrido destinado y puesto en práctica en Venezuela, promueve todo tipo de presión para lograr los cambios ajustados a la geoestratégica norteamericana.

La lucha por la dominación financiera con China y la propia Unión Europea tienen vital importancia a la hora de confrontar la problemática latinoamericana.

En resumen, la cultura de la paz en la visión de la administración del gobierno de Estados Unidos es el establecimiento de Estados Nacionales dóciles y fieles a sus directrices. De tal manera garantizar y preservar su dominio político en la región.

 

 

José Ramón Rodriguez Rojas / Ciudad VLC

1 Comentario

Deja un comentario