Amílcar Figueroa Salazar es historiador, antiguo guerrillero, político venezolano, miembro del Buró Político-Regional Caracas del Partido Socialista Unido de Venezuela. Fue Presidente Alterno del Parlamento Latinoamericano (Parlatino) de 2006 a 2008 y diputado al Parlamento Latinoamericano elegido para el período 2006 a 2011. Fue Vicepresidente de la Comisión de Asuntos Políticos, Municipales y de la Integración. Ha escrito varios libros, entre ellos El Salvador: Su historia y sus luchas (Ocean Sur, 2009) y Chávez: la permanente búsqueda creadara (Trinchera, 2013).

Teniendo en cuenta las vicisitudes afrontadas por la industria editorial ¿Cuáles son las dificultades del oficio de editor en la Venezuela actual, tiene vigencia el libro impreso frente al boom del libro electrónico, que piensa Amilcar Figueroa?

-Empecemos por lo segundo, en mi opinión, el libro impreso por un buen tiempo no va a ser desplazado totalmente, eso por una parte, por lo menos todas unas generaciones estamos acostumbrados a leer y subrayar, el apunte al lado de la página, en fin… todo se dificulta más por la vía electrónica.

-Después, en las circunstancias actuales, el editar hay que hacerlo por el convencimiento de la necesidad de editar. No se puede ver como un proyecto lucrativo porque realmente está muy difícil la correspondencia entre los costos de producción, recuperación de la inversión y costos de venta al público. Por supuesto, habrá quien lo haga, pero en el caso nuestro que la principal motivación es fomentar el debate de las ideas, llegaría el costo de venta al público a un precio inaccesible para la clase a la que está dirigido el esfuerzo de esta Editorial Trinchera.

TE PUEDE INTERESAR: MINISTRO VILLEGAS: LA CULTURA VENEZOLANA NO ESTA SUJETA A PRINCIPIOS IMPERIALES

Amilcar Figueroa/CiudadVLC
Amilcar Figueroa como editor y buen librero atiende personalmente las inquietudes de los usuarios.

-Entonces, compensar esas cosas manteniendo un equilibrio no es posible si lo ves desde una óptica capitalista propiamente, por supuesto que hay que recuperar costos pero si lo ves desde la óptica capitalista te apartas del negocio porque no es negocio. Hay muchas dificultades para conseguir los materiales y todo viene siendo dolarizado y eso repercute, pero bueno, ahí estamos viendo como le hacemos y como ahorramos y abaratamos costos por aquí y por allá para tratar de mantener algunos títulos en la calle”.

¿El interés del lector según Amilcar Figueroa se está centrando en qué tema, cual ha sido el libro más vendido por la Editorial Trinchera?

-Hay gente que dice que nosotros estamos locos porque sacamos libros marxistas, y yo digo que no, porque existe al menos un segmento de la sociedad, incluidos los jóvenes, que está leyendo marxismo. No precisamente los que son promocionados en la arena política (risas), no hay correspondencia entre los que estudian y los que son promocionados. Además, existe ese segmento, y mi experiencia me lo dice así, nosotros recorremos con la Feria Internacional del Libro (Filven), esa idea del comandante Chávez de que recorrer el país fue algo extraordinario, y tenemos más o menos el mapa de los grupos juveniles que existen en el país, quienes leen y hacia dónde se orienta la lectura.

-Nosotros hacemos tirajes de 2.000 ejemplares y tenemos varios títulos agotados. “Rearmando la utopía” de Narciso Isa Conde se agotó hace rato, entonces no es una locura como la gente lo cree, no es tan fácil pero no es una locura.

LEER MÁS: VILLEGAS: POLÍTICA CULTURAL DE LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA SE APEGA A PRINCIPIOS DEL MNOAL

-Y hay que tener la posibilidad de que haya un referente teórico, aquella sentencia de Lenin de que sin teoría revolucionaria no hay acción revolucionaria está hoy más vigente que nunca, aunque mucha gente guiada por esa cosa que llaman el pragmatismo desconoce eso y ahí está la base fundamental de los zigzagueos que a veces no se entienden porque coliden con no tener un horizonte estratégico bien definido.

-Por lo tanto, para tener un horizonte estratégico bien definido hacen falta fundamentos teóricos, o como alguna vez lo dijo esa gran batalladora por el socialismo que fue Rosa Luxemburgo: Sin fundamentos teóricos la política carece de sentido”.

Finalmente, Amílcar Figueroa despide la entrevista con la premura de quien atiende personalmente a los gentiles usuarios que visitan el stand de Editorial Trinchera.

Ismael Noé / Ciudad VLC

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here