¡Pachulín pa’ que caiga ese hombre rendido a tus pies!

 

Heme aquí de nuevo con otro mito de mi abuela Petra. En esta oportunidad les hablaré del “perfume francés” o perfume pachulín como también le dicen… Según afirman muchas personas mayores, que aunque los hombres son seres racionales, todavía conservan mucho de su instinto animal, y por ello son capaces de percibir “ciertos aromas” femeninos, aunque no siempre de manera consciente.

 

De allí la razón que justifica la eficacia del “perfume francés”: “Del cual se unta la mujer un poquitico, Mija, detrás de las orejas”… Y el asunto no es complicado: solo debes rozar con tus dedos tus genitales y luego con pequeños toques aplicas “el perfume” detrás de tus orejas.

 

Recuerdo que muchas veces mi abuela Petra exclamaba: “Esa muchachita como que está usando ‘perfume francés’, porque mira cómo la persiguen los hombres, na’guará, tiene más de diez pretendientes molestando en esa casa, debería bajar la dosis…, jajaja”.

 

 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here