Carola Chávez: Chavistamente: Bofetadas de realidad

 

Cuando los distintos voceros de los Estados Unidos hablaron de imponer sanciones a Venezuela, cuando hablaron de asfixiar al país, la clase media antichavista aplaudió fascinada, imaginando al chavismo sufriendo, pidiendo perdón de rodillas, entregándoles el país a los gringos, suplicándoles que nos convirtieran en su otro Puerto Rico. Y ellos con su Green Card.

El sentido de no pertenencia llevó a la clase media antichavista a creer que cualquier acción contra Venezuela sería solo contra el chavismo; que ellos, la sociedad civil decente y pensante, serían simples espectadores de una guerra que verían cómodamente desde su balcón. A pesar de que los gringos se cansaron de decir que las sanciones están diseñadas para asfixiarnos, la gente decente y pensante pensó que la asfixia del país les permitiría respirar.

Cuando Guaidó se les presentó de la nada como su presidente, el antichavismo lo adoptó a él y a su discurso de guerra.

-¿Le tienen miedo a una guerra civil? –preguntó con los ojos y los barros brotados.

-¡Nooooooooooo!–gritó emocionada la clase media, con sus franelas de Capitán América, con sus banderas de barras y estrellas, imaginando que la guerra civil se la iban a hacer, por allá lejos, en sus barrios hurriblis, a la misma gente que les hace las camas, las comidas y el jardín.

Una guerra supone muchas cosas horrendas, amiguis. Además de la muerte indiscriminada, tal como se detalla en el contrato de guerra que firmó Guaidó con los mercenarios de Trump. La guerra supone el colapso total de la cotidianidad.

 

Carola Chávez: Chavistamente: Bofetadas de realidad

 

Tuvimos una probadita el año pasado, cuando sabotearon el sistema eléctrico del país. Y no importa cuántas veces digas que no fue un sabotaje, que fue el gobierno ineficiente; no importa cuántas veces niegues la imposibilidad que imponen las sanciones al gobierno para comprar repuestos, para mantener la infraestructura, no importa cuánto te burles, tú también te quedaste tres días sin luz. Como te quedas sin agua, sin gas, sin gasolina…

La guerra impone el caos, de eso se trata. El bloqueo es un acto de guerra. Pero tú querías bloqueo ¿no?. Tú no le tenías miedo a una guerra civil…Como evitamos a pulso la guerra civil, la dirigencia antichavista contrató mercenarios para sembrarnos esa guerra que tanto necesitan y que no cuaja.

Shit! Fallaron los mercenarios. Arrecia la asfixia gringa gestionada por Guaidó y sus perritos, para ver si alguien se anima y hace algo de una buena vez. ¿Te gusta la gasolina? En eso están, pero, vamos por partes…

¿Qué tal si los dejamos sin tele? Ayer cerró Direct TV, obligada por las sanciones gringas a violar la ley venezolana, y como eso no se puede hacer, Direct TV se fue y la guerra entró por una pantalla vacía a millones de casas en el este del Este y en el oeste también.

En cuarentena y sin TV, toda una incitación al caos, pero el caos no salió de las redes sociales, donde los afectados se desahogaban, cada quien a su modo, aunque los quejidos más dolorosos eran de la oposición desorientada, que no entendía porqué las sanciones los estaban afectando, si ellos no son Nicolás, Diosdado, Padrino o Delcy…si ellos ni siquiera son chavistas comelentejas.

Así sería que Isnardo Bravo, aquel que tuiteó hace un año el ultimátum de “24 a 72, el que entendió entendió”, ahora descargaba su arrechera porque se quedó sin poder ver Mi Gran Boda Gitana por Direct TV.

Fue tal el bofetón de realidad en la oposición que los operadores mediáticos, los infomercenarios que no olvidaron, como olvidó Isnardo, su rol en esta guerra, hacían imposibles piruetas para endosarle a tú sabes quién la responsabilidad de las sanciones gringas que gestiona Guaidó y que sí te afectan a ti.

Así, inteligentísimo, Victor Amaya se lanzó un tuit arrastrado que dejaba hasta un hilito de baba: “Queda claro que si Conatel hubiese permitido a Directv operar excluyendo de su parrilla de canales a Globovisión y Pdvsa TV, los únicos dos sancionados, no estaríamos viendo el cese de operaciones de todo el servicio en el país. Para cuando se estén evaluando responsabilidades”.

 

Carola Chávez: Chavistamente: Bofetadas de realidad

 

O sea, que la culpa no es de Guaidó, señora de El Cafetal, que el culpable, como siempre es el gobierno chavista, que no quiso obedecer a los gringos y sus sanciones que dicen que Globovisión va fuera del aire. ¡Agárrate Vladimir!

Y como nadie salió a incendiar la calle, los infomercenarios se desesperaron y se acabó el disimulo. Así a golpe de tardecita sin golpe de Estado, Emmanuel Rincón, uno que no vive aquí, mandaba a hacer la faena a larga distancia tuitera: “Con tan solo Maduro firmar la renuncia se levantan las sanciones, ¿por qué no exigen eso?”.

El nefasto Daniel Lara Farías, desbocado desde Alemania tuiteó: “Si quieren que quiten las sanciones, derroquen al chavismo”. “Exijan, derroquen, hagan algo”, siempre en tercera persona, siempre cobardes, siempre tratando a sus seguidores como imbéciles.

Al carajo el mantra negacionista de todos estos años, que las sanciones sí te afectan a ti, idiota, que sí son una forma de extorsión para que tumben a Maduro. ¿Te vas a dejar asfixiar? Así de vueltos locos, Wilfrido, están.

A todas estas, y como aquí no hay descanso, cinco súper tanqueros iraníes, cargados de gasolina, con su orgullosa bandera izada, navegan rumbo al Caribe nuestro.

Así, sin CNÑ en Direct TV, la oposición se debate entre el soldado Ryan o el tanque lleno de gasolina con burundanga iraní; entre el “bueno” de la película que no se mide para joderlos o el “malvado” que se la pasa rescatándolos de su propia necedad.

¿Quieren gasolina?.

¡Nosotros venceremos!

Carola Chávez: Chavistamente: Bofetadas de realidad

 

TAMBIÉN TE INTERESA LEER: DERWIN CHOURIO: EL PETRÓLEO NO ES GASOLINA

Cuidad VLC / VTV

2 Comentarios

Deja un comentario