apagón

El imperio no cesa en su capacidad de injerencia y agresión brutal contra la Revolución Bolivariana. Después del estruendoso fracaso del golpe de Estado el 23F, y de no poder quebrar la unidad cívico-militar lo único que le queda es el terrorismo o una abierta intervención armada.

 

Para esta última le fallan hasta sus propios lacayos de los gobiernos del Cartel de Lima, como ya lo han expresado tanto los mandos del ejército de Brasil y los propios amanuenses de las cancillerías que abrevan en la OEA.

 

Por eso ahora, han decidido proseguir con golpes de efecto, contando con el apoyo de los sectores más ultras de una oposición interna que ha perdido definitivamente la brújula.

El atentado de este jueves que ha provocado un inmenso apagón nacional es parte de ese entramado golpista que solo busca aterrorizar al pueblo y generar el suficiente pandemonium que “provoque”, según los cálculos imperiales, “un levantamiento generalizado”.

 

 

Pero el pueblo venezolano, al igual que lo ocurrido en Siria, no quiere volver a un pasado que lo sometió a la esclavitud del hambre y la miseria.

 

Por ello, a pesar de aún encontrarse varios Estados sin energía eléctrica, este viernes muy temprano, miles de hombres y mujeres salieron a la calle, no para manifestarse contra el gobierno, sino para intentar ir a trabajar por los medios que fueran.

 

Este bravo pueblo que venció las guarimbas violentas previas a la elección de la Constituyente, y que el 23F, junto a las Fuerzas Armadas Nacional Bolivarianas, combatió en la frontera para evitar la invasión de los terroristas, hoy lo único que desea es paz y para ello se prepara para rechazar una vez más a los golpistas de adentro y de afuera.

 

Mientras el funcionario yanqui Mike Pompeo se delata así mismo señalando que “No hay comida, no hay medicinas y ahora no hay electricidad” por culpa del gobierno, o el señorito Marco Rubio sigue convocando al levantamiento militar, Venezuela sigue en calma y rechaza una vez más estos embates imperiales.

 

La consigna del momento es estar muy atentos y atentas a lo que allí ocurra y respaldar todas las indicaciones que el gobierno ya está dando, en su intento de ir reestableciendo el consumo eléctrico en todo el país, algo que ya empieza a conseguirse en varios Estados.

 

En Venezuela nos jugamos el futuro de la Patria Grande. ¡No pasarán!

 

 

 

Leer también: Guaidó, charlatán y tonto útil

 

 

CARLOS AZNÁREZ/RESUMEN LATINOAMERICANO 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here